15 de septiembre de 2011

los pollos!

Y estas fueron las palabras más repetidas por mí durante varios días. Los pollos crecían, se salían de la caja y campaban por la cocina a sus anchas, tiraban el recipiente del agua y se empapaban. Los pollos me trajeron por la calle de la amargura.



Cuando yo era pequeña, todos los niños gijoneses tenían en agosto en sus cocinas o terrazas un par de pollos de colores y, en el peor de los casos, sumaban trío con un patito.
En la Feria de Muestras corríamos arrastrando a nuestros padres hasta el lugar en que vendían a los pobres animales teñidos de azul, verde o rosa, diminutos y asustados. Los padres compasivos adquirían una pareja, por aquello de paliar la soledad y el miedo de los animalitos, los más se marchaban con uno metido en una agujereada caja de zapatos asegurada con una goma.
La llegada a casa ocurría entre las doce y veinticuatro horas anteriores al deceso de los pollitos. A eso contribuía irremediablemente el tinte que jamás quise saber cómo conseguían y la ausencia de carnet de manipulador de animales de los niños. Algunos morían aplastados bajo un zapato, otros con el estómago lleno de canicas, por asfixia, empacho, o por todo a la vez.



Hoy en día no hay pollitos en la Feria.
Aquel patíbulo de pollos y patos pasó a mejor vida, afortunadamente. Pero para abuelos que no soportan ver a sus nietos frustrados o sin pollos, lo cual parece ser lo mismo, para ello, decía, ¡están las Cooperativas Avícolas!
Sí señores, esos lugares donde los pollos pían, comen, duermen, beben y huelen (que apestan).
Y dicho y hecho, el abuelito se hizo con la inefable cajita atada con goma, y como abuelo compasivo que es, fueron dos los agraciados.
Dos pollitos de engorde, con unas patas grandes como Triceratops y que negaban el texto de esa famosa cancioncilla;
"Los pollitos hacen pío, pío, pío, cuando tienen hambre y cuando tienen frío".
Pues no, hacen pío, pío todo el tiempo, mañana y noche, primavera, verano, otoño e invierno.



Crecían a ojos vista, comían como condenados, y pasados unos días, cuando comenzaban a caminar encorvados en su enorme caja de plástico con tapa verde, hubo que pensar en una solución.
Una de ellas era devolverlos al lugar del que habían salido, pero, ¿cómo abandonar a unos pollos a los que se les coge el cariño que hace el roce?  su fin era triste y previsible.
Pero entonces llegó María, en realidad me la encontré por la calle. Mi vecina María, la mamá de unos amiguitos del Minichef e hija de un abuelo amante de los animales  ¡y con una casa rodeada de campo! La solución perfecta, nueva vida, aire puro y la conservación de su polluna vida hasta que Dios los llame a su lado.
¿Cómo agradecérselo a María? pues con unas galletas de fresa con glasa igualmente aromatizada con fresa.



Gracias hada madrina María, te estaremos eternamente agradecidos.



112 comentarios:

  1. Madre mía, yo aun me acuerdo de pequeña ver esos pollos que cuentas en las ferias, pero a mi me daban un repelus que no podía con ellos, en general las aves, fuera de la cazuela, no me entusiasman.
    Sin embargo, los pollitos de esas galletas me parecen tan tiernos y adorables, que de buena gana me traía a casa unos cuantos. Y seguro que, como todo lo que tu haces, estan riquísimas. B7s!!

    ResponderEliminar
  2. Me aucerdo de los pollitos y los patitos de colores que vendían también en muchos mercadillos. Todos apretujados en la misma jaula... Dios mío qué recuerdos. Te han quedado unas galletas preciosas. Un beso

    ResponderEliminar
  3. QUE POST TAN REBONITO!!
    Y como me ha gustado leerte QUERIDA ISABEL. Eres tan SENSIBLE y BUENA...
    MIL BESOS

    ResponderEliminar
  4. Hola guapa!! Me ha encantado la historia de los pollos!!! Y me has recordado que tambien tengo mi historieta con los pollitos de colores. Me acuerdo que me compraron uno morado que ya era grandecito (jaja) y a mi hermana uno mas chiquitin rosita. Menudo dia les dimos, pollo para arriba y pollo para abajo... a la hora de comer los dejamos en la cocina con la puerta cerrada y el mio por voluntad propia decidio tirarse al cubo de agua del fregasuelos...ufff que mal lo pase aquel dia!!! Pero vamos que el de mi hermana tampoco es que durase mucho, a lo sumo una semana mas... Menos mal que ha desaparecido esa costumbre de los pollos de colores

    Que galletas mas monas has hecho!! Son preciosas!! Apunto receta... a ver como de ricas estan esas galletas, intentar los pollos no te lo prometo porque no creo que me queden igual de bien que a ti. Besos

    ResponderEliminar
  5. ¡Que bueno Isabel!, me acuerdo perfectamente de aquellos pollos. No recuerdo de haberme llevado ninguno para casa, pero si tengo el recuerdo de comprar en el mismo sitio dos patitos, que mi hermano y yo alojamos en la bañera hasta que mi madre se cansó de ellos. Por aquel entonces, los patitos también tuvieron hada madrina y mi padre se los llevo (o eso nos hizo saber) a la finca de un compañero de trabajo ¡Me estoy haciendo mayor!.
    Me chifla la foto del peque con el pollito, es preciosa.
    Las galletas son ideales, seguro que a tu vecina/madrina le han encantado. Un besin

    ResponderEliminar
  6. Que graciosos Isabel, eres una artista!!! hace mucho que no sé nada de ti guapa!!!

    ResponderEliminar
  7. Que bonita hitoria y qué mejor final, me ha encantado, aunque sea la más pura realidad parece de cuento. Menos mal que el hada madrina Maria apareció al final.

    Yo no tuve pollitos porque cuando nací ya no se estilaban, pero he visto fotos de un pollo fucsia que le regalaron a mi hermana mayor y el pobre, pasó lo suyo (segun cuentan mis padres), porque mi hermana de pequeña no era precisamente un angelito.

    Tus pollitos te han quedado divinos, se ven preciosos y si encima saben a fresa... mmmm!!!

    Seguro que al hada madrina le han encantado!!!

    Besosss

    ResponderEliminar
  8. Hola, Isabel, soy Maritxu, me ha encantado la historia de hoy, qué recuerdos y qué paciencia hay que tener con estos niños y con los abuelos, la foto del minichef es preciosa, qué ojos.Qué suerte tener vecinas como tú, yo tuve una encantadora que me hacía unos plumcakes riquísimos a sus noventa y pico años,d.e.p. Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Es verdad, yo también lo recuerdo de pequeña y quién no tenía un pollito, pobres, la de cosas que se le hacían..yo me quedo con uno de tus pollitos galleta.
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Cuantos pollitos habrán crecido en el balcón de casa de mis padres.......lo peor era cuando ya estaban crecidos que hacer con ellos......
    Me encantan las galletas.
    Besitos

    ResponderEliminar
  11. Yo también tuve un pollitos, me llevo 11 meses con mis hermanos gemelos, imaginaos a los pobres pollos, mi madre los compro porque insistiamos tanto, que cedió, aunque después cuando los pollos no dejaban de crecer, no paraba de decir, no decíanque estos bichos se morian enseguida???
    Mi madre le llamaba pollo tomatero, no sé por qué.
    Precioso el detalle de María,y de las galletas, alucinada me hallo!!! , que preciosidad!!

    ResponderEliminar
  12. Lo que me he podido reir, me has traido el recuerdo de cuando mis hijos eran pequeños y tambien aqui se vendian los pollitos... los de mis hijos (algunos) tuvieron más suerte ya que en casa de mis padres tambien habia espacio para que se criasen en semi libertad el que lograba sobrevivir..
    Las galletas espectaculares.
    Un beso
    desdelacuinadelhort.blogspot.com

    ResponderEliminar
  13. Que linda historia Isabel! Y que bonito detalle has tenido con las galletas, que por cierto te han quedado preciosas!!!
    Que tengas un bonito día!

    ResponderEliminar
  14. Isabeliña, esta historia me suena a algo!!!
    Preciosas galletas y seguro que muy ricas.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  15. Jajajajajajaja.
    Te imagino con los pollos en la cocina, jajajajajaja.

    Preciosas galletas...

    Besos.

    ResponderEliminar
  16. Buenos días,

    Que monada de pollitos, me han encantado.

    VV.

    ResponderEliminar
  17. Mis hijos todos los años venian con pollos de la feria!!!!!!!
    Que tiempos tan maravillosos
    Besos

    ResponderEliminar
  18. Ay Isabel, qué recuerdos me ha traído tu historia.

    En mi casa hemos tenido pollos y patos en numerosas ocasiones. Los comprábamos en el mercadillo del pueblo en el que veraneabamos.

    Algunos de ellos los recuerdos bastante creciditos, aunque la suerte general era la de durar un par de semanas máximo. A mi me cuentan (no se si creérmelo o no) que yo cogí a un pato de las alas y lo tiré por la ventana del un 5º piso para ver cómo volaba...ouch.

    Menos mal que ciertas costumbres pasan con el tiempo y ya no se tienen tan a mano.

    ResponderEliminar
  19. Que manera tan original y divertida de dar las gracias. Me encantan!!!
    Yo tambíen tuve uno de esos pollitos, que buenos recuerdos, porque el mio sobrevivió, se conviertió en un gallo enorme que cantaba y despertaba a todo el vecindario durante años y al que mi padre bautizó como "conPatatas" ja ja, pero no os preocupeis que "conPatatas" tuvo una vida muuuuuy larga!!!!
    bsts. Maite

    ResponderEliminar
  20. Yo también tuve pollitos, patitos... pobres, ahora que lo pienso detenidamente, qué crueldad! Y cómo dices, duraban poquísimo. A veces cuando crecían mucho, iban al campo con mi tía, que no quiero ni pensar dónde acababan. Los patitos iban al estanque del parque, lo cual tampoco era muy esperanzador, patos mucho más grandes, comida incierta... Afortunadamente hoy en día está prohibido el comercio de estos animalitos.

    Ls galletas te han quedado graciosísimas, seguro que María lo ha disfrutado mogollón.

    ResponderEliminar
  21. Pero qué monadas de galletas, una pasada.
    Saludos

    ResponderEliminar
  22. ¡Qué gracia Isabel!, estos abuelos.... Las galletas son una monada, me encantan.
    besos

    ResponderEliminar
  23. Que ricas!! dan pena comérselas!!! ... a nosotros de pequeños nos los regalaban con la compra de huevos... que tiempos ... Besotes de la Vaca!!

    ResponderEliminar
  24. unas galletitas, estupendas. Y super bonitas. Bss.

    ResponderEliminar
  25. Las galletas son preciosas, dan pena comérselas.
    hace unos 7 años les compre a mis niños unos patitos de un a feria, y como dices tú, la cocina olía que apestaba, crecían rápidamente, se salían de la caja,etc. La solución fue llevarlos al retiro junto a otros patos. Imagino que morirían o les mataron los otros que había ese mismo día , pero mis hijos siguen creyendo que siguen ahí sus patos y les encanta ir a verlos.

    Un beso

    ResponderEliminar
  26. Jajajaja! que divertidos los pollos de la feria, yo creo haber matado a unos cuantos con mi amor desmesurado cuando era niña, los bañaba en el WC y se ahogaban :S
    Las galletas divertidas y muy monas, como siempre!
    Besotes

    ResponderEliminar
  27. Me encanta el post!! que recuerdo lo de los pollitos de colores!!nos encantaban, en casa de mi abuela tuvimos alguno :). Que lindas las galletitas, son preciosas. Besotes.

    ResponderEliminar
  28. Me ha hecho mucha gracia el post Isabel, a mí personalmente los pollitos teñidos me daban grimilla, y por aquí en pleno campo estábamos ya hartos de verlos jijiji
    Las galletas son preciosas, seguro que el Hada Madrina María está encantada con ellas y con su nuevo huésped.
    Besos!!

    ResponderEliminar
  29. Ay, por favor, qué cosa más moooooona!!!!! Me encantan!!

    Tienes razón sobe los pollitos de feria, ya no se ven. Me acuerdo que se pequeña, a mi pueblo trajeron pollitos, unos pintados de colores y otros normales. Yo quería uno rosa, pero mi madre no me dejó en su momento (ahora lo entiendo, menuda crueldad....)

    Pero he tenido patitos, y pollos de la feria, y tan contentos que crecen en casa! jejejeje
    un beso

    ResponderEliminar
  30. ...jajaja, lo que no te pase a tí..., el futuro veterinario estará feliz y podrá ir a visitarlos y a curarlos si enferman.
    Las galletas son una cucada.

    ResponderEliminar
  31. Ja ja ja, ya me acuerdo yo de esos pollitos, los azules eran mis preferidos, aquí no recuerdo cuando los vendían, me imagino que en alguna fiesta.
    Casi que prefiero las galletas, que también son monísimas, aunque debe dar una pena comérselas!!!!!!
    Un besito

    ResponderEliminar
  32. Cuando yo era pequeña tambien tuve un pollito, era la moda ja ja ja.
    Las galletas te han quedado preciosas, me gustan mas que tener un pollito de verdad.

    ResponderEliminar
  33. Jajajaja... sí, yo también tuve un pollito, y mi hermana mayor lo primero que hace cuando conoce a algún amigo mío es explicar que lo maté a pisotones........... joooooooooooooooooopéeeeeeeee! me ha encantado tu historia, y que los pollitos hayan tenido un "final feliz", al menos por ahora, hasta que tengan un final en un plato de arroz o similar..... vete tú a saber!!!! Las galletas.......... FANTÁSTICAS!! Un besote!

    ResponderEliminar
  34. Recuerdo un pato que creció con nosotros!, vivíamos en un pueblo. Saturnino, se llamaba. Lo crió mi abuela (la asturiana). Tenía una mala leche que no podía con ella, y a la única que tenía respeto era a mi abuela, que por cierto, se llamaba Isabel.
    Una forma estupenda de agradecer la solución a tu hada madrina.

    ResponderEliminar
  35. Que pollitos más monos!! Me encantan! Sobretodo lo que dicen jaja Y el pollito real es una monada!! No me lo puedo creer que me como esa monería...

    Besos!!

    ResponderEliminar
  36. Que bonita entrada, bueno, bueno, las galletas me parecen lo más y María una buenarra de corazón, repito...que bonita entrada...besitos.

    ResponderEliminar
  37. Isabel me encantan las galletas están chulísimas. Ahora...estoy pa verme, no te puedes imaginar lo que me he reido, mis padres vendían cerámica en el pueblo de Asturias cuando eramos pequeños, osea que imagínate, 15 días de feria con un par de niños dando vueltas por ahí todo el día dan para mucho, eso sí, ya teníamos práctica, siempre los elegíamos sin teñir y los pobrecillos en diciembre.....¡a la olla!. No sabía que ya no los vendían....la verdad es que era algo muy típico de la Feria....
    Un besazo

    ResponderEliminar
  38. Yo se lo compre a mi hija en azul jajajajaja. Pobrecito mio, mi niña chiquitina hizo de él lo que le dió la gana, al final tuve que llevarselo a mis padres o me pasaría de azul a morado jajajaja.
    Mejor disfrutar de estas galletas, que además de originales tienen que estar muy ricas.

    biquiños guapa

    ResponderEliminar
  39. Ohhh! qué chulas Isabel!!! pero hija, eso de escribir ha de resultar un tanto complicado, no??? Esos pollos te estaran eternamente agradecida ;)

    ResponderEliminar
  40. pues yo me quedo con tu pollos! jajajajaja, te han quedado monísimos! besitos guapa

    ResponderEliminar
  41. Que recuerdos......uno de los trabajos que hice de jovencita fué vender pollitos, que lindos eran!!!!
    que lindos los otros pollos!! :))
    Bss.

    ResponderEliminar
  42. Isabel yo también tenia un pollito al principio le hacia de todo hasta que un día mi abuela me llevo a ver matar a un gallo y después mi pollito era mi mejor amigo
    Me alegro que encontraras a María por el camino..las galletas da igual despellejarlas jajajaja
    besote
    loli

    ResponderEliminar
  43. Yo tuve un patito, bueno nuestra hija...nunca mas...que pena!!!
    Al final le dimos libertad en la marisma de Huelva!!!
    Besos y mándame una caja de galletas.

    ResponderEliminar
  44. Cuando era pequeña mi hermana y yo nos presentamos en casa con 2 pollitos cada una, que cara que puso mi madre....jajaj pero nos ayudo a cuidarlos ...

    Bonitas galletas
    Besos

    ResponderEliminar
  45. Isabel, no se si son más bonitas las galletas o el pollito de la foto...

    Bicos

    ResponderEliminar
  46. jejeje, qué graciosas. Ahora tú también eres "la chica de las galletas" Un abrazo.

    ResponderEliminar
  47. Me encanta "Save the chicken"!!. Las galletas y la historia muy buenas. Yo en mi caso nunca jamas quise un pollo, por el olor, pero mi hermana quiso uno y al final acabó en el campo de mi vecina y poniendo huevos!!! Saludos.

    ResponderEliminar
  48. Hola Isabel: Creo que la historia de los pollos y patos se repite en muchos sitios del mundo. En mi Chile natal era lo mismo. Llegaba septiembre y con él nuestras fiestas patrias y la primavera. Íbamos al circo y a las ferias, donde era clásico salir con la mencionada caja de zapatos y un par de polluelos.
    Qué recuerdos!!! Me trajiste a la mente un montón de historias que se habían quedado dormidas en la memoria :)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  49. Un hada madrina! que suerte tiene el minichef. las galletas pollitos son un primor! te quedaron geniales.
    Besikos preciosa.

    ResponderEliminar
  50. Ains, pobres pollitos! Yo recuerdo que de pequeña en el mercado semanal de mi barrio había puestos que venían pollitos, y yo siempre quería que mi madre me comprara, pero nunca me salí con la mía; y es que mi madre tenía razón! Mi primo tuvo muchas gallinas en su granja de perdices y allí me desquité ayudándole a cuidarlos, pero es que requieren muchos cuidados y al final molestan si no se tienen en un sitio adecuado.
    Me quedo con las galletas, qué bonitas!


    Un abrazo

    ResponderEliminar
  51. .....Y que penita de verdad daba después no saber que hacer con los pobres animalillos porque comérmelos.......ni muerta......ahora esos que has hecho!!!!!.....tampoco se, son tan preciosos que también da penita comérselos, te han quedado perfectos. Besitos y para el minichef también, dáselos.

    ResponderEliminar
  52. Que pasada de galletas, te han quedado estupendas! Tienes un arte....
    Aqui también teníamos deria por los pollitos pero por las fiestas de san antonio en enero ;)
    Besosss

    ResponderEliminar
  53. me encanta esos pollitos besos.........

    ResponderEliminar
  54. Yo recuerdo con terror una gran caja en el baño de mi casa con el pollito de mis hermanos; no me atrevía ni a hacer pís, qué horror¡
    Lo que fue del pollito creo que sólo lo sabe mi madre...
    La galletinas son un amor.
    Besos.

    ResponderEliminar
  55. Que detallista y que maja eres Isabel! me ha encantado leer esta historia real como la vida misma de los pollitos tintaos! me has teletransportado unos años atrás, pocos eh, no te vayas a pensar... :)

    Y las galletitas te han quedado de lujo! que imaginación que tienes amiga! digo yo que podrías repartir un poco! de imaginación quiero decir! bueno, de galletitas también! jaja!!!

    Un besiño Aliter! eres una crack!! :)

    ResponderEliminar
  56. Esto de los pollos debía ser una moda de nuestra época. En Salamanca los vendían por estas fechas, porque son las fiestas. Todavía recuerdo a mi padre colocándolos en una caja y poniéndolos debajo de un flexo encendido para que les diese calor porque eran muy chiquitos. Estos acabaron en casa de mi abuela en el pueblo. Un día cuando fuimos a verla los había cocinado y los que acabamos sin comer y llorando fuimos mi hermano y yo.
    Las galletas son saladísimas.
    Besos

    ResponderEliminar
  57. ¡Qué recuerdos!. En mi colegio en 4º siempre nos llevaban a una granja y todas las madres al dejarnos en el autobús nos decían: "y no traigas ningún bicho". Todas las niñas volviamos a casa con nuestros correspondientes pollitos, ja, ja... Preciosas tus galletas.
    Buen día

    ResponderEliminar
  58. Que épocas aquellas, pero yo aún sigo teniendo pollitos que nacen en la finca, como antaño...y que los veo crecer y que cuando hay que matarlos, llamo a algluien para que lo haga, yo no soy capaz.
    Pero tus pollitos dulces, esos si que los como, y no me remuerde la conciencia, están tentadores!!!!

    ResponderEliminar
  59. Madre mía Isabel como me siento de identificada, no se lo pollitos y patos que habrán pasado por la terraza de mis padres, los nuestro terminaban en el pueblo o en la cazuela????
    María estará encantada con su nuevo huesped y también con estas simpáticas galletas.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  60. jajaja Isabel, no me extraña que estés aliviada. Yo era más de patos, pero algún pollo también tuve. No obstante, me quedo con los tuyos, aunque también te habrá dado tarea hacerlas, el resultado es maravilloso
    Besos

    ResponderEliminar
  61. ¡¡¡¡YO tuve un pollito!!!Lo tuvimos que llevar a una casa de un amigo que tb tenía animales , pq casi se nos convierte en gallo jajaja
    Que galletitas tan bonitas, me he reído mucho con las letritas ¡¡la reina de los panes y las galletitas!!
    besos guapa

    ResponderEliminar
  62. Me quedo mejor con lo bonitas que te quedaron las galletas.
    Los pollitos de caja me dan penita probres.
    Un saludito

    ResponderEliminar
  63. Que gracia Isabel, yo creo que la mayoria de los que leemos esta entrada hemos tenido pollitos de colores...pobrecitos, lo poco que vivian en nuestras manos!
    Gracias por hacernos recordar aquella época...
    Las galletitas son una pasada de bonitas!!
    Besos

    ResponderEliminar
  64. Estas a tope! había un montón de entradas que no había visto y todas me han encantado!
    Estoy pollitos son una monada!

    ResponderEliminar
  65. Me encanta la introducción que has hecho en la entrada. Pero lo que más me gusta son esos lindos pollitos. Si da pena comerlos...

    Besos.

    ResponderEliminar
  66. Cuando mi hijo el peque tenía 4 años (ayer cumplió 34) era el loco de los pollitos y los patitos. Un día en la feria le compramos un pollito, estaba tan contento que lo cogió con sus manazas y.....

    Las galletas están divinas, me das una envidia tremenda, hace mucho tiempo que quiero hacer galletas decoradas pero espero al invierno...

    un besazo

    ResponderEliminar
  67. Jajajajaja me has hecho reir con la historia de los pollos, no tenía ni idea que existía esta tradición! Las galletitas son una monada, ¡qué detalle!
    Besos
    Sandra

    ResponderEliminar
  68. Que bonitas galletas , eres una pedazo de artista
    Mil besosssss

    ResponderEliminar
  69. Geniales galletas, preciosas.

    Me ha encantado la historia, me ha hecho reír y recordar cuando uno de esos pollitos, ya crecido, cayó desde el balcón de casa de mis primas y asustó a mi abuela. Pobres pollitos.

    ResponderEliminar
  70. Que gracia,mis hijos tambien tuvieron pollitos y patitos jajaja!Las galletas estan monisimas!Aun te quejaras,tienes toda una granja de pollitos.
    Besets.

    ResponderEliminar
  71. Precioso post!!!, y no sabes como me has hecho revivir mi infancia..cuando yo tambien tuve un pollito de colores..no recuerdo que color era :(
    tus galleta sson hermosisimas..la proxima vez que tengas un animal que quiera correr por el campo piensa en mi....pero luego quiero mis galletas, eh!!!:)
    cariños linda!!!

    ResponderEliminar
  72. Pobres los pollitos, desde luego una entrada para rememorar nuestra infancia que queda ya ... a saber dónde !!!
    Las galletas preciosas !!! Me han encantado !!!

    Besos

    LA COCINA DE LAS PINUINAS

    ResponderEliminar
  73. Esos pollitos de fresa son una monada, te han quedado estupendos. Cuando era niña tuve una pareja de patitos azules, pobres... pero los míos crecieron y envejecieron en el campo de mi abuela, menos mal. No comprendo a los padres que permiten a sus hijos esas barbaridades con los animales.Te felicito por el detalle que has tenido de regalarle galletas a tu "salvadora".

    ResponderEliminar
  74. Cada año me compraban un pollito de colores. Pobres pollos lo que sufrían con dos niñas que estaban continuamente dándoles de comer, agua, viendo si tenían frío... Las galletas han quedado preciosas. Besos.

    ResponderEliminar
  75. En mi casa teníamos gallinas y, por supuesto, pollitos. Mi madre, muy sabia ella, se negaba a comprar los de colores y Yo no paraba de preguntarla por qué nuestras gallinas no tenían los pollitos cada vez de un color... bendita inocencia, no lo entendía. Claro que nuestros pollos iban todos a la cazuela pero como eran grandes y no dejaba de haberlos chiquitos no hacíamos ningún drama.
    Las galletas son una monería... deben estar deliciosas, qué bonito detalle.
    Un beso. Vivi.

    ResponderEliminar
  76. Qué pollitos tan monos!! Me encanta como te han quedado. Ahora que nos has contado la tradición que hay en tu ciudad, me he acordado que aquí en Castellón hace años también vendían pollitos de colores!!

    bessiss

    ResponderEliminar
  77. Uy me ha dao una cosita cuando he leido lo del pollito con el estómago lleno de canicas, y luego algunos pisoteados....ainsss

    Me quedo mejor con us deliciosas galletitas, que te han salido monísimas.
    Saludos

    ResponderEliminar
  78. Cuando era peque mis papis tuvieron la feliz idea de traerme un pato a casa con sus pollitos acompañantes. El pato fue creciendo, y no sé como lo hice me caí en la caja. Desde entonces estoy traumatizada y me dan un asco horrible cuando los veo en vivo!!
    Pero estos tuyos son una cucada y no tendría problema en tenerlos cerca y comerme unos cuantos.
    Un besazo guapa,
    Esther

    ResponderEliminar
  79. Me encantan que cucos!! y me estado dando un paseo por el blog y tambiénme gusta mucho, asi que me quedo por aquí.
    Besines

    ResponderEliminar
  80. La historia muy bonita y las galletas-pollito, seguro que son una delicia
    Un beso

    ResponderEliminar
  81. Quer ternura por favorrrr!! que divinas las galletas, que envidia le tengo a María jaja...
    besitos

    ResponderEliminar
  82. Mi historia con los pollitos de pequeña, es que les ponía hasta colonia. Adoraba ese color amarillo y esas plumas tan suaves. Lo que más me molestaba es que en cuatro días ya eran grandes y perdían todo su encanto. Las galletas te han quedado preciosas!. Besos

    ResponderEliminar
  83. Me recuerda muchísimo a mi infancia, porque lo has descrito verídicamente. De peque tuve varias pollitos, pero mi mala experiencia vino con el último y es que lo trasladamos al campo y cuando fui a verlo.... salió dentrás mia y me "picó". Algo de vergüenza me da contarlo, pero es que tenía seis añitos, aún era peque....

    Eso si, tus pollitos seguro que no tienen ese mal genio, porque desde luego te han quedado lindísimos.

    Besos.
    GustoCocina - María G.

    ResponderEliminar
  84. Que bonito, la verdad es que te han quedado divinas.

    Saludos

    ResponderEliminar
  85. Las galletas me parecen preciosas, pero la historia de los pollos me ha hecho reir un montón y recordar. Lo has explicado tal cual, he visto pasar imágenes de pollos de colorines.

    Y he recordado cuando mi hijo pedía a los Reyes un pollo o un pato, ¡en pleno invierno! Venían con lámpara incorporada. ¡Qué tiempos!

    Genial, Isabel.
    Besos.

    ResponderEliminar
  86. JAJAJA ..ISABEL eso tambien lo provoque yo ..siempre me han gustado los animales ...fijate que a los 5 años me regalaron un corderito ...en un piso ..grande ,pero un piso ..le pusimos una cinta con un cascabel ... era tan inteligente que dice mi madre esperaba acostado delante de la puerta y cuando me escuchaba subir por las escaleras empezaba a saltar y el cascabel sonaba y sonaba ...se abria la puerta y lo abrazaba con todas mis fuerzas ..baaaa baaaa el pobre casi lo asfisiaba, dormia hipoteticamente en la cocina al lado de la leñera ..pero tan pronto podia se escapaba a los pies de mi cama y alli se acostaba ...mi madre lo tuvo que dar tambien ..esta vez a la chica que teniamos en casa que vivia en la aldea ..lo fui a ver hasta que desaparecio.....ese fue mi gran disgusto ,llore y llore muchos dias ..habia perdido a mi compañero de aventuras ...Por eso comprendo a tu hijo..menos mal que esa foto le queda de recuerdo y esas galletas preciosas de consuelo ...besos a minichef y a ti por ese relato que me ha hecho recordar a mi primer amigo-mascota querido ..besos MARIMI

    ResponderEliminar
  87. Isabel, lo reconozco... "Yo también tuvo pollos y patos", fuimos la generación de los pollos en casa... qué recuerdos.
    Te han quedado unas galletas preciosas para María. Gracias a dios que la encontraste y tiene casa con terreno....
    Besos

    ResponderEliminar
  88. Ayssss qué recuerdos de la Feria , yo también tuve un pollito jaja.....me seguia por la casa a todas partes y cuando yo me iba se metía debajo de mi cama , ahi tristón, cuando se abría la puerta iba corriendo a recibirme, increíble pero cierto. No te quiero ni contar lo que lloré y lloré y lloreeeee cuando mis padres se lo dieron a un vecino que tenia finca y animalitos . Fue un disgusto que hoy en dia lo recuerdo candente aún :))

    A cambio de esas galletinas tan cucas yo te hubiera adoptado hasta a un elefante.

    Muassssssssssss artistaza.

    ResponderEliminar
  89. En el Rastro también vendían esos pollos!! yo nunca tuve uno, mejor para el pobre pollo... me ha encantado el post... y esas galletas son una monada.

    Un abrazo linda!

    ResponderEliminar
  90. que recuerdos!! Yo tuve un pato (saturnino) que pisé sin querer :(( y que mi madre me estuvo restregando mi error y la causa de su muerte siempre que podía :))
    Me ha hecho mucha gracia la entrada de hoy :)) que recuerdos.
    Y las galletas preciosas, pero preciosas :)

    ResponderEliminar
  91. Que bonitos te han quedado, son una monada.
    besos

    ResponderEliminar
  92. Qué recuerdos!!!! yo tuve patos.....Como siempre, son una monada....Besos

    ResponderEliminar
  93. ADOREI ESSA HISTÓRIA.
    AS BOLACHAS SÃO LINDAS E PINTAINHO DA FOTO UMA TERNURA.
    BESOS

    ResponderEliminar
  94. Ufff, menos mal que ha acabado bien la historia! Ya estaba sufriendo después de como ha comenzado... que yo me angustio con esto de los animalitos...
    El regalo precioso, seguro que le ha encantado!
    Una entrada muy bonita.
    Bss

    ResponderEliminar
  95. Yo he escuchado eso de los pollos por mi madre y es una penita, pobrecitos. Yo por fortuna soy más joven y no he vivido esa época.

    Tus galletas son una auténtica monada, de verdad.

    Besitos

    ResponderEliminar
  96. ja,ja... que pollitos mas lindos, y esa historia me suena porque los pobrecitos pollos como terminanban algunas veces


    ¡¡besos¡¡

    ResponderEliminar
  97. Jajajajaja....a mi nunca me gustaron y me parecia cruel que los pintaran!!! Acá en la feria ganadera también se usaba mucho eso cada año...pero en definitiva Isabel, me quedo con tus pollitos...aunque eso si el minichef se ve hermoso con su pío-pío ;)

    Abrazote y hasta la vuelta :D

    ResponderEliminar
  98. Mi abuela tenia gallinas y a menudo tenia alguna que tenia pollitos... a mi me encantaba ir detrás de ellos por el caserío familiar jejejejej!!! que tiempo0os para que nos haremos mayores. De pequeños solo vemos pollitos, ahora vemos crueldad, fealdad o repelus...
    Menudas galletitas bonitas y coloridas... Además de fresa con glasa aromatizada con fresa. Esto es la felicidad al cuatrado...
    Un besazo0o

    ResponderEliminar
  99. Qué bonita me ha parecido tu historia de hoy, entre drama y comedia, pero ahora los pollos están a salvo y felices.
    Me quedo con las galletas que son preciosas y ni pían, ni sueltan plumas entre otras cosas.
    Ah, el mini chef está cada día más guapo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  100. Yo tambien he tenido pollitos de colores que buenos recuerdos al leerte, me alegra que los pollitos salieran adelante y bueno que decir de las galletas son preciosas, seguro que a tu venica le han encantado! un saludoo

    ResponderEliminar
  101. Los animales son bien bonitos, especialmente si son pequeños. Pero como tu dices estan vivos y actuan como tal. Creo que me quedo como la cocinera de Betulo con las galleticas. Me alegró saber que estas de regreso. Un saludo, Nathalie

    ResponderEliminar
  102. Que bonitos y tiernos estos pollitos!!!

    ResponderEliminar
  103. Que razón tienes... aún me acuerdo de mi propio patito... se lo regalaron a alguien que criaba gallinas y nos aseguraron que tendría una vida feliz... nos lo devolvió en Navidad y esa fué la primera vez (y la última) que comimos pato a la naranja en Nochebuena... no os voy a contar el drama en la mesa! Mi hijo tuvo cuatro pollitos de colores, cada día a aparecía uno muerto en la caja... si tengo nietos les haré tus preciosas galletas y tutti contenti... Besos

    ResponderEliminar
  104. Siempre es un placer leerte mi querida Isabel, pero este texto te salió del corazón, me has emocionado. Y las galletitas ni te digo, son una monada. Besitos

    ResponderEliminar
  105. jajaja, una tierna historia!!!! y unas dulces galletas!!! Muy chulas!

    ResponderEliminar
  106. Una historia con final feliz y como resultado además unas galletas monísimas!!! Menos mal que te libraste de los pollitos, ya me dirás en una cocina poco pueden hacer los pobres animalitos.

    Besos,

    ResponderEliminar
  107. Me ha llevado un buen rato ponerme al día con tu blog, jajajaja. Pero he decidido dejarte el comentario en este artículo por simpático y poque yo también tuve mis pollitos, verderón se llamo uno por eso de que era verde... y el otro era moradito ¡Pobrecitos! Por más mimos que le daba siempre morían...
    Estás que te sales con las galletas. Un besazo.

    ResponderEliminar
  108. Hola Isabel, soy rosa de sabor a galletas, bienvenida antes de nada, y ya veo que no has perdido el tiemplo publicando... carayyyyy, me gusta todo todito, pero lo que más lo de mezclar gastronomía con pintura, me encantaaaa. Un besazo hermosa. Rosa

    ResponderEliminar