25 de septiembre de 2012

madeleines al haba tonka


Una noche de 1755, el duque invitó a cenar a un grupo de invitados especiales y buscando la manera de sorprenderlos con algún plato novedoso, le ordenó a una de las jóvenes cocineras inventar un manjar inédito que despertara la atención de sus comensales. 

Después de largas horas en la cocina, la joven Madeleine Paulmier ofreció unos pequeños bocaditos inflados que llamaron la atención por su finura y delicado sabor. El duque quedó encantado y sin saber cuál era el nombre del manjar decidió llamarlo Madeleine, en honor a la imaginación de la joven creadora. 
La inédita receta pasó rápidamente a satisfacer las bocas de los elegantes invitados de la corte de Versalles gracias a su hija, la reina María Leszczynski, esposa del rey Luis XV. Tras la muerte del duque de Lorraine, en 1766, uno de los cocineros de la corte, conocedor de la ingeniosa receta, abrió una panadería en el pueblo y durante muchos años la Madeleine de Commercy se convirtió en una auténtica especialidad gastronómica, título que ostenta incluso hoy. 





Marcel Proust, en su obra En busca del tiempo perdido, dice así; "Mandó mi madre por uno de esos bollos cortos y abultados que llaman magdalenas, y parecen tienen por molde una concha de peregrino. Al llevar a los labios una cucharada de té en la que había echado pedacitos del bollo, y el trago tocó mi paladar, sentí algo extraordinario en el interior; un placer delicioso me invadió y me aisló sin noción de qué lo causaba. Cuando nada subsiste del pasado, cuando han muerto los seres y se han derrumbado las cosas, perduran más persistentes y más fieles que nunca el olor y el sabor sobre las ruinas de todo"




La receta original incluye miel, la base está en un genoise básico en el que el leudado se produce gracias a los huevos y no mediante el añadido de levaduras.
Mi receta no es la original, pero es rápida y deliciosa, os animo a probarla.


Para su elaboración necesitamos,

- 60 gr de mantequilla en pomada.
- Una cucharadita de pasta de vainilla.
- 140 gr de harina.
- Una pizca de sal.
- Una cucharadita de levadura.
- Media cucharadita de haba tonka recién rallada º.
- 2 huevos medianos.
- 90 gr de azúcar.

Batir bien la mantequilla y azúcar hasta que la mezcla blanquee. Incorporar los huevos uno a uno sin dejar de batir, la vainilla y, por último, la harina, levadura y sal junto con la ralladura de haba tonka. Se obtendrá una crema densa que se llevará al frío unos 30 mn, puede pasar al frío toda la noche.
Rellenar los moldes hasta la mitad de su capacidad y hornear en horno precalentado a 200º unos 14 mn, hasta que veamos que han obtenido la característica "panza" en la parte superior y hayan dorado.
Enfriar sobre una rejilla.




º El haba tonka también conocida como cumarunacumbarúsarrapia o tagua es la semilla del Dipteryx Odorata, árbol de la familia de las fabáceas.
Cada fruto contiene una sola semilla de unos 3 cm de longitud y 1 cm de ancho, de color negruzco y aspecto arrugado. Su densidad hace que sea utilizada rallándola, desprendiendo de este modo su característico olor a vainilla.
Originaria de la América Tropical, Brasil, Venezuela, Perú o Guayana. En principio, su uso estaba destinado a aromatizar el tabaco, aunque posteriormente se incorporó a la cosmética y a la repostería.
El 1793 fue importada a Francia desde la Guayana, siendo por ello tan popular en la repostería francesa.

65 comentarios:

  1. Tengo esta receta pendiente desde hace días... creo que me quedo con la tuya. Besos!

    ResponderEliminar
  2. El haba tonka tengo mucha curiosidad, por aquí eso es imposible. Que pinta tan rica.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Pues perdona mi incultura pero es la primera vez que oigo hablar del haba tonka. Las madeleines me encantan pero estas no sé como estarán, de pinta como siempre están geniales e invitan a comerse una. Yo las probaría. Besos

    ResponderEliminar
  4. tengo ganas de probar el haba tonka pero no sé donde lo voy a encontrar porque no lo veo por ninguna parte!!! :(

    ResponderEliminar
  5. No voy a privarme de deleitar este manjar,si estas madaleines han perdurado en el tiempo ha de ser por algo. Muy buena tu introducción.

    JUEGO DE SABORES

    ResponderEliminar
  6. La de cosas que estoy aprendiendo sólo con dedicarte cinco minutitos al día. Me encanta venir por aquí y hoy me llevo para casa la génesis magdalenil y la existencia del haba tonka, que no sé qué utilidades, aparte de las que indicas, puede tener, ni si aporta algún sabor particular al dulce en cuestión, pero ya investigaré. Un besito.

    ResponderEliminar
  7. El haba tonka la tengo a pendientes junto con el speculoos. Viendo estas madeleines tan jugositas y melosas no podría parar de mojarlas en mi cafe con leche
    ;)

    ResponderEliminar
  8. Isabel, ¡¡me encantan las madeleines!! Llevo algo así como año y medio obligándome a mí misma a no comprarme el molde, a la vez que me intento convencer de que lo necesito xD

    El haba tonca, ¿cómo lo compras y conservas? Compras un haba y lo conservas en un tarrito para ir rallando, o compras un tarrito en el que vienen varias semillas??

    Un besito!!!

    ResponderEliminar
  9. Isabel, que ricas madeleines!!! y lo mejor la pedazo de entrada que te has marcado, me encanta conocer el origen de las recetas, la historia es genial, y si encima va a compaña con fotos como esta...

    Un besito preciosa mia!

    ResponderEliminar
  10. Anda Isabel, qué bonitas, y qué apetitosas, y dónde consigues el haba-tonka??? me encantan tus "lecciones" de historia jeje.
    un besazo

    ResponderEliminar
  11. No puedo ni debo seguir demorando el hacerme con ese molde :))) Las madeleines se ven de lujo y hay que probarlas. Lo del haba tonka pensé que era tóxico,la verdad. Lo que me queda por aprender!!! Gracias Isabel. Biquiñosssss

    ResponderEliminar
  12. Isabel, la cita de Prouts me ha emocionado, adoro estas entradas tuyas llenas de historias y más aún con citas de obras maestras para acercarnos a algo tan cotidiano como a una magdalena. es un libro que siempre he estado pendiente de leer. Esa original con mile, debe estar de vicio también.
    Por cierto ¿qué es el haba tonka?
    Saludos

    ResponderEliminar
  13. Adorables te han quedado y me ha encantado la historia de estas ricas madeleines.

    Besitos

    ResponderEliminar
  14. Aunque no sea la original, no pasa nada, incluso mejor. la gracia está en dar el toque personal, y siempre lo consigues!!

    ResponderEliminar
  15. Que historia más curiosa, lo que una aprende en un blog de cocina. Las madeleine te han quedado fantásticas, qué ganas tengo de probarlas.
    Un besito desde Las Palmas.

    ResponderEliminar
  16. Pues yo sólo he probado el haba tonka en Gin Tonic. Habrá que probarlo en la parte culinaria...
    Besitos.

    ResponderEliminar
  17. como me gustan tus entradas,siempre con historia, me chiflan. Estas madeleines tienen una pinta estupenda, me ha llamado mucho la atención el brillo que tienen.
    Un beso guapa

    ResponderEliminar
  18. Qué placer leerte! esas madeleines deben ser gloria bendita.

    Me he quedado muda con tus preparaciones para Agropec, ¡enhorabuena! la tarta otoño me parece de un gusto exquisito y esa vaca asturiana lo mejor.

    Besos

    ResponderEliminar
  19. Un post precioso y muy interesante. Y la receta me la apunto, por supuesto.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  20. No será la receta original, pero tus madeleines no creo que tengan nada que envidiarles ;)

    ResponderEliminar
  21. La receta como siempre llena de contenido interesante ..las madeleines las hice solamente 2 veces y ganas me quedaron de repetir ..estas tuyas están fantasticas ...eres una artistaza ...la tarta otoñal es una preciosidad ....bicos

    ResponderEliminar
  22. Me encanta que no solos haces recetas realmente deliciosas , sino en como las documentas.
    Genial!!!!
    Un beso

    ResponderEliminar
  23. Querida Isabel, no sólo nos enseñas tus recetas y aprendemos un montón de repostería, sino que además me "culturizas" yo que soy de ciencias, esa semilla no la había oído en mi vida...y por supuesto !un viva por Madeleine!, bsss

    ResponderEliminar
  24. Una aspecto muy rico, y una entrada muy interesante con la historia sobre la receta.
    Un beso.
    http://lacocinademispadres.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  25. Isabel, qué post más chulo!! Me ha encantado, y si hubiese podido probar una de ésas madeleines... ya hubiese sido perfecto ;P
    Besotes, guapa!!
    Vero.

    ResponderEliminar
  26. Que entradas más bonitas haces!
    Y como siempre, unas recetas maravillosas!
    Le voy a mangar a mi marido las habas tonka, que utiliza para aromatizar sus Gin Tonics, y me pongo con las madeleines....
    Bicos, Gaby.

    ResponderEliminar
  27. Tengo que probar a hacerlas porque las que compro me encantan, pero es que para algunas cosas me da una perezaaaaaaa, feliz semana¡

    ResponderEliminar
  28. Çok güzel ve iştah açıcı görünüyor. Ellerinize, emeğinize sağlık.

    Saygılar..

    ResponderEliminar
  29. Todavia sigo pensando en la tarta de ayer, no se me quita de la cabeza Isabel...!!! Increíble...
    La elaboración de hoy me encanta, se sale de la norma tambien!!!
    Besos

    ResponderEliminar
  30. No se puede uno perder ni una linea de tus entradas. Gracias por compartir tantos temas relacionados.

    ResponderEliminar
  31. Isabel se ven estupendas estas magdalenas, hoy he aprendido su origen, Gracias guapa. Besitos.

    ResponderEliminar
  32. gracias por tu visita por mi blog y por quedarte de seguidora. yo llevo visitando el tuyo bastante tiempo y siempre se me había pasado el hacerme seguidora y mira que me regusta todo lo que pones, despistes de una, jejejeje. estas magdalenas tienen una pinta estupenda y jugosas. un abrazo.

    ResponderEliminar
  33. Considero que hago una madalenas muy buenas, pero después de leer tu receta me haces dudar.... para saber la diferencia, no me va a quedar mas remedio que hacerlas para poder diferenciar.
    Pero de la haba tonka, no había oído hablar nunca de ella, no se donde encontrarla y mira que me considero conocedora de especies, pero no se puede chulear, que luego te ponen en tu sitio rápido!!
    Aparte de tonterías, done la puedo encontrar? En herboristerías?
    Besos

    ResponderEliminar
  34. Ahora mismo me estoy tomando un café, me llevo dos deliciosas madeleines para acompañarlo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  35. Exquisito de verdad.........
    Besotes
    La cocina de Mar
    htpp://la-cocina-de-mar.blogspot.com

    ResponderEliminar
  36. No conocía la historia de las Madeleines, todas esas creaciones de la época de los reinados me parecen medio románticas, es que me imagino a la gente corriendo en las cocinas y sudando porque su creación guste al rey.
    Sabes que nunca antes había escuchado de las habas tonkas? Me obligaste a rebuscar por internet, curioso que el tenga origen también en Perú porque aquí no se comercializa, por lo menos eso creo...voy a darme una vuelta por el mercado saludable el sábado y pregunto por ella.

    ResponderEliminar
  37. Me encantan las madeleines, tienen una forma muy bonita!
    hoysonrioalespejo.blogspot.com

    ResponderEliminar
  38. Tienen que ser una delicia y son tan bonitas y elegantes, me encantan!!!
    Tengo muchísimas ganas de comprar el molde de las preciosas madeleines. Le doy la razón al señor Proust, cuando todo se derrumba, los sabores y olores del pasado persisten, vaya si persisten!!!

    ResponderEliminar
  39. Estoy segura de que alguna vez he probado el haba tonka y no me he enterado... Seguro que ha sido en alguna de esas recetas que me han encantado, he intentado deducir los ingredientes y.... uno se me pasa!!! Debe tener uno de esos sabores especiales y sutiles, que encantan y que no eres capaz de ubicar...

    Tengo que encontrar un haba tonka!

    ResponderEliminar
  40. Y ostenta el nombre de la repostera hasta hoy en día, a mí me gustan mucho y me encanta ver su forma de conchita. Isabel ¿dónde consigues el haba tonka? YO conseguí una vez que fui a París, pero aquí no encuentro. Bs

    ResponderEliminar
  41. HOla
    me ha encantado la historia y como la relatas, y pensando en estas madeleines ya se me estaba haciendo la boca agua ;)

    ResponderEliminar
  42. Muy interesante la historia de las madeleines. Gracias a aquella jovencita podemos disfrutar de un dulce delicado. Nunca he probado el haba tonka. Habrá que buscarla. A por el traje de exploradora que voy. Besos.

    ResponderEliminar
  43. Elles sont superbes tes madeleines, bravo!

    Bisous

    ResponderEliminar
  44. Tienen una pinta....!!! Las tengo que hacer !!. Un beso

    ResponderEliminar
  45. Pues me ha encantado la historia de estos deliciosos bocaditos, pero lo que mas me gustaria es poder tomarme unos cuantos de ellos jeje, te han quedado como todo espectacular. Mil besicos guapa

    ResponderEliminar
  46. Tengo un molde lleno de aburrimiento en la despensa, regalo de mi Madre, tendré que usarlo, para estas delicias!

    Besos.

    ResponderEliminar
  47. Este molde es chulísimo, los bocaditos tienen que estar de escándalo, con un buen café con leche, ideales.
    Besitos bonita.

    ResponderEliminar
  48. Que listiña eres Isabel! y claro te salen unos post de lo más interesante, la historia de Madeleine ya la conocía, pero el haba tonca no tenía el placer.
    Las magdalenas tienen buena pìnta.
    Un besiño

    ResponderEliminar
  49. Pues esta te la copio seguro - seguro. Ademas no tardando porque tengo habas tonka. Gracias por la receta.


    Besos
    BeatriZ

    ResponderEliminar
  50. Me encantan estas magdalenas, las he probado alguna vez y están muy ricas. Lo malo es que para hacerlas no dispongo de alguno de los ingredientes y me va a ser difícil conseguirlo, como por ejemplo el haba tonka, que ni siquiera conozco. El molde es otra que no lo tengo aunque ese es más fácil de conseguir.
    Te han quedado de lujo.
    Un besín.

    ResponderEliminar
  51. La historia del origen de las "madeleines" es una anécdota que descubrí buscando información para una de las entradas de mi blog hace un tiempo. Una improvisación que ha hecho que la receta se haya quedado con nosotros para siempre jamás. Ahora que tú, con ese haba tonka, le has dado un toque más sofisticado, pero también muy acorde con el glamour de la corte de Luis XV, aunque quizás le faltara un cierto exotismo a aquel, ¿no crees?

    Un besito.

    ResponderEliminar
  52. que buenas con el toque de la haba tonka y el perfume de la vainilla
    beso

    ResponderEliminar
  53. Genial volver a leerte los días que tengo más tiempo. Besos

    ResponderEliminar
  54. Muy ricas, te quedaron genial y una historia muy interesante besos

    ResponderEliminar
  55. Yo también hice madeleines de haba tonka, realmente le da un sabor exquisito! Gracias como siempre por la introducción histórica, y por la cita de Proust. Me da mucha rabia cuando la gente piensa que se refería a la magdalena tal y como la conocemos en España, no es lo mismo! :P

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  56. que ricas! a ver si las hago algun dia que los moldes los tengo!! sabes donde conseguir pasta de vainilla natural, en lugar de la típica liquida de vahine?? besos

    ResponderEliminar
  57. Me encanta el aroma del Haba Tonka, pero nunca la he utilizado. Esas magdalenas tienen una pinta fantástica. Con esos moldes quedan chulísimas. Me apunto la receta a ver si tengo un ratito......Un besito:)

    ResponderEliminar
  58. Ummm!! Y mi haba tonka sin usar desde hace mucho!!
    Me la llevo, me encanta esta versión y tengo un molde por estrenar, es que soy un caso!!
    Besotesss

    ResponderEliminar
  59. Perfectas como todo lo que sale de tus manos y además riquísimas con ese toque especial que le da el haba tonka.

    Besitos,

    ResponderEliminar
  60. El haba Tonka es deliciosa, especialmente en combinación con chocolate, pero hay que tener cuidado con ella ya que no se debe usar en pacientes en tratamiento con anticoagulantes ya que aumenta el efecto de estos. En 1868 se descubrió la cumarina, un compuesto químico contenido en el haba tonka y que actúa en el organismo como anticoagulante sanguíneo. Un consumo elevado de este componente puede ser mortal, por eso en muchos países está prohibida la comercialización del haba tonka, por ejemplo en Estados Unidos, donde se prohibió el uso de la cumarina en alimentos o como aditivo.

    ResponderEliminar
  61. Siempre enseñándome cosas, Isabel. No he probado el haba tonka, ni me imaginaba a qué podría saber, supongo que se puede encontrar en semillerías o herbolarios.
    A ver si la busco y pruebo tu receta.
    Voy a ver el resto de lo que has preparado.
    Un besito.

    ResponderEliminar
  62. El hava de tonka de la GUayana se puede encontrar en http://elsalondelgourmet.com/index.php/tienda-online/producto/383-havas-de-tonka-de-la-guayana-500-gr ELSALONDELGOURMET.COM

    La venden en packs de 500 gr

    ResponderEliminar