6 de julio de 2012

torta pascualina



Cuentan los libros que en la región de Liguria, Italia, ya en el 1300 se preparaba una tarta salada con motivo de la Pascua de Resurrección, de ahí el nombre de pascualina. En aquella zona montañosa abundaban las verduras, por consiguiente la alimentación de ese pueblo se basaba en ellas. Originariamente se hacía con alcachofas y luego se empleó la espinaca. Con respecto a la masa, ésta se hacía con harina, sal, aceite de oliva y agua. Amasando todos estos ingredientes se obtenía un bollo que a la vez se subdividía en otros más pequeños los cuales se estiraban muy finos, casi transparentes. Estos se iban superponiendo a la vez que se pintaban con aceite entre capa y capa, dejando un poco de aire entre cada una de ellas . De esta manera se obtenía una especie de masa hojaldrada que según la tradición, debían corresponder a los 33 años de Cristo. 33 hojas de masa.




Chile, Uruguay y Argentina, con su herencia italiana, adoptaron la receta enraizándola tanto en sus gastronomías que han llegado a considerarla propia.
Una mezcla exquisita de espinacas, queso ricotta y huevo, encerrada en una masa suave y muy sabrosa.
Mucho mejor de un día para otro.



Para su elaboración necesitamos,

Masa,
- 200 gr de harina.
- Un huevo mediano.
- 30 gr de mantequilla.
- La cantidad necesaria de agua.
Relleno,
- Medio kilo de espinacas frescas cocidas y bien escurridas.
- Media cebolla muy picada.
- 400 gr de queso ricottaº.
- Un huevo.
- Sal y aceite de oliva virgen extra.
- Un huevo para pincelar.




Preparar la masa haciendo un hueco con la harina y una pizca de sal. Introducir en el hueco la mantequilla en pomada muy blanda. Comenzar a mezclar con una cuchara de madera.
Batir el huevo con un par de cucharadas de agua y mezclar con la harina.
Si fuese necesario se añadiría más agua, ha de quedar una masa manejable que no se pegue a las manos.
Dejar reposar, tapada en lugar seco, unos 30 mn.
Preparar el relleno pochando en la sartén la cebolla bien picada con unas tres cucharadas de aceite a fuego bajo.
Añadir a la espinaca bien escurrida después de la cocción e incorporar el queso.
Dividir la masa en dos partes, una más grande que la otra (se utilizará la pequeña para la tapa de la tarta).
Estirar la base y colocar sobre un molde acomodándola bien para que adopte la forma. Rellenar con la mezcla de queso y espinaca, hacer un hueco en el centro del relleno, cascar un huevo en el hueco y cubrir con la tapa de la masa que se habrá estirado y colocado encima. Decorar al gusto con retales de masa en las formas deseadas, practicar pequeños cortes con un cuchillo sobre la tapa de masa para permitir que el vapor salga durante la cocción y pincelar con huevo batido.
Hornear, en horno precalentado a 190º, por espacio de unos 40-50 mn hasta que haya dorado.
Se puede tomar templada o fría.




º Si no se dispone de ricotta queda igualmente deliciosa con queso de cabra.


Los Cursos de Galletas Decoradas del mes de Julio están completos, pero sigue siendo tal la afluencia de correos de personas interesadas que he abierto un nuevo y, esta vez sí, último curso, para el 5 de Agosto.

65 comentarios:

  1. Yo como tú soy un aficionado de la cocina Italiana, me encanta. Una que me apunto, aunque tengo otra versión. Estupenda se ve.

    saludos

    ResponderEliminar
  2. Me encanta esta receta y pienso hacerla. Efectivamente, la pascualina la comía mucho cuando iba a Buenos Aires, es una exquisitez. la presentación no puede ser más bonita, como siempre. Bss

    ResponderEliminar
  3. se ve muy rico, me llevo esta receta, besos

    ResponderEliminar
  4. 33 hojas de masa! No tendría paciencia para hacer la torta. Me encanta el relleno. Besos.

    ResponderEliminar
  5. Que bonito aspecto y que jugosa tiene que estar.... Yo le añadiria unas pasitas y unos piñones porque me vician, pero me llevo tu receta que la tengo que probar!

    ResponderEliminar
  6. Que buena!!! Me encantan las tartas saladas y este relleno es rico , rico!!
    Besos!!!!

    ResponderEliminar
  7. una maravilla de tarta ! el corte se ve fantastico y muy apetecible me llevo la receta ya que no puedo llevarme un trozo, besitos

    ResponderEliminar
  8. bellissima isabel! veramente bella.
    complimenti

    irene

    ResponderEliminar
  9. Deliciosa tarta pascualina, y tiene un corte delicioso.

    ResponderEliminar
  10. Sí que es verdad que muchas preparaciones están más buenas de un día para otro. Ésta con queso y espinacas me ha gustado mucho.

    ResponderEliminar
  11. Yo hago una parecidísima, la única diferencia es el queso que le añado cualquier queso que tenga en ese momento... no sabía que se llamaba torta pascualina.Bs

    ResponderEliminar
  12. Que fotos más bonitas, una receta estupenda no la conocía!
    besis
    hoysonrioalespejo.blogspot.com

    ResponderEliminar
  13. Qué receta tan rica, la mezcla de esos ingredientes es genial, queda bien con cualquier masa. Besos

    ResponderEliminar
  14. Se ve deliciosa, la preparare con hojaldre del comprado, que las masas no son lo mío.
    Un besito

    ResponderEliminar
  15. Isabel, pero si es que lo bordas todo. Te da igual dulce que salado. Vaya delicias que nos haces, dios mio.
    Qué pena que en mi casa solo me gusten a mí las espinacas, aunque igual la prueba aunque sea en versión mini.
    Me alegro de que los cursos vayan tan bien... qué pena no estar más cerca...
    Besos

    ResponderEliminar
  16. Una bonita historia para un gran receta :)

    ResponderEliminar
  17. Nenita, menuda maravilla de "pan" hojaldrado relleno.

    Cuando entro por esta puertecita, cada dia me pregunto, ¿qué tendrá hoy Isabel para contarnos, qué relato histórico cotillearé hoy? Me encantan tus entradas culinarias e históricas, creo que me tienes enamorada por ambas ... bueno y por algunas otras ;)

    Muasss preciosa.

    ResponderEliminar
  18. La cocina italiana es una de mis favoritas, Isabel. Y el corte de esta pascualina es que lo dice todito.

    ResponderEliminar
  19. te quedó genial con ese relleno, me encanta!!!

    ResponderEliminar
  20. Ay, estoy muerto y matao, necesito de descansá, así que os abandono durante el finde, pero ya tengo la cena del domingo. Tu torta pascualina cae seguro. Es que a la simpática de mi Paloma (véase cónyuge), le encantan las espinacas y lleva dándome la tabarra una semana para que le prepare algo con ellas, y como le pasa como a tu marido (es que he estado espiando otras cocinas), pues a esta la cocina le da alergia y no hay quien la haga pasar de la puerta, se me agarra al quicio y no hay manera chica, pero le voy a dar la alegría, así que ya te contaré. Besitos mil.

    ResponderEliminar
  21. Buenísima pinta, tengo que hacerla...

    ResponderEliminar
  22. te ha quedado espectacular, besos

    ResponderEliminar
  23. Muy curiosa la historia de la Pascualina, además seguro que está rica, rica, la masa que le has hecho me gusta. Buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  24. No conocía yo esta torta pascualina. Es la primera vez que escucho algo sobre ella. Me ha parecido muy interesante la historia, sobre todo eso de que tenían que salir los 33 bollos de la edad de Cristo.

    Besos

    ResponderEliminar
  25. A mi me resulta algo complicado de encontrar este queso, asi que optaré por cambiarlo como propones, genial Isa. Besiños de fin de semana¡

    ResponderEliminar
  26. fantastica un corte tremendo y rica seguro con lo que lleva,me gustaaaaaa
    buen finde
    beso

    ResponderEliminar
  27. Doy fe de que esta torta es una delicia. Como buena argentina que soy afirmo lo que tu nos cuentas de que es algo ya enraizado en nuestras costumbres, es un plato típico, de comer a diario y que a todos nos gusta.
    Una delicia en toda regla!
    Besitos linda y buen finde!

    ResponderEliminar
  28. Hola
    no conocía esta tarta, si es que hasta la receta más insospechada tiene su origen y su historia, debe ser deliciosa
    besos

    ResponderEliminar
  29. Mi tipo de pasta, de relleno...ideal para mi!!

    Besos ;)

    ResponderEliminar
  30. Este tipo de pasteles salados me encantan, el relleno genial, ahora que nos das la idea podemos dejarlo tal cual o cambiarlo con esta masa tan rica que nos proporcionas.
    Besos y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  31. La tarta se ve buenisima!! gracias por la receta,
    enhorabuena por los cursos.
    Besos

    ResponderEliminar
  32. Hay Isabel!!!!!!!!
    La pascualina es una cosa que me encantaaaaaa!!!!!!
    Y tienen razon, yo pensaba que era Argentina....vengo enterándome a mis 32 años que es Italiana!!
    Que delicia!
    Un beso y bien finde!
    Mer

    ResponderEliminar
  33. Entre espinacas anda el juego jejejej, precisamente yo hoy he comido creps de espinacas y cenaré un hojaldre de bechamel con bacon y ....ESPINACASSS!!!
    Esta tarta tuya se ve sensancional asi que ya queda apuntadita en pendientes
    Un beso

    ResponderEliminar
  34. que deliciosa receta!!!, siempre he querido hacerla Isabel y creo que ya no esperaré más!!!!
    buen fin de semana :)

    ResponderEliminar
  35. La he comido mucho en Buenos Aires porque alli les encanta y la hay en todas partes.... como me apetece, se ve tan rica! Besos

    ResponderEliminar
  36. 33 capas de masa...!!! Bueno, en estos días creo que ninguna tiene el tiempo para estirar finamente 33 capas de masa, tiempos aquellos.
    Nosotros tenemos un pastel de espinaca algo parecido a la pascualina, pero es en muy poquitos lugares donde se puede conseguir la pascualina pascualina, que efectivamente sólo la he probado en argentina y claro, comprenderás que realmente pensé que era originaria de ese país. Los pueblos muchas veces vamos adoptando platos y pasa tanto tiempo que llegamos a pensar que es oriundo nuestro.

    ResponderEliminar
  37. Según leía el primer párrafo, con la presentación e historia de la pascualina, iba imaginandome el proceso. Si es que tienes una mano/lengua/loquesea especial para contar las cosas, Isabel :)

    Y qué curioso, a la vez que lógico, eso de que la superposición de capas de masa dieran ese resultado semihojaldrado. Por suerte, para preparar tu torta no hace falta, así que me guardo la receta! Si no usara ricota, el cambozola también me gusta mucho para las espinacas ;)

    Un beso!!!!

    ResponderEliminar
  38. Pues menos mal que decidieron cambiar por espinacas a mi las alcachofas mucho no me van
    Tiene que ser un placer comer cada bocado
    beun finde

    ResponderEliminar
  39. Esto es de mi casa....mi Nonno era de Liguria...pero en casa la pascualina siempre se hacia de alcachofa, en Argentina y Uruguay es mas comun de acelgas o espinacas con huevos duros....la tuya se ve deliciosa....!!!....Abrazotes, Marcela

    ResponderEliminar
  40. ¡Qué rica! La receta impresionante y la historia superinteresante. Menos mal que ya no tenemos que poner 33 capas de masa, porque yo tengo paciencia pero no tanta. Besos

    ResponderEliminar
  41. Se le ve muy rica, la voy a probar de hacer.
    Buen fin de semana.
    http://xoriguer48-lasrecetasdelabuelo.bl...

    ResponderEliminar
  42. Me parece una receta buenísima, me guardo la receta, aunque a mi pinche no le gustan ni el queso ni las espinacas, grrrr, pero me daré un capricho, jejeje
    Te ha quedado estupenda!!

    ResponderEliminar
  43. Que buena pinta Isabel, cada día te superas más, creo que a pesar de este sofocante calor madrileño me voy a animar a abrir el horno, prescindiré del huevo que no soy yo muy de ello, pero igualmente a disfrutaré como una enana, gracias por la receta y ese cachito de cultura, un abrazo y buen fin de semana

    ResponderEliminar
  44. Este tipo de tartas saladas me chiflan. Besos y feliz finde!

    Ana de: 5 sentidos en la cocina

    ResponderEliminar
  45. que buen relleno,de buena gana le hincaba yo el diente ahora mismo que acabo de venir de la playita con un hambreee,jeje
    saluditos.

    ResponderEliminar
  46. que buena!! y eso que no es dulce!!!

    ResponderEliminar
  47. Me encanta la cocina italiana y esta receta tiene que estar deliciosa. Me la apunto. Besos Ana

    ResponderEliminar
  48. Siempre las he visto con espinacas, pero seguro que también han de estar buenas con alcachofas. Un corte que está diciendo cómeme.

    ResponderEliminar
  49. Hola Isabel.

    Tus recetas dulces me parecen espectaculares, con una presentación impecable y un aspecto delicioso; pero las saladas ni te imaginas lo que me gustan, así que ésta también me la apunto, la masa está de lujo y el relleno uf, buenísimo.

    Buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  50. Que buena pinta te ha quedado!!! que manos tienes tanto para el dulce como el salado.
    Buen finde-- Bss

    ResponderEliminar
  51. esa combincación de sabores tiene que quedar de maravilla


    ¡¡besos¡¡

    ResponderEliminar
  52. Las empanadas que contengan espinacas son para mí una bendición. Me gustan todas las que pruebo, así que ésta no va a ser menos. Tomo nota.
    ....no te vamos a dejar ir de vacaciones....hay que descansar. Te lo digo yo que ya sabes que estoy de vacaciones y hasta que no las pruebas no te das cuenta de lo que las necesitabas.
    Bss
    La cocina de Mar
    http://la-cocina-de-mar.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  53. Aun a sabiendas de que lleva queso me llevo un pedazo virtual ya que no cato el sabor, es que me vuelven loca este tipo de platos!!! La mía la haré con nata agria!!! Te ha quedado de lo más vistosa!!!
    Besitosss

    ResponderEliminar
  54. Isabel, una receta buenísima, para variar :-)
    Me encantan las empanadas, pies y otras tortas saladas, son una delicia...
    ¡Esta versión con espinacas y ricotta debe saber a gloria!
    Un besín
    Aurélie

    ResponderEliminar
  55. Una receta genial, y encima sencilla..Besos.

    ResponderEliminar
  56. ¡Hola guapetona!

    Por los ingredientes de la masa, tiene toda la pinta de ser una masa quebrada, ¿me equivoco? Una masa que me encanta, sea en dulce o en salado.

    Y me gusta el aspecto que tiene su relleno, y éso que no nos van las espinacacas, aunque bueno, no hace mucho les di una segunda oportunidad y no me decepcionaron tanto como en la primera.

    Un besote, reina!!

    ResponderEliminar
  57. Tiene una pinta magnífica esta tarta. El relleno me parece perfecto, pero sobre todo me llevo la idea de la masa, a la que creo que se le puede sacar mucho provecho y probar a variar rellenos.

    ResponderEliminar
  58. Esta la tengo pendiente de publicar, pero no encuentro las fotos!, jajajaja, tuve un problemilla con el pc y cuando han recupertado la información está toda manga por hombro, cuando la encuentre la saco.
    QUe la tuya me gusta, y lo del queso de cabra me ha dejado con la boca hecha agua, tengo que hacerla con él.

    ResponderEliminar
  59. Querida Isabel, como te comenté, he hecho tu torta pascualina esta tarde. Tiene un aspecto fantástico y la verdad es que cuando la he cortado, me ha recordado mucho a una receta que tengo publicada, yo las llamé porciones de espinaca y queso, pero éstas no llevaban huevo y la masa era de hojaldre. Al final la he hecho con una mezcla de queso fresco y queso de cabra, pero todavía no la he probado aunque supongo que estará deliciosa. Besitos.

    ResponderEliminar
  60. Estimadísima Isabel:
    En la Argentina, se prepara mucho con acelga, lo que le da un gustito metálico único. Hay, además,otras variantes muy utilizadas (v. g., chauchas, alcauciles (=alcachofas), etc.); pero hay una que es bien de acá (rioplatense, digo, para que no se enojen los uruguayos): la tarta de zapallitos. Se hace con unos calabacines redondos, pequeños (poco más grandes que el tamaño de un puño) y dulzones que denominamos zapallitos. Hay que tener cuidado con esta preparación porque los zapallitos tienen un alta concentración de agua entre sus fibras. Yo asocio estas variantes a la pasqualina porque se parecen mucho más a ella que a las tartas francesas.

    ResponderEliminar
  61. Madre mía! No había visto esta receta. Voy a ver si puedo adaptar la masa a sin gluten. Veremos cómo queda, porque sin haber probado la masa "glutenera" original de la receta, no sé bien cómo debe quedar, aunque me he fijado en que dices que es tipo bollo... En fin...lo dicho...voy a intentarlo. :)

    ResponderEliminar