30 de junio de 2012

la pasta de vulcano


Ravioli relleno en salsa de ricotta basados en la leyenda de la creación de la pasta por parte del Dios Vulcano.




Encontramos parte de mitología y parte de historia dentro de las pastas.
Una antigua leyenda romana dice que todo sucedió como consecuencia de una pelea entre Vulcano, el dios del fuego, y Ceres, la diosa de la vegetación y de los granos. Vulcano enfureció tanto que arrancó los granos de trigo de la tierra y los aplasto con su enorme masa de hierro. La harina que obtuvo la introdujo por la boca del Vesubio entre las llamas y vapores, luego roció con jugo de aceitunas y se comió su resultado, un plato de pastas.
Desde la historia, el origen de la pasta es indudable, fue en Italia. Más precisamente en la zona de la campiña napolitana. Cuya agua, muy rica en azufre, le da a la pasta una elasticidad y resistencia a la cocción muy particulares.

El término macarrones, con el que hoy se designa un tipo de pasta larga, se encuentra en los escritores romanos de los primeros siglos de nuestra era. En aquélla época se usaban para cualquier tipo y formatos de pastas, es decir, es sinónimo de pastas. La controversia filológica sobre el origen de ese nombre aún dura hoy en día. Algunos lo atribuyen a “Maccus”, un bufón, personaje de representaciones teatrales en la Roma republicana. Otros lo derivan del termino griego “makar”, que significa feliz o beato y que se dedicaba a toda persona afortunada y sobre todo a los dioses.

Más adelante se dijo que el vocablo venía del plural de “makar”, es decir, “makares” con el que se los identificaba a los difuntos, sobre todo aquellos que merecían la consideración eterna y en cuyo honor se consumía sobre su tumba comida que tomaba aquel epíteto. 

También, se lo identifico el nombre con “makaria”, palabra que en griego quiere decir felicidad y con la cual los griegos designaban una sopa de caldo y cebada que consideraban un manjar. 

Cuando los griegos fundaron Nápoles, adoptaron un plato que hacían los nativos y que consistía en una pasta de harina de cebada y agua que luego secaban al sol y que, por extensión, llamaron “makaria”. 
Finalmente, macarrones derivaría del término “maccare”, que, en latín, tiene el significado de “aplastar para amasar”.

La misma pasta, en forma de láminas anchas y chatas, es la que probablemente en tiempos de Cicerón, pero ya hechas de harina de trigo, llamaban los romanos “lagana”, plural de “laganum”. Las actuales lasañas, que al parecer gustaban mucho a Cicerón. Estas “laganas” se encuentran también en el Libro IV del “De arte coquinaria” de Apicio. En un Códice del siglo XIII, que se encuentra en la Universidad de Bolonia, se lee la descripción de cómo se hacen las lasañas y que no difiere en nada de cómo se hacen en la actualidad.

En los siglos, XI y XII, aparece, por primera vez en Italia, la pasta seca traída por los árabes, precisamente de Sicilia, entonces bajo su dominio. Se trataba de un tubo de pastas delgadas llamadas “itrya”. Al parecer los árabes tomaron la idea de poblaciones nómadas del Medio Oriente. Originalmente debía tratarse de tiras de masas enrolladas en torno a hilos de paja o similar que se dejaban secar, el hueco servía para reducir la posibilidad de la formación de moho. Posiblemente, este alimento tenía un fin práctico: liviano y fácilmente transportable y conservable, permitía una preparación rápida y era particularmente útil para las tropas que se desplazaban continuamente. 

Todas estas referencias echan por tierra la anecdótica introducción a las pastas en Italia por Marco Polo, el cual las había traído de China. Se ha podido reconstruir el manuscrito perdido, que con el relato de sus aventuras, dictó Marco Polo a su compañero de prisión Rustichello, publicado en Italia con el título de “ Il Millone” y traducido al francés con el de “Livre des merveilles du monde”.  En el Capítulo CLXXI se puede leer, refiriéndose a la China: “…y les diré de otra cosa asombrosa. En esta provincia los árboles tenían harina y les diré como. Sepan que tienen árboles muy gruesos y muy grandes, que tienen la corteza delgada, y dentro de ellos están llenos de harina, y con esa harina se hacen pan y otros manjares como los que hacemos con la harina de trigo; y se hacen lasañas que son muy buenas y que comí muchas veces”. Marco Polo partió para la China en el año 1271, volvió a Italia en el 1295 y dictó su manuscrito después de 1298. Por lo que hemos visto, ya las pastas se conocían de mucho antes en Italia y el mismo Marco Polo habla de las lasañas como cosa ya conocida. 





Vulcano y Ceres según grabado francés.


Por otra parte, en ningún momento habla de los spaghetti, pasta que se le atribuye haber traído desde China.
En el 1492, en un escrito del historiógrafo de Platina, en lengua popular, se encuentra la descripción de una receta para una comida de “dicta vermivelli”. En otra crónica de la época se hace referencia a algunos negocios de fabricantes de lasañas, en Florencia, donde la mano de obra era totalmente femenina, sin ayuda masculina. También la elaboración de la pasta era conocida en Sicilia por esa época ; el amasado se hacia con una harina más bien granulosa y con agua y huevos, la masa se estiraba sobre una mesa de madera con un palote y después se contaba en tiras y otros formatos, antecesores de las pastas actuales. 

Es aquí donde empieza las producciones artesanales y familiares desconocidas por la plebe. Con el tiempo, los macarrones habrían entrado en la mesa de la gente pobre y sólo durante el Carnaval.
A mediados del Siglo XVI para comenzar a encontrar en la Liguria, el Lazio y la Campania, elaboraciones hechas con cierto criterio industrial; el amasado se hacía trabajando ingredientes con los pies, casi como si se tratase de una danza propiciatoria de la abundancia.

Contemporáneamente, también en la mitad del siglo XVI las pastas fueron llevadas a Francia por los cocineros de Catalina de Médicis y recomendadas por el médico de la corte, Paul Jacques Malouin, miembro de la Academia de las Ciencias y profesor del Colegio de Francia. 

En la segunda mitad del siglo XVIII , apareció en Francia una nueva profesión los “vermicelliers” que usando un aparato con orificios, transformaban la pasta en hilos delgados parecidos a gusanos. En italiano gusano se dice “vermi” y de ahí proviene el nombre “vermicelli”, cuyo sinónimo es la palabra “spaghetti”, palabra napolitana que aparece en la mitad del siglo pasado.



Los primeros ravioli aparecen en un escrito de Francesco di Marco en el siglo XIV.
En mi caso, he rellenado la pasta casera con una mezcla de espinacas y queso ricotta y se han servido sobre una cama de salsa de tomate y ricotta, exquisita y muy sencilla.

Para su elaboración necesitamos,

Pasta,
- Medio kilo de harina común.
- 3 huevos.
Relleno,
- 60 gr de queso ricotta.
- 150 gr de espinacas frescas.
- Aceite de oliva virgen extra.
Salsa,
- Medio bote de pasatta Mutti.
- 50 gr de queso ricotta.
- Parmesano recién rallado para espolvorear.

Comenzar elaborando la pasta. Para formar los ravioli he utilizado una raviolera manual que me traje de Roma, pero podemos hacerlos con moldes cuadrados para galletas o con cortadores de rosca dentada manual.
Mezclar la harina y los huevos comenzando a mezclar con los dedos. Pasar el resultado a una superficie enharinada y amasar vigorosamente. Si la masa quedase muy seca añadir un poco de agua, si quedase algo pegajosa (por el tamaño de los huevos), añadir un poco más de harina.
Colocar en un recipiente y tapar con un papel film durante media hora para que la proteína se desarrolle y coja cuerpo.
Preparar el relleno calentando dos cucharadas de aceite a fuego suave y dejando hacerse en él las espinacas poco a poco hasta conseguir que hayan ablandado del todo. Añadir el queso bien desmenuzado y reservar.
Si vamos a utilizar la raviolera manual, espolvorearla bien con harina y reservar.
Dividir la masa en cuatro trozos iguales. Si disponemos de máquina de pasta, pasarla entre los rodillos dos o tres veces para conseguir unas láminas finas, si no es así, estirar con un rodillo enharinado y colocar la primera capa sobre la raviolera.
Ir añadiendo el relleno en los huecos, hay que tener en cuenta que los ravioli se rellenan con poca cantidad sino queremos que se nos rompan durante la cocción o incluso antes. Tener siempre en cuenta que al pasar el rodillo sobre la segunda capa podemos romper la pasta y destrozar el resultado final.
Cubrir con otra lámina de masa y pasar repetidamente el rodillo sobre la preparación hasta que las líneas divisorias se hayan marcado lo bastante como para poder retirarlos de los huecos.




Si van a guardarse, espolvorearlos bien con harina y procurar no amontontonarlos.
Si los vamos a preparar en el momento, calentar abundante agua con sal en una olla alta, verter la pasta cuando hierva y cuando ésta haya subido a la superficie y lleve flotando unos 20-30 segundos, retirar a los platos.
Preparar la salsa calentando a fuego bajo la pasatta y añadiendo el queso hasta que los dos ingredientes se integren.
Servir la pasta sobre la cama de salsa bien espolvoreada con parmesano recién rallado.

º En esta página tenéis acceso a información sobre varios utensilios para la elaboración de la pasta.
º Aquí la pasatta, en este caso sin basilico o albahaca. En mi receta he utilizado pasatta con el basilico.

70 comentarios:

  1. Una de las cosas que más me gusta en la vida es la pasta fresca, hecha en casa por supuesto!
    Muy buena información, como siempre!
    Ya no comeré más mis macarrones sin estar "documentada".
    Feliz fin de semana linda!

    ResponderEliminar
  2. Hello!
    After visiting your blog, I invite you to join us in the "International Directory Blogspot".
    "International Directory Blogspot" is made of thousend of blogs from 135 countries. If you join us and follow our blog, you will have many more visitors.
    It's very simple, you just have to follow our blog, enter your Country and your blog url in a comment, and you will be automatically integrate into the Country list.
    We are fortunate to be on the Blogspot platform that offers the opportunity to speak to the world and to share different passions, fashion, paintings, art works, photos, poems.
    So you will be able to find in different countries other people with passions similar to your ones.
    I think this community could also interest you.
    We ask you to follow the blog "Directory" because it will give you twice as many possibilities of visits to your blog!
    Thank you for your understanding.
    Please follow our blog, it will be very appreciate.
    I wish you a great day, with the hope that you will follow our blog "Directory".
    After your approval to join us, you will receive your badge
    Regards
    Chris
    I follow your blog, I hope it will please you
    To find out more about us, click on the link below:
    http://world-directory-sweetmelody.blogspot.com/

    Hola! Después de visitar tu blog, te invito a unirse a nosotros en el "Directorio de Blogspot Internacional"
    "El Directorio internacional de Blogspot" Es de 135 países y miles de blogs, que está registrando, y después de nuestro blog en el que tendrá muchos más visitantes
    Pues este es el muy simple, sólo tienes que seguir nuestro blog, escriba su país, la URL del blog, y automáticamente se integrarán en la lista de países.
    Tenemos la suerte de estar en la plataforma de Blogspot, que ofrece la oportunidad de hablar con el mundo a compartir con nosotros las diferentes pasiones, la moda, pinturas, obras de arte, fotografías, poemas y así ser capaz de encontrar en otros países las personas con pasiones similares.
    Creo que esta comunidad también podría interesarle.
    Tiene un gran día con la esperanza de que siga nuestro blog "Directory".
    Después de su aprobación para unirse a nosotros, usted recibirá su tarjeta de identificación
    Saludos
    Chris
    Para averiguarlo, haga clic en el enlace de abajo:
    http://world-directory-sweetmelody.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  3. Hay que tener valor para desplumar a Vulcano y dejarle sin pasta.
    La entrada muy buena,la receta también y el resultado genial.
    He visto a Vulcano pidiendo para un helado, porque dice que pasa calor.
    Un beso
    Jorge.

    ResponderEliminar
  4. bella la ricostruzione dell'origine dei "maccheroni"; per me deriva dal greco "makaria" come ben hai detto.
    il piatto molto buono.
    un abbraccio e buon fine settimana!

    irene

    ResponderEliminar
  5. Isabel, creo que podría desayunar tus raviolis....
    Adoro la pasta fresca pero nucna la he comido "casera", tiene que ser toda una experiencia.Ganas me dan de comprarme la raviolera para hacerla.Consigues que todo parezca realmente fácil y delicioso.
    La idea de hacer la salsa juntando la pasatta y el ricotta me ha encantado.
    Buen fin de semana,
    María José.

    ResponderEliminar
  6. Da gusto volver a la cruda realidad con un post de este estilo.
    ¿que tal todo? tengo 17 post tuyos pendientes y no me quiero perder ni uno!! jajaja!!!

    ResponderEliminar
  7. Active long will be very tired, care about for a long time will crash! Michael Kors Handbags

    ResponderEliminar
  8. Buena historia, siempre aprendiendo contigo, y esa pasta hecha en casa será pura delicia, seguro.

    ResponderEliminar
  9. Fíjate Isabel, hace un mes hice pasta fresca, en concreto raviolis y rellenos igual que los tuyos, y jolín, de aspecto no quedaron tan ricos como los tuyos. Es que lo italiano se te da muy bien. Me ha gustado mucho la historia de la pasta, sobre todo cuando dices que la amasaban con los pies, !um, qué bueno! jeje, Besitos guapa

    ResponderEliminar
  10. Me encanta leer tus entradas, desde luego con tu blog hay que cambiar el refrán para dejarlo así: del blog de aliterdulcia no te irás sin saber una cosa más;)
    una receta para chuparse los dedos!
    hoysonrioalespejo.blogspot.com

    ResponderEliminar
  11. Te quedaron perfectos con la raviolera, preciosos y me encanta el relleno, delicioso!!! Pasta caserita, qué delicia!!!

    ResponderEliminar
  12. Curiosa forma de hacer los árabes los macarrones. ¿por qué me gusta tanto leerte, eres muy amena y se aprende mucho en historía, me encantan tus redacciónes. Esta receta es una maravilla, todo lo que sea pasta, me viene muy bien. Gracias por compartir tanto.
    Muuuak.

    ResponderEliminar
  13. Te voy a invitar a mi casa para que me hagas essos raviolis, pero que ricos que tienen que estar. Por otro lado felicitarte por hacernos amena la lectura de tus recetas, tienes mucho mérito, además del gran trabajo que tienes detrás. Besos!!
    Fuertebakery
    fuertebakery.blogspot.com

    ResponderEliminar
  14. Así que podemos encontrar referencias mitológicas de la pasta, desde luego, los dioses griegos y romanos eran vengativos hasta más no poder, siempre con peleas (además de un poco puteros como Zeus), pero claro como bien dices es indudable que el orgien de la pasta que todos amamos tanto es italiano y punto y muchísimo más antiguo que Marco Polo. Yo nunca me he atrevido con la pasta fresca, pero viendo esta maravilla me tengo que atrever. Bs

    ResponderEliminar
  15. Me encantan tus historias, y tus recetas por supuesto.:)

    ResponderEliminar
  16. Isabel, siempre es interesantísimo lo que nos cuentas, me encanta...de la receta y las fotos ni hablo...me encantan.Bss

    ResponderEliminar
  17. Me resulta muy gratificante leer tus historias, siempre aprendo cosas nuevas, y cosas que jamás habría sospechado ni por lo más remoto. Para mi la pasta era italaniana y de ahí no me sacabas, jajaja, ains, perdona mi humilde ignorancia y gracias por esta maravilla relatada.
    Bueno y la pasta que has preparado, menudo lujo, es estupenda, te felicito por el gran trabajo que has realizado y te agradezco que lo compartas con nosotros.
    Besinos y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  18. qué rico por diooos! además pasta hecha en casa, eso es todo un lujazo! un beso

    ResponderEliminar
  19. A mi gustaría hacer pasta fresca y lo tengo pendiente...seguro que me atreveré algún día!!! Esta tuya se ve deliciosa Isabel, me encantaria tener un platito ahora mismo en la mesa!!!
    Besos

    ResponderEliminar
  20. GOSTEI DA HISTORIA QUE NÃO CONHECIA, ACHEI MUITO INTERESSANTE A MANEIRA COM A FEZ.
    O RESULTADO FINAL E DELICIOSO, NÃO RESISTO A PRATOS DE MASSA.
    BOM FIM DE SEMANA
    BJS

    ResponderEliminar
  21. te quedaron de lujo estupenda receta
    besos...................

    ResponderEliminar
  22. Extraordinario, nunca había profundizado sobre los orígenes de la pasta y tu nos has dado una buenísimas lección, me encanta todo lo que nos has contado, la verdad es que no podía dejar de leerlo, me parece fantástico y una excelente manera de ampliar nuestra cultura culinaria, que suerte esta raviolera, a ver si la consigo que a mis hijas les encanta los raviolis, besis

    ResponderEliminar
  23. Isabel que suerte es comer en tu cocina.
    Que pases un feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  24. ¡Qué trabajera! se ven deliciosos

    ResponderEliminar
  25. Qué rica receta de ravioli Isabel. Me ha encantado leer la historia de la pasta italiana, porque es verdad que resumimos y pensamos que todo lo ha traído Marco Polo. Y qué bonita la leyenda de Vulcano, Ceres y el Vesubio! Un beso

    ResponderEliminar
  26. En casa nos encanta la pasta, pero nunca la he hecho casera. Tengo que probar. Nen encanta el relleno y la historia(siempre me ha gustado) pero lo que más me ha gustado es la raviolera. Es monísima. Gracias por todo.
    Un beso

    ResponderEliminar
  27. De maccare parece lo más lógico, no?, cuánto y con qué gusto aprendemos contigo Isabel.
    Nunca he hecho pasta fresca, voy a ver si me compro algún artilugio porque vaya pinta!!.

    ResponderEliminar
  28. Cómo aprendo contigo!! Me ha encantado la historia!!! La pasta fresca no la he hecho todavía, ya le tengo ganas y una manera de comenzar podrían ser estos raviolis, me encantan, aunque ya sabes lo que no le pondría, pero el resto perfecto, impecables hija!! Deben estar deliciosos!!! El molde una chulada!!!
    Besitoss

    ResponderEliminar
  29. Siempre es un placer venir a tu cocina,no solo por las buenas recetas que pones,también por lo que aprendemos de historia.
    Hace mucho que no hago raviolis y ese relleno me resulta de lo más apetecible.

    Un besazo preciosa!

    ResponderEliminar
  30. Asombroso Isabel, de buen napolitano que soy voy aprendiendo mas con tus búsquedas y estudios que en tantos años de italianidad! Felicitaciones!
    Lastima que este domingo ganaremos en contra de España! :))))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Contra cualquier otro equipo querría que ganase Italia, pero contra España no!!! mucho me temo que se vendrán a España con la copa ;)

      Eliminar
    2. Me temo que asi fue...

      Eliminar
  31. Delicioso como siempre y la historia me encanta,sigo aprendiendo contigo.Yo tambien espero que gane España.besinos

    ResponderEliminar
  32. Que maravilla, como siempre me sorprendes con tus entradas tan bien documentadas, no tenía ni idea de la leyenda que nos cuentas, pero me ha gustado casi tanto como los raviolis que has preparado!!!

    ResponderEliminar
  33. Iesbel, una pasta de lo mas deliciosa, hecha como Dios manda, me ha encantado. Un besazo
    cosicasdulces,blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. que buena te ha quedado, anotada queda, besos

      Eliminar
  34. ¡Caramba, que cosas tan interesantes nos cuentas sobre la pasta!, no tenía ni idea de que hubiese algo de mitología en la creación de este producto tan rico.....la receta...estupenda....buen finde...besotes

    ResponderEliminar
  35. Que interesante!!! Me ha encantado la receta y la historia de la pasta.
    Besos!!!

    ResponderEliminar
  36. Genial esta explicación y esta receta me encanta todo tipo de pasta!

    Un sábado inmejorable gracias por esta reseña.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  37. alguna vez he hecho pasta fresca, y la verdad que se nota la diferencia, lástima que no hay tiempo, te quedó perfecta!!!besos

    ResponderEliminar
  38. Vaya pinta!! Me apunto la receta :) un beso

    ResponderEliminar
  39. HOLA ISABEL, CÓMO ME GUSTAN LOS RAVIOLI Y ASÍ COMO TU LOS HACES ME PARECEN DE LO MEJOR, ME GUSTA MUCHO ESE RELLENO SENCILLO Y SABROSO. ESTOY POR COMPRARME LOS MOLDECITOS PARA HACERLOS, POR AHORA LOS HAGO GRANDOTES Y A MANO, PERO ASÍ QUEDAN MEJOR COMO TU LOS HAS HECHO. BESITOS

    ResponderEliminar
  40. Una entrada diez como todas las tuyas. Los ravioli deliciosos sin duda.
    Buen día

    ResponderEliminar
  41. Qué curiosidades nos cuentas sobre la pasta, cuanto aprendo Isabel.... me voy a visitar la página de los utensilios, este "cacharro" es todo un invento.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  42. Que bien lo explicas todo Isabel, da gusto venir a tu cocina!! La pasta se ve genial, yo tengo la máquina y sólo la he utilizado una vez, tendré que usarla más a menudo porque la pasta casera merece la pena.
    Un beso guapa

    ResponderEliminar
  43. Impresionante, la historia y la receta, todo de lo mas exquisito.
    Un beito

    ResponderEliminar
  44. hola, tú si que eres crunchy como mis semillas de amapola jajaja ;) vaya platín de pasta más majo no? yo no tengo el aparatejo y me da pereza el hecho de pensar en hacer mi propia pasta la verdad, pero verlo me encanta, es toda una delicia. Un besucooooooooo

    ResponderEliminar
  45. Qué de cosas aprendemos con tus entradas, sabes mucho y estudias mucho los temás...bueno mucho nunca es la palabra.
    El resultado de la receta genial.
    Bss
    La cocina de Mar
    http://la-cocina-de-mar.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  46. Otro fantástico plato de pasta... Y otra estupenda entrada...Besos

    ResponderEliminar
  47. Excelente entrada, sigo con "devocion" tus explicaciones.

    Un besito.

    Olga

    ResponderEliminar
  48. Me he quedado exhausta al finalizar la lectura de tu entrada actual, pero muy satisfecha ;) Exhausta porque en el curso de su lectura imaginé la recopilación de información que hay detrás y lo que ello supone. Un ritual envuelto en paciencia. Exhausta porque vinieron a mi mente clases que tenía olvidadas de mitología, antrolopolgía, historia antigua, historia de la Edad Media, etimología de las palabras(spaguetti, vermicelli,gusano, verme)...ha sido todo un placer. Como curiosidad, te contaré que en el 2009 en Bangkok, me contó un tailandés comiendo un plato de pasta (ya,ya ...debería estar comiendo otra cosa) que los chinos comentaban que la pasta no era de origen italiano (se pensó que yo era italiana en un principio), sino de China :) Bueno, volviendo a mis mundos más mundanos, me encanta la raviolera!!! Perdona por el rollo, Isabel. Biquiñossss :)

    ResponderEliminar
  49. Una entrada a la altura de las circunstancias, qué buena asociación de arte, historia y gastronomía, la síntesis de lo que es Italia en un solo plato. Qué ricos los raviolis!! Yo no consigo por aquí ricotta así que tiro de quesos patrios y esa raviolera romana, que guapa, yo siempre estoy tentada a traerme mil artilugios pero menos mal que las restricciones aéreas me obligan a ser sensata!

    ResponderEliminar
  50. Que buenos y la historia incribel como siempre, la de qcosas que aprendo contigo en todos los sentidos. Gracias por la página de utensilios porque quiero ponerme a hacer yo pasta casera. Eres un encanto.
    Besines

    ResponderEliminar
  51. Nenita, cómo describirte este momento, tras leer tu maravillosa descripción en todas sus versiones sobre los macarrones. La información excepcional junto a una descriptiva bellísima llena de orden, limpia que unida a esta receta ... es lo más.

    Muchísimas gracias por permitirnos disfrutar de tus estudios tan minuciosos.

    Muasss preciosa, como siempre, un maravilloso lujo visitarte.

    ResponderEliminar
  52. lo unico que puedo decir aparte de esta increible historia que nos cuentas y que siempre tienes bajo el brazo es que yo quiero ese molde...lo quiero...ya....donde lo has comprado...nunca lo he visto...le han dado un toque increible a ese plato...yo los hago a mano..uno por uno y es muy lento...un visto y no visto eso si cuando estan en la mesa...pero el trabajo que da ni te cuento....un artista como siempre...!!

    ResponderEliminar
  53. Qué tal lección de historia. Lo único que espero es que los diosos sigan con sus peleas porque ya veo que de ello salen cosas tan ricas como la pasta.
    Siempre se ha escuchado eso, que el origen de la pasta es italiana o china, la verdad es que uno mentalmente siempre asocia la pasta a Italia, es inevitable, aunque los chinos tengas sus fideos de arroz. Pero si nuestro instinto dice que es italiana y los rastros históricos más remotos hablan de la pasta en Italia, pues sin duda serán italianas. Y Marco Polo debe haber probado también alguna pastita made in China, pero como algo ya conocido.

    ResponderEliminar
  54. No pensaba yo encontrarme algo que no fuese un postre y mira que sorpresa!! sobre todo porque no conocía esos utensilios para preparar raviolis!! que guay!. Que buena pinta tienen los que has hecho, un besote Isa.

    ResponderEliminar
  55. Gracias por compartir la hsitoria de estos ravioles. Amo las pastas y rellenas, me matan. Te quedaron de lujo.
    Bss
    Tita

    ResponderEliminar
  56. Que maravilla la pasta hecha en casa Isabel! Yo tengo la maquinita y todo, pero en el fondo del armario ...es use me da una pereza! Pero tengo que retom;arlo porque es realmente sencillo y además tengo un libro buenísimo de pasta , con muchas salsas para acompañar y todo tipo de receta italianas .... De ricotta y espinacas me parece una delicia ....hoy no tengo tiempo a leer mi clase de arte de los sábados , estoy agitada, pero cuando tengo tiempo, repaso varias de tus entradas....un besito!

    ResponderEliminar
  57. Hola,

    Ando de nuevo por aquí y me apetecía venir a saludarte.
    Quedas invitada a unas albóndigas que he preparado para cenar.
    Me pongo al corriente de lo que ha pasado por tu cocina y tomo buena nota de las recetas que has elaborado.
    Un cordial saludo.

    Kui_Netes
    :)

    ResponderEliminar
  58. Que delicia!! bueno de ti que vamos a esperar, si todo lo bordas...Besos

    ResponderEliminar
  59. Muy rico te han quedado y el relleno divino besos

    ResponderEliminar
  60. Vengo de comer pasta....y veo la tuya y me tienta de nuevo!!....ue ha quedado de lujo....pero lo que mas me gusta de esta entrada es la historia.....que interesante!.......Abrazotes, Marcela

    ResponderEliminar
  61. ¡Qué rico! Tengo ganas de estrenarme algún día con la pasta casera, me guardo tu receta que tiene una pinta exquisita.

    ResponderEliminar
  62. ¡Que buena pinta tiene!

    http://juegodesabores.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
  63. Qué historia tan curiosa.... me encantaría hacer la pasta yo, más que nada porque el relleno sería de verdad!!! el caso es que me da mucha pereza!!!! Te quedó fantástico como todo lo que haces ;). Besines.

    ResponderEliminar
  64. Una pasta deliciosa Isabel.Tengo que sacar la maquina. Un besin.

    ResponderEliminar
  65. Me quedo boquiabierta cuando leo que amasaban la masa de la pasta con los pies. ¡Alucino! Ahí es donde entiendo que el azufre de las aguas de Liguria transfieren una elasticidad especial a la pasta. ¿Estás segura de que es realmente el azufre del agua, y no el de los pies? ;)

    Vaya con el dios Vulcano y la diosa Ceres. Menos mal que su amor no duró más de lo que debía, porque sin disputa, no habríamos tenido la pasta de la que podemos disfrutar hoy.

    Hace muchos años, bueno, no tantos, cuando era una niña, mi madre solía poner macarrones con frecuencia, y siempre cocinados de la misma manera. Los cogí una tirria ... Y lo que era tan habitual entonces en mi casa, era una comida que solo se tomaba tiempo atrás durante el Carnaval. Hoy, sin embargo, habría quien comería pasta todos los días, y de hecho, seguro que hay que lo lleva a la práctica.

    Una interesante entrada, sí señora.

    Besos!!

    ResponderEliminar