14 de abril de 2012

la corona bizantina

Bizcocho de manzana y avellanas basado en las coronas bizantinas clásicas de estilo casco.




A la muerte de Teodosio I, en el año 395, el Imperio Romano, por razones administrativas, dada la enorme extensión de su territorio que lo convertía en ingobernable, fue definitivamente dividido en dos partes, la oriental y la occidental.
Teodosio nació en Hispania, en Cauca, actual Coca o quizá en Itálica o sus alrededores. Fue hijo de un oficial militar, Teodosio el viejo, conocido en la época como el comes Theodosius


En el año 527, asume el poder el que será el más brillante de todos los emperadores bizantinos; Justiniano.




Fue emperador de los romanos desde el 1 de Agosto de 527 d.e hasta su muerte, y el último en hablar latín como lengua materna.
Su madre Vigilantia era hermana del famoso general Justino que ascendió desde el ejército a la dignidad imperial. Su tío le adoptó y se aseguró de que recibiese una buena educación: Justiniano siguió así el currículo educativo habitual, centrándose en la jurisprudencia y filosofía. Avanzó en su carrera militar con gran rapidez, y se abría ante él un gran futuro cuando, en 518, Justino se convirtió en Emperador. Justiniano fue nombrado cónsul en 521, y posteriormente general del Ejército de Oriente.

Cuatro meses después, Justiniano pasó a ser el único soberano tras la muerte de Justino. Su reinado tendría un gran impacto en la historia mundial, dando lugar a una nueva era en la historia del Imperio bizantino y de la Iglesia Ortodoxa. Fue un hombre con una capacidad de trabajo fuera de lo común, que tenía un carácter afable, moderado y alegre, pero que también podía ser despótico, artero y falto de escrúpulos cuando le convenía. Era un hombre que no salía de su despacho prácticamente, manejando desde allí el Imperio, y por sobre todos los aspectos personales sobresalía su falta de carisma, aspecto casi imprescindible en un soberano absolutista, más aún no despertaba simpatía alguna entre sus súbditos. Fue el último Emperador que intentó recuperar los territorios que poseyó el Imperio Romano en tiempos de Teodosio I, y con este fin, puso en marcha grandes campañas militares. También desarrolló una colosal actividad constructiva emulando la de los grandes emperadores romanos del pasado.

En 523 se casó con Teodora, una ex-actriz; hasta entonces, las actrices resultaban socialmente próximas a las prostitutas, y en el pasado, a Justiniano le habría resultado imposible casarse con ella, pero Justino había aprobado una ley que permitía los matrimonios entre distintas clases sociales, lo que llevaría, ya en el reinado de Justiniano, a una cierta atenuación de las diferencias sociales en la corte bizantina. Teodora llegaría a ser una persona muy influyente en la política del Imperio, y algunos emperadores posteriores seguirían el precedente de Justiniano casándose fuera de la clase aristocrática.


La vida de Teodora fue muy complicada. Acusada de actriz circense o meretriz, no quedan claros estos puntos.
Provenía de una familia de lo que hoy conoceríamos como clase media. Educada en el huso y la rueca, llega a la capital con su familia para acudir a lo que entonces era conocido como el concurso de novias; una presentación de las bellezas del reino ante el heredero para que eligiese esposa.
Se le atribuyen los siguientes y muy discutidos logros;

  • Promovió la primera ley del aborto que se conoce.
  • Mejoró la ley del matrimonio que dando máxima libertad incluso para cometer bigamia.
  • Protegió del castigo al adúltero o la adúltera.
  • Permitió el matrimonio libre entre clases sociales, razas o religiones.
  • Permitió que la mujer se pudiera divorciar libremente.
  • Prohibió la prostitución forzosa.
  • Instauró la pena de muerte por violación.
  • Reglamentó los burdeles. para evitar abusos debiendo estar regentados por las propias mujeres.
Si atendemos a Procopio de Cesarea podemos escuchar unas palabras que Teodora pronunciara sobre estos particulares;

"Teodora prestó también considerable atención al castigo de las mujeres dedicadas al comercio carnal. Ordenó apresar a más de 500 prostitutas del Foro que se ganaban miserablemente la vida vendiéndose por tres óbolos, y las envió al otro lado del estrecho, donde fueron recluidas en el monasterio llamado del Arrepentimiento, para obligarlas a reformar su modo de vida. Sin embargo, algunas de ellas se arrojaron de noche desde los pretiles y, de ese modo, se libraron a sí mismas de una salvación no deseada"

Los mosaicos en los que podemos observar los rostros de Justiniano y Teodora, se encuentran en la iglesia de San Vital en Rávena, inaugurada por unos emperadores ya ancianos (Justiniano era sexagernario y Teodora moriría al año siguiente, su esposo la sobrevivió veinte años).

Los monarcas están coronados (poder terrenal) y llevan un halo de santidad  (poder espiritual), constituyendo un claro paradigma del cesaropapismo bizantino: el emperador posee una categoría moral superior, la Iglesia y el Estado son uno sólo en él, que es rey-basileus (Βασιλεύς) por mandato divino y mayordomo del mismo Dios, archisacerdoteisapóstolos.

Las coronas bizantinas eran parte del suntuoso atavío de los emperadores bizantinos, junto con la púrpura (las capas de dicho color) en ocasiones bordadas de brocado y el palio alrededor de los hombros.
Teodora adoraba las joyas extravagantes y de gran tamaño; los hombres solían lucir barba, y las mujeres no se cortaban nunca el cabello.
Las coronas femeninas, y las masculinas en algunos casos, formaban un casco que cubría la cabeza y del cual salían dos grandes hileras de perlas o piedras unidas a ambos lados.
Estos adornos rozaban los hombros y constituían un adorno suntuoso muy acorde con la orfebrería bizantina, generalmente más ostentosa que delicada.
La corona como símbolo de poder terrenal, tiene su lugar en unas palabras que, de nuevo según Procopio, fueron pronunciadas por la Emperatriz.


" Aunque morir es la condición de nacer, es insoportable pasar del poder imperial a la ilegalidad. Dios no permita nunca que se me prive de la púrpura, que se retire la corona de mi cabeza; no sobreviva yo al día que se me deje de aclamar como emperatriz. Si lo que quieres, Emperador, es seguridad, eso es fácil de conseguir. Disponemos de dinero en abundancia; está el mar; están nuestros barcos. Pero ¡Cuidado! no vayas a descubrir, una vez a salvo, que habría sido preferible la muerte. Prefiero la vieja máxima: "La púrpura es un bello sudario".




Para nuestro bizcocho coronado por manzanas y avellanas necesitaremos,

- 3 huevos.
- 175 gr de mantequilla derretida.
- 2 cucharadas de canela molida.
- 175 gr de azúcar.
- 3 manzanas sin pelar y sin el corazón.
- 100 gr de avellanas enteras.  
        - Una cucharadita de levadura y 350 gr de harina.
         - Gelatina o mermelada rebajada con agua para abrillantar la superficie.

Mezclar harina, canela, azúcar y levadura. Reservar.
Batir los huevos con la mantequilla ya derretida pero templada. Cortar dos de las manzanas, con la piel sin el corazón, en trozos y añadir a la mezcla de harina junto a la mitad de las avellanas.
Añadir la mezcla de huevos y remover bien.
Verter sobre molde engrasado y enharinado y colocar sobre la masa las rodajas de la manzana restante y, en los círculos libros de haber retirado el corazón, colocar las avellanas.
Hornear en horno precalentado a 180º unos 50-60 mn. Pinchar en el centro para comprobar la cocción.
Pintar la superficie en caliente con un poco de gelatina disuelta en agua o con mermelada del sabor elegido.
Enfriar sobre una rejilla.



º A los interesados en la historia de Bizancio y, en especial, la de las mujeres del Imperio, os recomiendo las lecturas:

- Mujeres en púrpura. Ensayo. Judith Herrin. 
- Teodora, Emperatriz de Bizancio. Novela histórica. Gillian Brandshaw. 




Para todos aquellos que me preguntáis a través de mail o Facebook, aún quedan plazas para los Cursos de Galletas Decoradas del 6 y del 20 de Mayo.
¡Comuniones y bautizos!!


92 comentarios:

  1. Me ha encantado la entrada tanto la historica como la culinaria, es una delicia leer tus post, un beso y a seguir asi.

    ResponderEliminar
  2. vata lecion de historia mas apaña que nos da, y del bizcocho ya ni te cuento, que pena estar tan lejos para hacer el curso, besos

    ResponderEliminar
  3. Al final resulta que era majo Justiniano.... lo mejor ese bizcocho tan asturianín con las manzanas y las avellanas. Estoy en proceso de mentalización para los macarons.... Besos

    ResponderEliminar
  4. Canela!ummmmmmmmmmmmmm, me rechifla, y este me lo guardo que debe estar exquisito.
    La historia, alucinante, me encanta pero es que la historia como asignatura siempre me gustó muchísimo.
    Cursos de galletas, que pena no poder asistir.
    Bicos

    ResponderEliminar
  5. Me quedo con tu corona, que la de Justiniano debe estar un poquito caducada...:) Tiene una pinta deliciosa. Feliz finde.

    ResponderEliminar
  6. No sé si me gustan más las avellanas o las perlas. Besos

    ResponderEliminar
  7. Viva Teodora!!! Los debía tener bien puestos para enfrentarse a todos y siendo considerada poco más que una meretriz llegar dónde llegó y promover todos esos cambios tan significativos en la situación de la mujer!!! Qué preciosos son los mosaicos Bizantinos, me encantan!!!
    El bizcocho ni te cuento lo que me gusta, ese aroma a canela y manzanitas, qué poquito me iba a durar a mí...Que pases un estupendo fin de semana!!!

    ResponderEliminar
  8. Que rica esta corona, me la pongo por montera y la pruebo de paso, que maravilla.
    Besitos

    ResponderEliminar
  9. Que rica corona, deliciosa. Que interesante lo que nos cuentas sobre Teodora y el Imperio Bizantino, le echaré un vistazo a los libros que recomiendas.

    Besos

    ResponderEliminar
  10. No he sido nunca muy amante de la historia. Un mal profesor tuvo la culpa de que se me atravesara la materia y me quedé con esa "tara" para siempre, pese a reconocer que es una de las fuentes de cultura más importante.
    Pese a eso, me ha encantado la entrada. De todos modos reconozco que me gusta más la receta que cualquier historia que de coronas. Tiene una pintaza.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  11. Interesante historia, el bizcocho tiene una pinta estupenda, felicidades por el resultado!!

    ResponderEliminar
  12. hola, me iba a poner ahora mismo a hacerla y creo que se te olvidó poner la harina, qué penaaaaaaaaaaaaaaa! Venía mi hermana a desayunar y pensaba hacerla.
    Repásala.
    Bicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se me pasó, gracias!! son 350 gr de harina

      Eliminar
  13. Era brava Teodora eh? ;)

    Me llevo un trocito, aunque casi que me lo llevo entero... :)

    ResponderEliminar
  14. Cuando me saturo de leer novelas soy de las que ataco entonces con los libros de historia, salvando la distancia, evidentemente, he descubierto a lo largo de mi vida, maravillosos relatos verídicos que muchas novelas querrían para sí... no hay mejor ejemplo que lo que tú nos has contado hoy de la emperatriz Teodora...

    en cuanto al bizcocho... estoy absolutamente convencida de que és pecado mortal pegarle un mordisquito!!! qué barbaridad!!!! no se puede tener mejor pinta!!!!

    un beso

    ResponderEliminar
  15. Isabel, me gustan tus 'lecciones' de historia casi tanto como tus recetas, es un placer seguir tu blog.
    Gracias!

    ResponderEliminar
  16. Qué valiente e inteligente esta Teodora!! Me ha gustado mucho la historia, ¡menudo post más currado, cuánta información! qué gusto :) Y el bizcocho se ver muy rico, muy esponjoso y la "cobertura" me encanta, tiene que estar muy rico sin duda.

    Un besito, nos vamos sabiendo un poquito más, y con hambre.. :)

    ResponderEliminar
  17. Una entrada fabulosa como siempre. El corte de ese bizcocho muy tentador.
    Buen día

    ResponderEliminar
  18. Porque tengo reservadas mis manzanas ambrosía (y qué pena me da no comérmelas a mordiscos) para una tarta de queso. Si no, tendría que ir ahora mismo a guardarme esta coronaza (cuya receta me guardo, ¡¡no te vayas a pensar!!), que tiene una pinta estupendíiiiiiiisima, con todos mis respetos, eso sí, al bizcocho de nata de tu madre.

    Y la clase de historia que nos has preparado hoy me ha encantado, la figura de Teodora me parece interesantísima. Te iba a decir que bien documentada (todo lo que se puede, teniendo en cuenta la época), y con una buena pluma, daría para una novela histórica interesantísima, y has salido justo con ese título de Brandshaw, que me apunto a la de ya!! ¡¡Muchas gracias por la recomendación!!

    Una pena que el mundo virtual no permita que podamos leerte mientras degustamos la receta que nos traes con tus artículos :P

    Un beso, y feliz finde!!

    ResponderEliminar
  19. Grazie per l'introduzione storica e per questa splendida ricetta con gli ingredienti che più amo.
    Un abbraccio!

    ResponderEliminar
  20. Tiene que estar buenisima¡¡¡ Te la copio saludos

    ResponderEliminar
  21. ¡Mira que gran mujer era esta Teodora!Me encantan estos recordatorios de historia...
    Este bizcocho no estará mucho tiempo en pendientes...te lo digo yo.
    Un abrazo Isa

    ResponderEliminar
  22. Vaya guerra que me dieron Justiniano, Teododio y Teodosiolo en Historia del Derecho con un trozo de esta corona bizantina lo hubiera llevado mucho pero que mucho mejor, se ve tremenda! 1 besito

    ResponderEliminar
  23. Que buena pinta!!!!! Se me hace la boca agua!!

    ResponderEliminar
  24. vivan las teodoras de la vida jjj oye me gusta mucho esta receta eh, manzana..canela...que guay! un besazo y feliz finde (aunque sea pasado por agua, bueno igual en asturies no)

    ResponderEliminar
  25. guauuuu que bizcocho!!! sin palabras de la pinta que tiene!!! Besos

    ResponderEliminar
  26. Un placer seguirte, además de aprender algo nuevo las recetas son estupendas. Este bizcocho ya lo ímagino en los desayunos.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  27. Que maravilla de post, la historia y el bizcocho de lujo!! Saludos

    ResponderEliminar
  28. Lo haré por Teodora siempre me ha parecido que tenia mucha fuerza
    Bss
    Patricia

    ResponderEliminar
  29. La verdad que es una delicia visitar tu blog. No sólo aprendo de repostería sino tambien de historia. Me apunto la receta e intentaré que me queda igual de buena que la tuya. Gracias. :)

    ResponderEliminar
  30. Un bizcocho genial y jugoso, y una lección de historia estupenda, besos

    ResponderEliminar
  31. Impresionante receta y muy buena la explicación sobre la historia. Genial, como siempre. Besos.

    ResponderEliminar
  32. Que ganas dan de pegarle un bocado ^^

    ResponderEliminar
  33. ¡Qué buen bizcocho! Tiene una pinta increíble :)
    Me lo apunto!!

    ResponderEliminar
  34. esto es una entrada con clase, si señor. Un beso.

    ResponderEliminar
  35. Por favor pero qué delicia de corona comestible, y como siempre he disfrutado un montón de tu saber dentro y fuera de la cocina.Besos.

    ResponderEliminar
  36. Muy interesante la historia, y el bizcocho una auténtica maravilla, tiene un aspecto formidable.
    Un besito

    ResponderEliminar
  37. Que cosas tan interesantes nos cuentas QUERIDA AMIGA!!!
    UNA CORONA DIGNA DEL MEJOR REY-NA :)

    ResponderEliminar
  38. no se que me ha gustado mas si la historia o el bizcocho me quedo con los dos
    besos

    ResponderEliminar
  39. Curiosa discutible historia la de hoy para llegar al este bizcocho tan bien coronado :)
    Un saludito

    ResponderEliminar
  40. Gracias por la historia tan interesante! Que maravilla de bizcocho!!

    ResponderEliminar
  41. mi prowimo bizcocho será este. me encantan tus historias.

    ResponderEliminar
  42. Muy buena historia, sabes que me encanta....pero el bizcocho no se ha quedado atrás para nada....que pintaza!!!! Diosssss!!!!!. Besosssss.

    ResponderEliminar
  43. Que atrevida Teodora para su época, no? Isa otro de tus magníficos bizcochos, que presentación más bonita.
    Y las galletas de comunión, desde luego no se te resiste nada.
    Besitos y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  44. Tiene que estar muy rico ,con esa manzana por encima.besinos

    ResponderEliminar
  45. Una delicia para disfrutar, en realidad toda la entrada. Un abrazo, Clara.

    ResponderEliminar
  46. Una historia genial, no conocía las hazañas de Teodora!!! Siempre aprendo contigo, en todos los sentidos!!!
    El bizcocho este me lo llevo entero, tiene una pinta tremenda sin cortar, pero al ver el corte me he enamorado!!!
    Lo tengo que hacer a la vuelta de vacaciones!!
    Besitos guapa!!

    ResponderEliminar
  47. Un placer estudiar historia contigo si lo hacemos compartiendo un bizcocho tan rico como este, un verdadero espectaculo
    Un beso

    ResponderEliminar
  48. ¡Qué corte tiene! Va a ser que me la llevo para probar... Gracias guapa, un besote. Inma.

    ResponderEliminar
  49. Que buena pinta!!!! Además yo soy amante reconocida de las manzanas, justo ahora tengo en el fuego una salsa de manzana haciendose y en el frigo una tarta de manzana que he echo esta mañana... mmm :D Espero que guste esta noche:S jaja
    hoysonrioalespejo.blogspot.com

    ResponderEliminar
  50. Isabel se ve absolutamente delicioso y el sabor de las avellanas lo hacen ya impresionante.
    Bsos

    ResponderEliminar
  51. Que gran mujer, preciosos mosaicos y el bizcocho es impresionante, delicioso.
    Las galletas monísimas y el bizcocho de natas, uuuummmm.
    Una vez más te felicito!!
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  52. Una clase de historia fantastica, una corona para una reina......me refiero al bizcocho, delicioso..........besos

    ResponderEliminar
  53. Una corona preciosa para una reina como eres tu de la alta repostería! me la apunto que por aquí las avellanas son de categoría extra! Bsss wapísima.

    ResponderEliminar
  54. Genial la receta, y genial la historia detrás. Me ha encantado la entrada.

    Besos,
    Mikey.

    ResponderEliminar
  55. que reportaje mas completo, me has dejado con la boca abierta como siempre..!!que increibles detalles y controversias de ciertas epocas de la historia, mira tu de actriz al trono...por cierto....el pastel de manzana es mi favorito desde peque...lo hago cada vez que puedo.....me has vuelto a refrescar la memoria....!!!

    ResponderEliminar
  56. Vuelvo de vacaciones y veo este bizcocho tan estupendo y un post lleno de historia, así da gusto.
    Besines

    ResponderEliminar
  57. Muy interesante Teodosia. Es una pena que no se conozcan a las grandes mujeres que estaban detrás de los emperadores. Bueno, alguna habrá para olvidar pero esta, sin duda, es para recordar. El bizcocho, como siempre, delicioso. Besos.

    ResponderEliminar
  58. Maravillosas entradas las tuyas de los sábados (y el dulce ni te cuento). BS

    ResponderEliminar
  59. Un placer leerte.
    Me voy para no comerme esa maravillosa corona.
    Un beso

    ResponderEliminar
  60. Como siempre: genial introducción y exquisito postre. Un besote de OLi de ENTEBARRANCOS

    ResponderEliminar
  61. que rico ese bizcocho y las galletitas preciosas


    ¡¡besos¡¡

    ResponderEliminar
  62. Cualquier postre que lleve manzana o queso son mis preferidos y esta corona bizantina tiene que estar para quitar el hipo ya que además, tiene el añadido de las avellanas. Los bizcochos con cualquier tipo de fruta resultan muy jugosos y yo la manzana se la añado con frecuencia, pero nunca la puse sin pelar, de modo que anotadina queda la receta porque me ha encantado.

    Un besín.

    ResponderEliminar
  63. Hola guapa, no se si te lo he dicho, me encanta tu nuevo look, ¡un acierto! Bueno también me gusta el bizcocho.

    Un besito

    ResponderEliminar
  64. Perfecto post, interesante y la receta con una pinta magnifica, tiene que estar genial, por cierto que chulas las galletitas besos

    ResponderEliminar
  65. perfecta esta receta..me acaban de traer avellanas y el lunes me compro las manzanas...se ve genial!
    bicos

    ResponderEliminar
  66. Hace poco he leido una biografía de TEODORA y me encantó.
    El bizcocho...GENIAL!!
    Besos

    ResponderEliminar
  67. Madre mía, Isabel, por lo que cuentas Teodora ganó mucho con el cambio de vida de ser actriz a pasar a ser la reina y señora de su rey y de su palacio. Una vida política intensa que engrandecería mucho más a su reinado y a su reino.

    La corona bizantina que nos has preparado se ve tremendamente rica, deliciosa. ¡Qué jugosa! ¡Y qué envidia más grande por no poder tener un trocito junto a mi desayuno!

    Un beso fuerte!!

    ResponderEliminar
  68. Qué gran mujer Teodora. Muy rica la corona. Tengo mono de cocinar con almendras, justo la semana pasada compré para ver qué se me ocurre. Un beso

    ResponderEliminar
  69. Soy una apasionada de cocina y tambien de historia, y dejame felicitarte porque tu blog ademàs de ser interesante es muy profesional.Gracias por compartir ambas cosas (la receta, la historia ,muy bien documentada)con todas nosotras.Excelente post.Daniela

    ResponderEliminar
  70. Maravillosa corona, tiene que ser toda una tentación tenerla cerca.
    Un besote

    ResponderEliminar
  71. Isabel, tienes uno de los mejores blog de gastronomía que conozco porque además de las riquísimas recetas, nos haces al leerte un poquito más cultas. Es una gozada leerte. Mi más sincera enhorabuena.
    Besote

    ResponderEliminar
  72. Ultimamente haces unas tartas que quitan el sentío!!!y las ganas de hacer dieta tamabién!!!jejejeje,,besos!!

    ResponderEliminar
  73. Deliciosa entrada Isabel al igual que la corona. Me he pasado un ratito fantástico con esta lectura pero lo malo es que ahora me ha entrado un hambre... Somos una panda de masoquistas de la cocina ;) Besosss. ROSA

    ResponderEliminar
  74. Isabel me parece una tarta muy buena y facil de preparar. Dime, tus recetas no se pueden recibir por correo verdad? es que si no me acuerdo de pasarme por el blog no veo lo ultimo que publicas y la verdad me gustaria que no fuera así. Besos y gracias por compartir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Isabel, no tengo esa función activada, pero sí puedo decirte que el blog se actualiza a diario de lunes a sábado.
      Un saludo!

      Eliminar
  75. Qué rica Isabel, se ve deliciosa, y el aporte histórico me ha encantado. Pero sin duda me he quedado enamorada con los macarons dl post anterior :)

    Un beso

    ResponderEliminar
  76. Ohhhhh que rico tiene que estar. Los bizcochos que llevan manzana todos todos me encantan y las avellanas son de los frutos secos que mas me gustan, menuda combinacion ;))

    Beatriz

    ResponderEliminar
  77. Qué cosa tan rica! me encanta la foto cenital, está preciosa. Un beso

    ResponderEliminar
  78. Acabo de hacer este bizcocho y està buenísimo . Me ha salido más bajito porque el molde era mayor y muy oscuro. ¿Por qué sería? Era la misma cantidad de canela. De todos modos el sabor delicioso.Me encanta. Enhorabuena por la receta.

    ResponderEliminar
  79. Una combinación de sabores muy rica, la probaré. Un besin.

    ResponderEliminar
  80. La combinación de manzana y canela es deliciosa!! Las avellanas te las dejo a tí :-)

    bessissssss

    ResponderEliminar
  81. Me encantan los bizcochos de manzana y éste tuyo se ve ideal para desayunos y meriendas, además tiene historia, doblemente interesante.

    un besazo, guapa y buena semana

    ResponderEliminar
  82. Isabel, te felicito por tu blog, no sólo nos muestras delicias culinarias si no que aportas el valor añadido de la cultura.

    Esta entrada me ha encantado. Decididamente voy a seguirte.

    Un beso.

    Olga

    ResponderEliminar
  83. Vaya mujer de bandera! Qué historia más interesante Isabel, me ha gustado mucho, tanto como me va a gustar comerme el bizcocho. Un beso

    ResponderEliminar
  84. Una entrada muy interesante, me ha gustado mucho. Y el bizcocho espectacular, me comía un trozo ahora mismo.
    Besos

    ResponderEliminar
  85. Qué bizcocho más rico. Me chifla la combinación manzana-canela. Y se ve tan esponjoso y jugoso! Un besito:) Susana.

    ResponderEliminar