17 de marzo de 2012

pescado transformado

Lo que yo llamo “pescado transformado”. Limpie un noble salmón de mar, quítele las escamas, así como los huesos y toda impureza. Y he aquí al secreto del plato: Mezcle la carne del pescado con huevos, pimienta y sal, y moldee con ellos albóndigas de un puño de tamaño. Cúbralas con pan rallado ( algo de clara de huevo hará que se adhiera) y póngalos a dorarse en una olla con aceite hirviendo. La guarnición de este sencillo plato es una hoja de perejil. 

Croquetas de salmón y salsa de ajo basadas en la receta de Leonardo da Vinci Pescado transformado.

 Debido al muy bajo sueldo que percibía trabajando en  taller de Verrocchio, Leonardo tenía que complementar sus ingresos con trabajos fuera del taller. Y se pone a trabajar por las noches como camarero sirviendo comidas en la famosa taberna de Los Tres Caracoles, al lado del puente Vechio de Florencia. 
Pero tras la misteriosa muerte por envenenamiento de todos sus cocineros en la primavera de 1473, Leonardo quedó a cargo de las cocina de la taberna, abandonando el taller del maestro Verrocchio. 
En esta nueva aventura como jefe de cocina intenta revolucionar la cocina tradicional del Renacimiento, y emprende la tarea de "civilizar" al plato principal y a los habitúes del “Los Tres Caracoles” ; la polenta.
Idea y sirve lo que hoy llamaríamos "nouvelle cuisine" diminutas porciones de carne sobre pedacitos tallados de polenta, platos delicadamente presentados, cosa a la que no estaban acostumbrados sus conciudadanos y clientes del lugar, que querían comer hasta atiborrarse. Se generó a partir de sus ideas tal escándalo, que salvó su vida por poco, ya que quisieron matarlo los hambrientos feligreses al interpretar que Leonardo se estaba riendo de ellos. 


Las normas básicas que Leonardo observaba en la mesa eran las siguientes,
- Ningún invitado ha de sentarse sobre la mesa, ni de espaldas a la mesa, ni sobre el regazo de cualquier otro invitado. Está claro que, para algunos, sentarse a la mesa era un tema literal. Con zapatos y todo. 
- Tampoco ha de poner la pierna sobre la mesa. Por si acaso no había quedado claro.
- Tampoco ha de sentarse bajo la mesa en ningún momento. ¿Cuánto bebía esta gente?
- No debe poner la cabeza sobre el plato para comer. Pero no especifica si lleno vacío.
- No ha de poner trozos de su propia comida de aspecto desagradable o a medio masticar sobre el plato de sus vecinos sin antes preguntárselo. Otra cosa es que el comensal tenga hambre de días y no sea muy mirado...
- No ha de enjugar su cuchillo en las vestiduras de su vecino de mesa. Ni en las vestiduras ni en ninguna otra parte del cuerpo. 
- No ha de limpiar su armadura en la mesa. Con la armadura limpia de casa ...
- No ha de morder la fruta de la fuente de frutas y después retornar la fruta mordida a esa misma fuente. Nada, que uno no podía divertirse ni en los postres.
- No ha de escupir sobre la mesa. Al menos hasta haber terminado de comer.
- Ni tampoco de lado. Ni siquiera disimulando!
- No ha de pellizcar ni golpear a su vecino de mesa. Fuera cotillas en los banquetes.
- No ha de hacer ruidos de bufidos ni se permitirá dar codazos. Ni por lo bajini. 
- No ha de poner los ojos en blanco ni poner caras horribles. Por muy malas que estén las ancas de rana.
- No ha de poner el dedo en la nariz o en la oreja mientras está comiendo. A buscar petroleo a Dubai,
- No ha de hacer figuras modeladas, ni prender fuegos, ni adiestrarse en hacer nudos en la mesa (a menos que mi señor así se lo pida). ¿De verdad a alguien podrían ocurrírsele tales cosas? 
- No ha de dejar sueltas sus aves en la mesa. Las aves en la cama de cada uno y Dios en la de todos.
- Ni tampoco serpientes ni escarabajos. ¿Cucharachas?
- No ha de tocar el laúd o cualquier otro instrumento que pueda ir en perjuicio de su vecino de mesa (a menos que mi señor así se lo requiera). A riesgo de que alguien le rompa el laúd en la cabeza.
- No ha de cantar, ni hacer discursos, ni vociferar improperios ni tampoco proponer acertijos obscenos si está sentado junto a una dama. Ésto en el siglo XXI se ve de otra manera... 
- No ha de hacer insinuaciones impúdicas a los pajes de mi señor ni juguetear con sus cuerpos. Es que menudas mallas se gastaban los malditos...
- Tampoco ha de prender fuego a su compañero mientras permanezca en la mesa. Básico si queremos seguir teniendo compañía. 
- No ha de golpear a los sirvientes (a menos que sea en defensa propia). Al tercer puré sobre el jubón uno es libre de cargarse al sirviente y hasta comérselo llegado el caso.
- Y si ha de vomitar, entonces debe abandonar la mesa. Éste podría ser sin duda el compañero de mesa del prospector de petroleo. 

Pero sin duda, las mejores normas eran las siguientes.


- Si hay un asesinato planeado para la comida, entonces lo más decoroso es que el asesino tome asiento junto a aquel que será el objeto de su arte, y que se sitúe a la izquierda o a la derecha de esta persona dependerá del método del asesino, pues de esta forma no interrumpirá tanto la conversación si la realización de este hecho se limita a una zona pequeña. En verdad, la fama de Ambroglio Descarte, el principal asesino de mi señor Cesare Borgia, se debe en gran medida en su habilidad para realizar su tarea sin que lo advierta ninguno de los comensales y, menos aun, que sean importunados por sus acciones. Después de que el cadáver, y las manchas de sangre, de haberlas, haya sido retirado por los servidores, es costumbre que el asesino también se retire de la mesa, pues su presencia en ocasiones puede perturbar las digestiones de las personas que se encuentran sentadas a su lado, y en este punto un buen anfitrión tendrá siempre un nuevo invitado, quien habrá esperado fuera, dispuesto a sentarse a la mesa en ese momento. 

Visto así, y si el asesinato va a ser impepinable, me parece lo ideal que el asesino se retire terminada su función. Sobre todo si está sentado a tu lado.


- No te limpies las manos en el conejo.
¿Qué me dicen señores? pero hay una explicación para esta locura de aserto.
“La costumbre de mi señor Ludovico de amarrar conejos adornados con cintas a las sillas de los convidados a su mesa, de manera que puedan limpiarse las manos impregnadas de grasa sobre los lomos de las bestias, se me antoja impropio del tiempo y la época en que vivimos. Además, cuando se recogen las bestias tras el banquete y se llevan al lavadero, su hedor impregna las demás ropas con las que se lava.” 

¿Pero los conejos estaban vivos?? si los lavaban tras el uso es de suponer que no, y suponemos igualmente que si los lavaban era para volver a usarlos, ¿o no?






Leonardo y su cocina darían para muchas entregas, pero hoy nos quedaremos con una de sus recetas favoritas.
Soy incapaz de no hacer mención a las últimas noticias sobre este gran genio.
¿Veremos algún día el original de esta escena que se creía perdida?
La batalla de Anghiari.

Copia de Rubens, en el Louvre. El original podría haberse hallado en el salón de los Quinientos del Palacio Vecchio de Florencia, en el lugar donde fue pintada y cubierta por un muro con pinturas de Vasari. Seguimos  a la espera de noticias.

Para la elaboración de esta delicia renacentista necesitamos,

- Dos rodajas de salmón fresco.
- Un huevo.
- Una pizca de pimienta.
- Sal.
- Pan rallado
- Perejil muy picado.

Para el alioli,
- 100 ml de aceite de oliva virgen extra.
- Un huevo.
- Un diente de ajo.
- Una pizca de sal.

Desmenuzar el pescado y retirar piel y espinas. Mezclar con el resto de los ingredientes y procesarlo de modo que obtengamos una mezcla muy picada. Formar bolas que se pasarán por pan rallado y freír en aceite caliente. Sacar sobre un papel absorbente para retirar el exceso de aceite.
Para el alioli verter en el vaso de la batidora todos los ingredientes. Colocar el brazo batidor en el fondo del vaso y dar velocidad sin moverlo hacia arriba y hacia abajo, lo dejaremos inmóvil para que la mezcla no se corte, y cuando veamos que emulsiona, moveremos suavemente arriba y abajo hasta que ligue por completo.
Servir caliente o frío.


88 comentarios:

  1. Fantástica entrada, Isabel. Tus entradas de los sábados son una pasada. Enhorabuena (de nuevo).
    Un besín y feliz fin de semana para ti y tu estupenda pandilla.

    ResponderEliminar
  2. Interesante entrada!!! :)
    Un beso! y espero tu visita♥

    ResponderEliminar
  3. Que albondiguinas más ricas, lo que me acabo de reir con las normas del gran Leonardo, a mi me hace una faena porque hay algunas comidas familiares en las que me apetece prenderle fuego a un comensal y me tengo que contener, aunque luego lo arregla explicando la correcta manera de asesinar en la mesa.
    A ver como le explico a mi madre que me voy a toda prisa sin haber acabado la reunión jajajajaja.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Ja, ja…cuando yo iba al colegio de alumna, y no de profe como ahora, la hermana carmelita que nos daba costura nos leía manuales antiguos de "urbanidad y buenos modales" mientras nosotras bordábamos nuestros pañitos sentadas en sillas bajas de enea. Recuerdo una de las reglas: EN PÚBLICO, NO BUSCARSE PULGAS EN EL ESCOTE. Tu pescado transformado, buenísimo.

    ResponderEliminar
  5. ma che post meraviglioso!
    complimenti veramente!
    irene

    ResponderEliminar
  6. Me ha encantado la receta y las normas de Leonardo para estar en la mesa, ni te digo! jajaja como me he reído leyéndolas. Viendo ese listado, yo creo que me habría muerto de hambre en esa época ¿cómo podían hacer todas esas cosas tan tranquilamente? y lo del asesinato y el invitado de repuesto, espectacular jajajaja ¡estaban en todo!
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Una buena dosis de risas por la mañana sienta de maravilla y es lo que acabo de hacer leyendo tu entrada, reir, reir.
    Qué rico pescadito.
    Un beso y buen fin de semana

    ResponderEliminar
  8. Ah, como me he divertido tanto con con las citas y con tus agudos comentarios, qué risa. Me ha encantado el post.
    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Una entrada chispeante, me ha encantado. Todavía hay gente que rompe alguna de esas normas, habría que darle la lista, jeje... Besos guapa

    ResponderEliminar
  10. Todas esas normas son impresionantes, espectaculares! He empezado riendo y he acabado con la boca abierta, del asesianto ni comento porque aún no lo he asimilado pero que me dices de los de prender fuego a tu compañero de mesa? Eso me llega al alma porque a veces me hubiese encantado incinerar a algún que otro plasta.... Me he fijado en la receta porque es muy buena aunque acompañada de todo eso estaba complicado volver a centrarse en ella... me parece una idea genial, eso lo pruebo seguro. Besos

    ResponderEliminar
  11. Que quieres que te diga estoy totalmente de acuerdo y mas en lo de los asesinatos, estaría fatal dejar un hueco en la mesa, siempre invitado de repuesto!! a ver si aprendemos!!
    jajajajaja!!!!
    para que vamos a hablar del esc...., se me revuelven las tripas solo de escribirlo.
    Tu post como siempre me ha encantado pero porque sera que soy como los niños en el fondo-fondo me quedo con los dulces!!
    un beso!!

    ResponderEliminar
  12. La receta sublime, y estoy deacuerdo con Leonardo, si matas a alguien en el transcurso de una comida, es mucho mejor estar al lado del que vayas a asesinar, y sobre todo , manchar lo menos posible, es una falta de respeto hacia los demas, lo tendré encuenta....lo del conejo ya es otro cantar, prefiero un paño para limpiarme, como se llama ahora una vulgar servilleta, lo veo más apropiado y es que ahora no es como antes, el conejo anda caro.
    Lo del vómito lo vamos a dejar, tengo buen apetito últimamente y no quiero perderlo y prender fuego a algún comensal no me apetece, sobre todo por el olor que luego va a dejar, prefiero hacerlo cuando todo finalice.
    En fin, que me gusta cada vez más Leonardo, pero sobre todo en su arte, y leido esto agradezco haber nacido en esta época y no en la suya, por si las moscas fuese yo una de las asesinadas.
    Un besito Isabel, me ha encantado la entrada, todavía me estoy riendo.

    ResponderEliminar
  13. Me acabo de quedar con la boca abierta... porque en la universidad no me contaron que Leonardo habís sido cocinero? Me encanta! Las normas son espectaculares jajajaja
    Un besazo
    Sandra

    ResponderEliminar
  14. El pescado así estará muy rico,y el resto de la entrada genial como siempre,aprendo mucho contigo.besinos

    ResponderEliminar
  15. Me ha encantado la entrada y que decirde la receta para mi tado una delicia, me va a encantar besos

    ResponderEliminar
  16. como diria Arguiñano rico,rico...bess

    ResponderEliminar
  17. jajajajaja.. menudas normas!!! hay algunas que son pa'morirse...

    La receta me ha encantado y además está a mi altura, me refiero, que me parece falicita.. jeje..

    Un besazo y muy buen finde!!!

    ResponderEliminar
  18. JAJAJA, me ha encantado churri!!! cuántas cosas que no sé... madre mía! que interesante... de cabo a rabo me lo he "tapiñado"... y como colofón... unas bolitas de salmón deliciosas...miam!
    Pero cómo podían comer tranquilos estos bárbaros... quien nos vería ahora con semejantes menesteres jajajaja... yo sería de las que me tendría que levantar cada dos por tres a vomitar buaj!

    ResponderEliminar
  19. Jajajaa... madre mía, en realidad hizo falta poner esas normas?? Muy bueno... y la receta sencilla y exquisita, me ha gustado mucho, además el salmón me chifla, aunque siempre lo como a la plancha.

    Besitos.

    ResponderEliminar
  20. Roba da pazzi!! Menos mal que se dedicó al arte y no a experto en protocolo!! Esta entrada es que me encanta. Preciosa la referencia y la historia!!

    ResponderEliminar
  21. Tus entradas son magníficas pero hoy te has superado con lo referente a Leonardo y con la receta. Enhorabuena. Un besote de Oli de ENTREBARRANCOS

    ResponderEliminar
  22. Fijate que yo desconocía esta faceta de Leonardo y he disfrutado y me he reido mucho leyendo tu post, amén de que la receta me encanta, así que me la quedo y te felicito. Besicos

    ResponderEliminar
  23. Genial entrada Isabel!!
    Vaya con Leonardo y sus manias....me ha encantado como lo has comentado y la receta también .
    Besos guapa.

    ResponderEliminar
  24. Me parecen ideales para los niños, así comen pescado sin protestar, que en mi casa se lleva mucho lo de protestar por el pescado.

    ResponderEliminar
  25. Muy buena la entrada hay que tomar buena nota!!!

    Los sábado llevo un retraso de la bomba, llego a casa a las 2 y ando a tope!!!

    ResponderEliminar
  26. Croquetas de salmón, me gusta la idea. Tengo que hacerlo.

    ResponderEliminar
  27. El salmón te ha quedado de lujo y las normas me han encantado, creo que son dignas de enmarcar.
    Un besito

    ResponderEliminar
  28. madre mía, menudo protocolo a tope con la cope no? jajajaja

    Me encantan las croquetas, tienen una pintaaaa... El salmón es uno de mis pescados favoritos, qué maravilla.

    Y las galletas de la entrada anterior... ay qué bonitas!

    Un besazo Isabel, feliz sábado :)

    ResponderEliminar
  29. La receta buenísima y la introducción ideal Jajajajaaj, este Leonardo era genial. Besitosss.

    ResponderEliminar
  30. Una idea muy buena para hacer pescado, y ¡qué rico ese all-i-oli!Las fotos están genial, ¡un beso!

    ResponderEliminar
  31. A lo mejor así les cuelo el salmón a mis sobrinos. Besos

    ResponderEliminar
  32. Me encantan los rebozados!!!

    Y chulísima la presentación, ay quien pillara ahora un pinchito de esos!!!

    ResponderEliminar
  33. Delicioso y esa salsa de ajo, un pecado, tiene que estar increible. Un abrazo, Clara.

    ResponderEliminar
  34. Sencillo y buenísimo además de original. La foto preciosa por su simplicidad.

    ResponderEliminar
  35. Buenísimo el post, como siempre!! No sabía que habían sido envenenados los cocineros de Leonardo!! Y las normas de la mesa para morirse, no las conocía tampoco, me parto con le retirarse de la mesa para vomitar, no quiero pensar que hacían antes de las normas!!
    Las croquetas me encantan, de todo, estas de salmón deben estar deliciosas y con alioli nada menos, así es como lo hago yo en casa y nos ponemos las botas, lo comemos hasta solo con pan!!!
    Besos guapa y feliz fin de semana!!!

    ResponderEliminar
  36. Virgen santa Isabel!! Pero de donde sacas estas cosas? Estoy flotando con Leonardo ! Me he quedado muerta ! No tenía ni idea de esto!!

    ResponderEliminar
  37. Imaginación al poder!!!! me encanta la propuesta de croquetas de salmón.. Disfrútalas. Besos, y buen finde.

    ResponderEliminar
  38. Tus albóndigas o croquetas de salmón me parecen fantásticas.
    En la época de Leonardo Da Vinci eran salvajes en la mesa? Es que esas normas dan que pensar, lo que me he reído al leerlo imaginándome todas las escenas.
    Y quien mató a los cocineros de Los tres caracoles?
    Besos.

    ResponderEliminar
  39. Unas originales croquetas!!!!!
    Besos

    ResponderEliminar
  40. Que rato me has hecho pasar Isabel, eres genial, el comentario a pie de cada nota de Leonardo, la bomba, he llorado de la risa bonita, gracias por estos momentos, bueno y por esta receta, que no es menos.
    Besitos y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  41. Oh, qué maravilla de post, he disfrutado muchísimo, mil gracias Isabel y el pincho de salmón que lo acompaña me parece una delicia combinado con esa salsa alioli.

    ResponderEliminar
  42. Me ha encantado esta transformación, pero aún he disfrutado más descubriendo esta desconocida faceta de Leonardo y sus normas de buena educación en la mesa. Lástima que en pleno siglo XXI algunos aún parecen desconocerlas...

    Besos!
    Anna

    ResponderEliminar
  43. No se si me gustó más la receta o las normas de urbanidad de Leonardo jajaja. No tienen desperdicio. El salmón así preparado y con la salsa alioli tiene que estar buenísimo. Lo cierto es que lo bien hecho, perdura pase el tiempo que pase. Si se tiene idea de matar al comensal de al lado, mejor ponerse a su vera y manchar lo menos posible, y si se mancha ¡para eso están los conejos!. Y un salmón bien aliñado, siempre será, también, bien recibido, de modo que me llevo la receta :-)

    Un besín.

    ResponderEliminar
  44. Un platito espectacular Isabelita, Dios, pero de donde sacas tanta información e historia para cada plato. Pero gracias por compartir toda esa sabiduría, gracias por tu gran trabajo y esfuerzo.
    Bendiciones y abrazos

    ResponderEliminar
  45. Ay, Isabel, lo que me he reído con tu post. Aún me saltan las lágrimas... Gracias por tu clase magistral de historia! Besos, Montse.

    ResponderEliminar
  46. jolines con Leonardo y sus normas divertidas algunas, una buena entrada y rico este pincho de salmón sobre alioli
    beso

    ResponderEliminar
  47. ja,ja....me encantan las normas y las albondigas.


    ¡¡besos¡¡

    ResponderEliminar
  48. Hace poco he preparado unas albóndigas muy similares, también de pescado.. ya pondré la receta. Me encantó el resultado asé que imagino que este pescado transformado también estara de lujo. Feliz fin de semana

    ResponderEliminar
  49. Isabel¡Qué mal educados eran los comensales antes de que Leonardo estableciera normas!! Eso de limpiarse en la ropa del de al lado!!...jejjeee!
    Saludos
    http://norma2-siempreesprimavera-norma2.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  50. Me encanta lo de no "no hacer caras horribles en la mesa", ya lo de Rubens no digo nada que puedo ser modelo "moderna" de cualquiera de sus pinturas. Pero estas albóndigas me conquistan, y...¿qué te parece si hacemos "cambalache" de lasañas, un trozo de esa deliciosa de bacalao tuya...por uno de la mía ?

    Un besote enorme, yo en un ratito me voy de copas ¿te vienes :D?

    ResponderEliminar
  51. Delicioso....una transformacion artistica!!...sera para otra vez guapa...se que estas lejos y solo estaremos un par de dias.......Abrazotes, Marcela

    ResponderEliminar
  52. Hoy te doy las gracias porque aparte de una buena entrada, una fantástica receta me has arrancado más de una risa con la "etiqueta" de Leonardo, que dicho sea de paso es uno de mis personajes favoritos de la historia, me hacía falta reir para olvidarme de este resfriado asqueroso que llevo a cuestas. Besos guapa.

    ResponderEliminar
  53. Isabel, seguro que pruebo la receta para algún cumple o reunión, pero lo que me he reído con Leonardo me lo llevo puesto.
    Bss
    Elena
    P.D Anoche cene el pescado al horno en el sitio que me dijiste. !Maravilloso!
    Lacajitadenieveselena.blogspot

    ResponderEliminar
  54. jjaj te lo pasas pipa ehh! me han encantado estas croquetas de salmón o pescado transformado como bien dices!! una propuesta muy buena y con el allioli...mm....besitos

    ResponderEliminar
  55. Como me he reído cuando leí el libro sobre Leonardo da Vinci, os pongo su nombre pues vale la pena leerlo entero, tiene partes que son para morirse de risa, como la preparación de la boda de Ludovico Sforza o cuando en la cocina probaron la "máquina cortadora de berros" que Leonardo había inventado, en fin... que el libro es para pasar un buen rato leyéndolo, se llama: Notas de cocina de Leonardo da Vinci.; gracias Isabel por haber puesto este post, :) :)

    ResponderEliminar
  56. Pues un plato genial sobre todo para los peques, y la entrada como siempre muy instructiva.
    Un besito

    ResponderEliminar
  57. ¡OH! Tan sencillo y a la vez tan elegante. Me encanta.

    Besos.

    ResponderEliminar
  58. fíjate, había leído "pecado transformado" jajaja ya cuando empecé a leer lo del salmón caí que había leído mal. Me ha gustado mucho tu entrada, me he reído mucho con la introducción y lo que es el "pecado" bueníiiisimo1 un beso guapa

    ResponderEliminar
  59. GENIAL RECETA, DIGNA DEL MEJOR CHEF, TE FELICITO, LOS DULCES TE QUEDAN DIVINOS CASI DE CUADRO...PERO VEO QUE NADA SE TE RESISTE!!!

    BESITOS,

    ResponderEliminar
  60. Qué ganas tengo de preparar esto... a ver si me animo ya de una vez!!! Besos.

    ResponderEliminar
  61. JEJEJEJEJE!!! Divino el post. Ni idea de que habían sido envenenados los cocineros de Leonardo... Qué maaaaaaala es la envidia ;P Y esas normas para estar en la mesa para morirse si lo tomamos en plan irónico sensacional, pero si las hacia porque normalmente no se cumplían.... Ni pensarlo quiero0o ;P
    Las croquetitas de salmón me han encantado, me gustan en general de casi todo, estas deben estar deliciosas.... Y con alioli que me chifla...
    Beso0os guapa!!!

    ResponderEliminar
  62. Magnífica entrada, tanto por el plato como por el genio Leonardo y sus "cosas". Un saludo.

    ResponderEliminar
  63. Este Leonardo era un genio en todos los aspecto, jejeje

    La receta de diez, como siempre.


    Besos

    ResponderEliminar
  64. jo hija que tiquismiquis Leonardo, madre de dios!!! jajajaaja a mi las albóndigas de sarda me rechiflan en especial las de casa de mi madre que son de sarda (verdel) besosss

    ResponderEliminar
  65. Isabel, me ha encantado lo de no prender fuego al compañero de mesa jejeje. Tomo buena nota de estas buenas costumbres y me llevo la deliciosa receta de hoy. Un besazo.
    cosicasdulces.blogspot.com

    ResponderEliminar
  66. Sentarse a una de esas mesas tenía que ser, a parte de una guarrada, de lo más divertido, siempre y cuando no se te sentara el asesino al lado, claro.

    La vida y obra de Leonardo me apasiona era genial en todo, hasta en dictar normas de conducta en la mesa. Lo dicho, genial.

    Tu salmón "transformado", pues también genial ;D

    ResponderEliminar
  67. Me ha encantado tu transformación del pescado, me apunto a tu idea! qué rico! un besito

    ResponderEliminar
  68. Muy buena la receta y después de leer esto debo decir que estoy muy contenta de haber nacido en el siglo XX. Creo que ha Leonardo también le hubiese gustado.
    Un besito

    ResponderEliminar
  69. What an interesting post!Bravissima,Isabel!Have a lovely week,dear!

    ResponderEliminar
  70. una historia magnifica y la transformacion del pescado , que decirte , que ¡genial Isabel!
    ah y me llevo una galletita, que te han quedado preciosas.

    un besote

    ResponderEliminar
  71. Una delicatesen para degustarlo como un entrante en una comida muy especial. Felicidades.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  72. Que interesante son tus entradas, he estado dando un vistazo a tu blog e iré poco a poco viendo cada artículo. Se agradece toda esa información que relaciona arte y cocina. Un abrazo, me quedo a seguirte.

    ResponderEliminar
  73. Isabel, es un gustazo leerte y saborear con la mirada, esas fotos geniales :D
    Un besito linda
    http://janakitchen.blogspot.com

    ResponderEliminar
  74. Me has dejado alucinando jejejej

    Estupenda receta y las imágenes una pasada.

    Besitos

    ResponderEliminar
  75. La historia genial como siempre , no sabía esa faceta de Leonardo y la receta un 10 para quedar como una reina con los invitados!! Perdona que me haya saltado tantas entradas en unos días me pongo al día.
    Besos!!

    ResponderEliminar
  76. Hay que ver lo que se aprende contigo. Me he quedado con la boca abierta. besos!!!

    ResponderEliminar
  77. Un plato genial me encanta la salsa de ajo,abrazos y abrazos.

    ResponderEliminar
  78. A mi como a los niños, si me disfrazas el pesacado mejor que mejor...
    Me han encantado las normas a la mesa de Leonardo da Vinci, no las conocía...
    Buena semana!

    ResponderEliminar
  79. El pescado "disfrado" en forma de albóndiga es lo que yo necesito..., yo como los niños...
    Me han encantado las normas a la mesa de Leonardo da Vinci, no las conocía...
    Buena semana!

    ResponderEliminar
  80. Hola
    estas bolitas me han encantado, y la presentación es perfecta.Ahora vaya tela con las normas de mesa, me las tengo que leer otra vez pq no tienen desperdicio jeje
    besos

    ResponderEliminar
  81. Sabes que te digo siempre que me encanta esta serie de entradas que haces. Pero tengo que decirte que la de hoy me ha parecido ESPLÉNDIDA!!!! Esta claro que Leonardo era grande en todo: Las normas son .... fantgástitas.
    Me encanta el pescado el cualquier preparación y esta receta no van a ser menos!!!!!

    Besitos,

    ResponderEliminar
  82. Genial !! mi è piaciuto tantisssimooo!! non sapevo niente di Leonardo in cucina.....
    Nunca te acostarás sin saber una cosa más!!! Baci!!

    ResponderEliminar
  83. Uy cómo me suena todo lo que cuentas, jajaja. Hace nada intercambiábamos correos sobre nuestro querido Leonardo y su "notas de cocina" y lo fabuloso que es el libro. Cómo me gusta leer reseñas sobre el. Desde aquí lo recomiendo a todo el mundo. Es un libro super interesante y que no defrauda. Este hombre era fabuloso !!!!

    ResponderEliminar