28 de enero de 2012

el picor de la envidia

Unos exquisitos Fusillotto alla Puttanesca inspirados en el fresco La Envidia de Giotto di Bondone, en la Capilla de la familia Scrovegni en Padua.

Los sábados son para el arte y esos platos que tantas veces nos inspira, pero ¿qué es el arte sino sentimiento y vida? pasiones humanas; amor, odio, placer o Envidia.


Y sí amigos, bien lo sabía ya este prohombre llamado Giotto, aquel pintor, escultor y arquitecto italiano del Trecento, el aprendiz de Cimabúe, y uno de los que anticipó un Renacimiento que se extendería por toda Europa como un reguero de pólvora artística.
Una anciana encorvada y agotada, consumida por su propia envidia, inmolada en ella, y caracterizada como un monstruo devorador que lleva en su mano una bolsa de monedas y de quién se alimenta esa serpiente que sale de su propio interior.
Fealdad, desgracia, dolor, degradación y muerte. A eso nos conduce la envidia.

¿Existe la envidia sana? "Tristeza o pesar del bien ajeno", "Emulación o deseo honesto".
La envidia como emulación, como el deseo de llegar a ser como otro, implica el sentimiento de envidia como tal, y una de las manifestaciones más desastrosas del ridículo.
Mandeville la considera pasión útil y provechosa en tanto en cuanto implica el deseo de emulación por conseguir un beneficio.
Voltaire entiende que espabila la pereza y agudiza el ingenio de todo aquel que desea parecerse a otro.
Pero, señoras y señores, ¿existe realmente la envidia sana o más bien la envidia es envidia o no lo es y sólo existe de una única y exclusiva forma?
Yo me inclino por la definición de la envidia de Baltasar Gracián, aquella que " es gran asesina de buenos y aun mejores, sujeto muy a propósito para cualquier ruindad, que siempre anda entre ruines, dueña de esos sujetos que porque se quebrase el otro un brazo y se sacase un ojo perdía él los dos; reían de lo que otros lloraban, y lloraban de lo que reían gustando mucho de hacer aplausos de desdichas y campanear ajenas desventuras".
"El pecado diabólico por excelencia" la considera San Agustín. La envidia que consume, que mata y que hace morir. Esa envidia con la que convivimos a diario, con la que nos asaltan, nos fusilan y nos suplantan.


La Envidia de Giotto lleva en su mano izquierda una saca, es de suponer por lo que abulta,que provista de buenos dineros, lo que da a entender que no le importa al envidioso cuánto posee, lo que cuenta es lo que poseen los otros; acaso menos, pero, aun así, igualmente envidiado. Parece salir de una puerta, en cuyo marco apoya su otra mano, y mira a los lejos, a su derecha, donde tal vez acaba de divisar a alguien a quien hacer objeto de su pasión. La oreja que vemos es enorme, presta siempre la del envidioso a recoger todo aquello que alimente y pueda servir a su propósito, que no es otro que la destrucción del envidiado. Por último, en su tocado podría adivinarse una serpiente y, en todo caso, es claro que otra sale de su boca (porque la envidia suele ir acompañada de la injuria, la calumnia y la maledicencia) y, enroscándose, se vuelve contra ella, apuntando directamente a sus ojos, mostrando así que, al cabo, la víctima principal de tal pasión es el envidioso mismo, siendo también él quien más sufre como consecuencia de su vicio.

Envidiamos a los que tenemos cerca, es evidente, ¿tendría sentido envidiar los blancos saturados de la cocina de Donna Hay? en cualquier caso entenderíamos este caso como esa mal llamada "envidia sana" o afán de emulación.
Envidiamos al cercano porque el pobre envidia al pobre, porque el envidioso es capaz de envidiar hasta la ausencia.
Así que el pobre envidia al pobre con más facilidad que envidia al rico, porque tendemos a creernos capaces de hacer, generalmente mucho mejor, aquello que hace el objeto de nuestra envidia.

Pero queridos todos, he aquí el quid, la cuestión, el pensamiento definitivo; cabe hablar de envidia cuando el envidiado es realmente merecedor de aquello por lo que se le envidia. Este trabalenguas no es más que el aserto de que "si te envidian será por algo, chaval".
Jamás lo dudéis.

En mi caso, me resulta difícil verme como objeto de envidia, aunque de todo hay en la viña del Señor, pero desde aquí, este mi púlpito, mi blog, mi casa, les diría; que me envidien todo lo que puedan para que descubran cuanto antes su sentimiento de inferioridad y su estupidez.

Así que lectores y lectoras, incluso envidiosos o envidiosas, queridos todos, de ser cierta la frase de Voltaire, "Mas vale dar envidia que lástima",  causemos envidia por doquier, todo lo que nos sea posible.
Y mañana será otro día.


La pasta Rummo, napolitana, es una de las pocas pastas a las que se les ha concedido el sello de aprobación por la Federación Italiana de Cocineros (Federazione Italiana Cuocchi).
El fusillotto, un fusilli de mayor tamaño, resulta ideal para ser acompañado por esta salsa puttanesca, densa y perfumada, llena de contrastes y para los amantes del picante.
ItalianDelicat nos ofrece la mejor pasta del mundo y una maravillosa selección de quesos entre los que se encuentran las lascas de parmesano con las que he culminado el plato.
Porque no es lo mismo comer pasta que comer la mejor pasta, os recomiendo encarecidamente la pasta Rummo, con toda la tradición napolitana.


Para su elaboración necesitamos, 


- 250 gr de fusillotto Rummo.
- 12 anchoas de buena calidad.
- Un puñado de alcaparras.
- 3 tomates naturales pelados y rallados.
- Una guindilla partida por la mitad.
- Un chorro de aceite de oliva virgen extra.
- Aceitunas negras de buena calidad.

Poner a cocer la pasta en abundante agua con sal siguiendo las indicaciones del fabricante.
Calentar una sartén e incorporar las anchoas, dejarlas deshacerse con calor medio, añadir alcaparras, aceitunas, tomate y la guindilla.
Cuando la salsa comience a ligarse, añadir un chorro de aceite y poner al fuego hasta que espese ligeramente.
Cubrir la pasta con unas cucharadas de salsa y terminar con las lascas de parmesano.


86 comentarios:

  1. Hay Isabel que mala es la envidia....yo si que tengo una envidia sana de tus manos para dar ese toque especial a todo lo que haces... me ha encantado esta pasta tan sencilla y con tan buenísima pinta!!
    Besitos guapa y buen fin de semana, aquí esta lluvioso pero también tiene su encanto!!

    ResponderEliminar
  2. Estupendas reflexiones, Isabel! Y un plato gran merecedor de envidia, por el delicioso aspecto que tiene...Besos

    ResponderEliminar
  3. Qué listo era Voltaire. Y coincido contigo en lo que al sentimiento de inferioridad se refiere. Creo que a lo que normalmente se le llama envidia sana, debería llamársele de otra forma. La envidia, no es sana. Besos y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  4. bel post. complimenti!
    la scelta dell'invidia di giotto è eccellente. tutto il post merita.
    un abbraccio grande

    irene

    ResponderEliminar
  5. ¡Qué frase de la de Voltaire! Y como siempre me encanta tu investigación de arte-historia para el blog. Felicidades porque a parte de todo la pasta se ve deli.

    ResponderEliminar
  6. Que bien representada está la envidia en esa obra, ese horrible sentimiento que consume al que lo siente y que lo vuelve mezquino y miserable. Yo tengo la envidia desterrada de mi vida aunque a veces utilice la expresión "envidia sana" cuando quiero decir admiración, como la que me provocas al ver platos como éste. Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Buenísima la entrada u buenísima la explicación del cuadro; verdades como puños! Adoro estas entradas.
    Y ese plato de pasta.... pues mira, que me vas a dar mucha envidia a la hora de comer, Isabelita, jaja
    Bss

    ResponderEliminar
  8. Entrada simplemente perfecta, por la asociación genial del plato al tema, ese picor de los envidiosos, esas lenguas ardientes... la pasta alla puttanesca es de mis preferidas, me encanta el picante y encontrarme con las alcaparras y las aceitunas negras. Y la salsa de tomate así, espesita y concentrada. Genial, genial!!!!

    ResponderEliminar
  9. Yo envidio este plato, envidio no poder comerlo!!! Me ha encantado esta entrada, como todas claro! Solo que esta me ha dado más envidia que ninguna !!! jajaja Un besote guapa!

    ResponderEliminar
  10. Hola Isabel:
    Has unido dos Artes el culinario y el la Pintura.
    Tu Post ha quedado estupendo.
    Yo no creo que la envidia haga feliz a nadie.
    Es mejor alegrarse de la felicidad de otro, entonces se crea una energía placentera es como participar de ella.
    Mientras, que en mi modesta opinión, a veces la envidia hace infelices a los que la sufren, porque no se dan cuenta de lo bueno que tienen ellos mismos.
    Mi madre me decía una frase "Si l´enveja es tornés tinya quans tinyosos que hi hauria"-"Si la envidia se volviera tiña cuántos tiñosos que habría.
    Un beso grande, Montserrat

    ResponderEliminar
  11. Umh, este plato suena fenomenal, este fin quiero una pasat nueva y creo que será esta. Por cierto, magnífica alegoría de la enviadia de ese grna pintor que era Giotto.
    Saludos

    ResponderEliminar
  12. Isa...siempre me encantan tus recetas..no lo puedo evitar, tan sencillas y faciles que me muero de envidia!!!!...nunca mejor dicho.....de hoy una cosa que no sabia y que me ha dado risa es la frase en que dices textual..("Mas vale dar envidia que lástima", causemos envidia por doquier, todo lo que nos sea posible.
    Y mañana será otro día.)....muy acertado.....genial..genial...tu fans mas envidioso.

    ResponderEliminar
  13. Me ha encantado tu entrada...
    Y de envidia sana, ¡¡nada!! Jajajaja

    Por cierto, no sé si me incluso en lectoras o envidiosas, o en las dos cosas, pero cuando veo tus galletas decoradas, ¡¡me entra envidia de la verde!!

    La pasta de hoy es genial, pero, te lo tengo que decir, ¡¡el roulade del otro día me parece fantástico!!

    Un besito, ¡y feliz finde!

    ResponderEliminar
  14. Tienen una pinta impresionante. Menuda envidia!! Felicidades por tu blog, me gusta mucho.
    Un abrazo ;)

    ResponderEliminar
  15. Un plato de envidia...jejjejej.
    Qué bien te explicas reina, besitos

    ResponderEliminar
  16. ISABEL ....QUE CIERTO EN TODO LO HAS ESCRITO ...que pena que existan personajes en los que dentro se esconden esas vivoras ..que sin mas y gratuitamente salen para picar todo lo nos rodea , incluso a nosotros mismos , no se paran en su afán de envenenar hasta el aire que respiramos ...pero yo tambien soy de las que digo MAS VALE ENVIDIA QUE LASTIMA...efectivamente "la envidia suele ir acompañada de la injuria, la calumnia y la maledicencia" son los utiles para los envidiosos ..pero además añado ...Y UN AMBIENTE PROPICIO PARA SACAR ESA LENGUA VIPERINA ....que pena que tarde tanto el efecto BOOMERANG seria el antidoto perfecto para esta clase de personajes (morderse a si mismos ) y a los que les amparan ..jaja seria grandioso comprobar cuantos tienen mordiscos ...jajaja . Bueno La pasta Rummo, napolitana,muy picante seria el regalo ideal para estas lenguas viperinas ....tu receta genial como siempre buen finde bssssMARIMI

    ResponderEliminar
  17. Soy nueva por aquí y me gusta mucho lo que estoy viendo un saludo Pili

    ResponderEliminar
  18. Me han gustado mucho tus reflexiones y explicaciones, así como tan delicioso plato (me faltan la guindilla y las anchoas para ponerlo en práctica).

    Coincido con Montserrat en que es mejor alegrarse con las felicidades de los demás. La envidia nunca conduce a nada.

    Buen finde a todos

    ResponderEliminar
  19. De todo tiene que haber en éste mundo, y por desgracia la envidia en uno de esas cosas
    La mía es una envidia, no sé si sana o no, de no tener un plato así hoy para comer.
    Besos

    ResponderEliminar
  20. ¡Amén!

    Y podría añadir...¡Ahora vas y lo cascas! XD

    ResponderEliminar
  21. Me ha encantado este post!!! muy buenas reflexiones.....pero lo que más me ha encantado es la pasta, deliciosa!!!!! :)

    ResponderEliminar
  22. Hola Isabel! pues yo envidio no tener enfrente este platazo de pasta que has hecho hoy con ese parmesano dándolo todo! eso si que es envidiable!

    ...y sobre la envidia.... mejor me callo que sino la monto! que como bien dice garlutti, hay mucha víbora suelta! y yo añado, que más cerca de lo que nosotros pensamos, ya te digo yo... que triste colega! cállate Tito....

    ResponderEliminar
  23. ISabel, el palto es sencillo y rico... pero no dejo de pensar en tú última reflexión y en la frase de Voltaire... es cierto que antes de dar lástima, prefiero dar envidia (me vas a dejar reflexionando todo el fin de semana, ya verás). Bs

    ResponderEliminar
  24. Me gusta, lo preparo a menudo

    Saludos

    ResponderEliminar
  25. Oye, lo reconozco, te envidio por buena cocinera y porque nos traes siempre unos retazos de historia que me encantan.
    No conocía ese cuadro pero sin duda, me atrevo a afirmar que es una de las mejores representaciones de la envidia que he visto en mucho tiempo.
    Bastante tienen los envidiosos con lo que tienen, que sufren muchísimo y para nada. Yo creo que son dignos de lástima.

    Besotes

    ResponderEliminar
  26. Sabes una cosa???? si hay envidia es por algo!!! la gente envidia todo aquello que no tiene o no puede llegar... muchos besitos y feliz fin de semana!!!! muakis

    ResponderEliminar
  27. La envidia está muy bien representada en el cuadro, sin duda alguna. Ya lo dijo Fernando Savater en su libro "Los 7 pecados capitales" Somos un país de envidiosos, y probablemente eso no nos deje crecer adecuadamente.
    No voy a defenderme de un defecto que no poseo, simplemente añadir a lo que dicen mis compar@s, que a los envidiosos les acompaño en el sentimiento, se debe pasar fatal.
    Muy ricos esos Fusilli, suelo hacer esa salsa en casa y me encanta.
    Un abrazote.

    ResponderEliminar
  28. Me gusta la salsa, Isabel, me la copio. Yo hago una, algo similar, me la enseñó hacer un italiano y en casa es el mejor acompañamiento para unos espaguetis, además congela estupendamente. Un besote de OLi de ENTREBARRANCOS

    ResponderEliminar
  29. Isabel el plato está de gula y a ti te tenemos envidia pero sana envidia por los platos tan buenísimos que preparas. Yo estoy de acuerdo con eso de que más vale dar envidia que pena.
    Besitos
    rosa

    ResponderEliminar
  30. Maravillosa entrada desde el principio hasta el final y me ha encantado como has tratado el tema de la envidia. Los fusilli son perfectos y mientras los disfrutas que los demás te envidien!!! Besotes guapa!!

    ResponderEliminar
  31. Envidia la mia si te veo comiendote esos fusilli, ¡¡¡que maravilla!!!

    Mira si soy envidiosa que te los voy a copiar jajaja...

    Un beso.

    ResponderEliminar
  32. Muy buen plato de pasta y muy buena la definicion que haces de la envidia guapa
    Un beso

    ResponderEliminar
  33. Me ha encantado esta entrada bueno me encantan todas las que traes me parecen todas muy interesantes la pasta sin duda muy rica te ha quedado estupenda besos

    ResponderEliminar
  34. Hola Isabel.

    La entrada de hoy me parece genial. La receta estupenda, como todo lo que haces, además a mí la pasta me gusta la pongas como la pongas pero con anchoas y ese parmesano está fantástica. Pero la introducción es digna de ser leída por todo el mundo, dicen que la envidia es el mal de nuetros tiempos y yo pienso que si la sustituyeran por admiración, dejaría de ser un pecado para ser una virtud, tan fácil como valorar a los demás y aprender de ellos, sin más pretensiones.

    Buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  35. Qué delicia, adoro la pasta y si lleva parmesano y una buena salsa casera mucho más. Te ha quedado divina! Un besito:)

    ResponderEliminar
  36. MUY BIEN MI ISABEL, MUY BIEN. UN PLATO DE LOS IMPERDIBLES, BESITOS

    ResponderEliminar
  37. La salsa puttanesca me encanta la aprendí de mi buen amigo Andrea Tumbarello estupendo cocinero.

    Este platito si que despierta envidia jajaja pero de la buena, que Dios me libre de la mala.
    bss
    Patricia

    ResponderEliminar
  38. una entrada genial. me quedo con la frase "más vale dar envidia que lástima", me ha encantado.
    besazos y feliz finde guapa!

    ResponderEliminar
  39. Los envidiosos acaban devorados por su propia envidia, viven deseando lo que tienen los demás y nunca están contentos con lo que tienen, así que son unos infelices y punto.
    Aunque con este plato no sé si te van a envidiar o van a hacer cola a la puerta de tu casa.
    Besos.

    ResponderEliminar
  40. Ni más alto, ni más claro, perfecto diría yo!!! Cómo ese pedazo de plato, umm!!! Con guindilla como me gusta a mí, fuertito!!!
    Te voy a hacer la ola!! Un besote guapa!!!

    ResponderEliminar
  41. El palto de pasta es excelente,como siempre. Sinceramente creo que las personas que sienten envidia viven en un infierno. Imagina cuánta frustración deben sentir por no conseguir lo que tanto ansían. El problema es que también envenenan a los de alrededor. En fin, " ladran, luego cabalgamos" y ya está. Besos.

    ResponderEliminar
  42. Hola Isa, la pintura de Giotto es muy fuerte. Es pólvora. Y la explicación es más fuerte aún. Las cosas que describís me hacen abrir más los ojos, de a poco voy aprendiendo más el complejo lenguaje de la pintura. No sé bien qué es la envidia, pero algo así de vez en cuando siento… envidio todo lo que sabés historia del arte! No me quema el fuego en los pies. Me acomodo a la explicación de Voltaire y me digo, esta pequeña envidia, este anhelo de aprender más cosas, me saca de este estado latente post siesta de sábado y entonces me entrego al google para ver y aprender más cosas de Giotto! Besos grandes y que tengas un precioso fin de semana.

    ResponderEliminar
  43. Isabel, me encanta ta receta! tiene que estar buenísimo este plato de pasta...

    Fíjate que hace poco hablando con un amigo, precisamente de eso, de la envidia... me decía que "nadie merece ser envidiado".

    Pero yo, querida, envidio cómo cocinas... ;-)) envidia sana, por supuesto.

    Un besazo y buen finde!!

    ResponderEliminar
  44. Un placer leerte.
    El plato de pecado capital.
    Un beso y buen domingo

    ResponderEliminar
  45. Ohh que pasta tan buena y que cosas tan interesantes escribes!!! Efectivamente Giotto fue uno de los precursores del Renacimeinto, además por ser el primero en querer mostrar el volúmen (mediante el claroscuro) en las facciones y cuerpo humano Ayyy que me he devuelto a la Universidad con tu narración a la Clase de Historia del Arte, donde una profesora que además había estudiado en Florencia nos hablaba con tal pasión del Renacimiento que creo que me la transmitió.

    excelente post !

    Gracias

    ResponderEliminar
  46. Hola, Isabel. Fíjate qué casualidad, tengo en casa una bolsita con la mezcla puttanesca deshidratada para usar con la pasta o en ensalada. La compré en Palma, de la marca Crespi. A ver si ahora me animo, que la tenía un poco olvidada.
    Con respecto a la envidia, sinceramente, creo que no merece mucho la pena malgastar el tiempo en esas personas. Bastante desgracia tienen, es mejor seguir dedicando el tiempo a mejorar y crecer para que ellas sigan envidiando más...

    ResponderEliminar
  47. Me encanta la puttanesca, yo creo que es de las mejores salsas para la pasta, tu plato es estupendo
    Un beso

    ResponderEliminar
  48. mmm, la salsa se ve riquísima, me quedo con la receta :)
    besos!

    ResponderEliminar
  49. pues yo siento envidia de tus relatos que me enriquecen tanto o mas que tus platos y tu forma de presentarnos esas magnificas pastas, pero te aseguro que es muy sana esa envidia si asi se llama lo que yo siento al ver tus recetas

    un besote guapa

    ResponderEliminar
  50. me has hecho disfrutar con tu relato , hoy he aprendido mucho .
    Un ejemplo claro de envidia pura y dura es Mourinho , hasta que no
    acabe con esa envidia mala que le tiene a Guardiola , el Madrid no
    ganará al Barça. No es que yo sea del Madrid ni del Barça pero
    trabajo en el mundo del fútbol y eso funciona así envidia por
    todos lados.
    El plato de hoy es uno de mis preferidos
    Besitosssss!!!!

    ResponderEliminar
  51. Toooooooooooooooooooooooma ya, y ahí queda eso. Isabel, ¿y esto lo has redactado todo seguido sin mirarte el ombligo? jaaaaajajajajaja.. eres buenísima y, con esto, demuestras todo lo que vales y el por qué de las envidias... sin más.
    Estos fusillotto o, tirabuzones como yo les llamo, están pá dejar el plato rebañao con cacho de pan, buscaré la marca que nos recomiendas que, por algo será.
    Un bezaso enorme, Ángeles.
    :)

    ResponderEliminar
  52. Me ha encantado leerte, un tema tan interesante y mundano, acabando con un plato de pasta...tan rico, como me gusta la pasta :))
    Besitos

    ResponderEliminar
  53. Un plato de pasta delicioso...qué envidia!!!! ;)un besote y buen finde guapa

    ResponderEliminar
  54. ¡Pues yo soy de verdad de las que siento envidia sana de todas tus entradas y todos tus platos! Y quiien sienta envdia "de la otra" que le pique y que se rasque...
    ¡Muchos besos!

    ResponderEliminar
  55. Ay, envidia, envidia y qué mal lo pasan los envidiosos y cuanta puñeta hacen a los demás....pero como dice Voltaire más vale dar envidia que lástima.
    Viendo tus fotos -además de envidia porque a mi me salen fatal- me da la sensación que ese plato debía estar riquísimo.
    Bss
    La cocina de Mar
    http://la-cocina-de-mar.blogspot.com

    ResponderEliminar
  56. Pues si mas vale dar envidia que lastima wapa y aunque suene mal despues de leer tu fantadtico post ...si tengo envidia sana cada vez que vengo a visitarte pir que todo y todo lo que haces te queda de lujo ya me gustaria a mi tener esas manicas y ese arte que tienes.
    Como siempre una receta y presentacion de lujo como un post precioso.
    Bicos mil y feli finde wapa.

    ResponderEliminar
  57. que lujo de post, me encanta :)

    Un beso preciosa

    ResponderEliminar
  58. Muy bien dicho!!.....me encanto lo que escribiste......hay que preocuparse d euno y su familia.....el resto son tonteras!!.......Abrazotes, Marcela

    ResponderEliminar
  59. Isa cuanta razón!!! que fea es la envidia y cuanto daño origina. Tu plato esta para ponerle un marco, bellisimo. Besos mil.

    ResponderEliminar
  60. Yo estoy muy envidiosa de este plato tan delicioso, espero no acabar como el del cuadro, jajajaja.

    Un besazo

    ResponderEliminar
  61. Me encanto lo que escribiste Isabel pero: la envidia para mi, no pertenece al grupo de las pasiones, no es en mi opinión una pasión es un defecto de la mente y que sin duda es altamente corrosivo.
    Al platico que preparaste le pasa lo contrario, es altamente adictivo...me encanta!!!
    Besikos!

    ResponderEliminar
  62. No se si existe la envidia sana pero, creo que todo@s hemos dicho, alguna vez eso de "tengo envidia sana", e imagino que realmente habrá personas que la sientan así y otras que no, cada persona somos un mundo y entendemos las cosas de diferente forma, de todas maneras, lo único importante en ésta vida y lo que deberíamos hacer es preocuparnos de lo nuestro y no de lo de los demás y estar contentos con lo que tenemos
    Isabel, ahora yendo al plato y con envidia sana o sin ella, me encanta, jejejeje, con esas lascas de queso, que buenísima pinta tiene
    Besitos sin envidia, ni sana ni de la otra, jajajaja

    ResponderEliminar
  63. ¡Qué maravilla Isabel! Ese toque de guindilla y anchoas lo hace irresistible para mí, qué placer y disfrute para los sentidos!!!
    No sé si te lo he dicho ya, pero me resulta muy instructivo tu post de los sábados, relacionando arte y gastronomía, me gusta mucho y te doy las gracias.Un beso.

    ResponderEliminar
  64. Para mí la envidia es envidia lo disfracemos como lo disfracemos, y es una pena dejar que gobierne nuestra vida porque nos hace mezquinos y ya ves lo poco que dura nuestro paso por aquí para estar siempre enfurruñados con el vecino ¿no?. Un plato excelente hermosa.

    ResponderEliminar
  65. la envidia, para mi, es lo peor.
    No pica, escuece, duele... Pienso que ser envidioso es lo peor que te pueda pasar, me cuesta ver la envidia en los demás pero se que estoy totalmente equivocada.
    Y aquí viene lo gordo, yo me muero de envidia de que te puedas comer esa pasta!!!
    un beso

    ResponderEliminar
  66. A mí, de lo que de verdad me da envidia desde que conocí tu Blog, es de tus Bizcochos.
    Los bordas siempre...¡Siento no poder evitarlo!.

    ResponderEliminar
  67. Que relatos nos cuentas siempre Isabel!!
    La envidia te corroe por dentro y no te deja vivir. Es importante valorarnos a nosotros mismos y dejar de observar a los demás. Si lo hacemos veremos que nuestra vida puede ser muy plena y que no necesitamos ciertas cosas para ser feliz.
    La receta que acompañas me apasiona!! fuerte y sabrosa!
    Un beso fuerte guapa!

    ResponderEliminar
  68. Pues esta receta de hoy es envidiable. Se ve riquísima.
    Un besito

    ResponderEliminar
  69. La puttanesca es una de las salsas que más me gusta para las pastas! Saporita saporita!!

    y nada de envidia sana..envidia de la más cochina! XD

    Besotes

    ResponderEliminar
  70. No he probado la pasta de esta manera y la verdad que tiene muy buena pinta.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  71. La envidia. Una de los siete pecados capitales. Y si lo consideran pecado, será porque algo malo es. Así que nada mejor que rehuir de ella siguiendo nuestro camino y haciendo las cosas como deben ser hechas, ni más ni menos. Aunque siempre habrá quien se fije en nosotros y la envidia esté de nuevo en la puerta. Leo entre líneas ... ¿alguna lección dedicada a alguien?

    Y la pasta a la puttanesca que nos has hecho hoy. Este es un plato que descubrí hace unos meses en un restaurante y que yo desconocía que se llamara así, a la puttanesca. Yo lo bauticé con otro nombre, por mi ignorancia, y creo que fuiste incluso tú quien me dijo su nombre. Se llame como se llame, es una delicia.

    ¡Feliz semana!

    ResponderEliminar
  72. Pues mira Isa, yo siempre he pensado que las palabras envidia y sana, son incompatibles. La propia definición de envidia, ya quita de enmedio todo calificativo sano que pueda haber alrededor, no te parece? creo que existen palabran para describir la admiración que se pueda sentir por el trabajo, el aspecto o la vida de alguien y en este casi si es sano, no puede llamarse envidia, porque su significado ya indica maldad y no buenos sentimientos. Eso me parece a mí.
    De todas formas, me ha parecido una entrada muy buena, para pensar, acompañada además de un plato delicioso. Fantástico!
    Un besote y ¡a reir!

    ResponderEliminar
  73. Tengo ganas de probar esa salsa, seguiré tus recomendaciones. Siempre sufre más el "envidiador" que el envidiado. Besitos!

    ResponderEliminar
  74. Una pinta estupenda..Un besazo desde Murcia..seguimos...

    ResponderEliminar
  75. Upssss Isabel, creo que me he perdido algo (no en este post, que lo he leído y entendido sin ningún tipo de problema) ... y denoto cierto tono de enfado y hostilidad ... que según creo recordar es la primerísima vez que lo siento, en tu casa, en tu blog.

    Yo me uno a Marimi con esta frase ... "que nadie pretenda salir tan alegremente de esta vida sin pasar por caja". Aquí tooooodo se paga. Es posible que no podamos ver cómo llega "el boomerang" que apunta Marimi, pero si de algo estoy segura es que si lo ha tirado (y bien, que es como se hacen estas cosas, con malicia y alevosía) ... llegarle ... le llega. Ayshhh el día que yo de rienda suelta a estos dedillos en el teclado ... si no fuera por que mi madre lee lo que escribo ... ayshhh si no creyera faltarle el respeto a sus principios ... ayshhh si no supiera el dolor que le puedo ocasionar ... ayshhh si no fuera por mis hijos ... ayshhh cómo sufren mis dedillos de no poder volar por el teclado, libremente, a sus anchas ... En cambio me he optado por "el honor del silencio", quizás la más inteligente, quizás la que menos dañe ... y ante todo soy madre e hija ... y ese "honor" lo llevo "con laureles" y "a fuego".

    Me ha encantado tu entrada, me ha enamorado tu reflexión (sabes que me apasionan), me ha enriquecido tu pasta y por supuesto, como siempre, es un placer venir a visitarte.

    Enhorabuena y mil gracias por toooooooooodo.

    Xtos preciosa.

    ResponderEliminar
  76. Un plato delicioso con esa salsa que aún no he probado pero que es una tentación. En cuanto tenga todos los ingredientes la preparo que me parece increible.
    Muy buena tu disertación sobre la envidia. Me gusta los post de los sábados sobre el arte. bssssssssssssssss y feliz domingo

    ResponderEliminar
  77. Isabel, me ha encantado tu entrada, que buena definición que has hecho de la envidia. Un plato de pasta delicioso!! Besitos.

    ResponderEliminar
  78. Isabel me encantan los platos de pasta Y la envidia no la conozco
    !!!!!!Soy tan feliz con lo que tengo que no deseo nada mas!!!!!
    Besos

    ResponderEliminar
  79. Isabel un plato de pasta fantastico, en casa a los mayores nos encanta...la pena es que los peques son muy pesados y siempre la comen igual...y la reflexión es fantástica...muy buena entrada!!!
    Besos

    ResponderEliminar
  80. ERES ÚNICA QUERIDA y sabes quien podría envidiarte? NADIE, porque desde que nacistes has caminado haciéndote a ti misma con VOLUNTAD y SUPERACIÓN, y NADIE, absolutamente NADIE podrá nunca ser como TÚ:)

    ResponderEliminar
  81. Es el deporte nacional. Me encanta aprender y hoy me has hecho conocer a Giotto, así que gracias.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  82. No he venido aquí a pelotearte... ni decirte que eres maravillosa, ni que no hagas caso, ni que si te envidian mejor ... no todo eso ya te lo he dicho 55 veces por las diversas vías por las que nos comunicamos.
    A mi la envida sana me gusta... y te digo porque... porque en ese afán de emulación... consigo algo que es mejorar... eso sí intento compararme (o tener envidia sana como tu dices) con los mejores...

    Hace ya bastantes meses iniciamos un proyecto en común... junto con una tercera patita... que nos ha permitido conocernos y compartir y fue porque me gustas quería aprender, no de tí, sino contigo... todo este tiempo has estado ahí... me has ayudado, me has cuidado, me has mimado... así que me siento con una de las mejores, y ahora me gustas más porque eres envidiada... parace ser que hasta que no tienes un enemigo en este mundo no eres importante.... te lo puedes creer?? jajaja me parece incríble... en fin...

    Lo de tu entrada hoy no son los fusillotto a la puttanesca.... que no dudo estarán riquísimos siendo de Italian, (aunque encuentro que el plato está muy muy bien elegido) lo mejor es Giotto, es tu análisis sobre la envidia y es que eres de ese grupo de personas que no van por ahí intentando gustar en sus manifestaciones públicas y luego por detrás censuran, apalean verbalmente etc... no... tu vas de cara y eso te hace integra y sabes qué? no te envidio por eso no... lo admiro!!!!

    ResponderEliminar
  83. HOla
    me ha encantado tu entrada, desgraciadamente como se suele decir "la envídia es muy mala" y tú eres un encanto , con este plato que nos has preparado, solo me queda decir,.........que volveré en tu próxima entrada, ya me estoy relamiendo :)

    ResponderEliminar