3 de diciembre de 2011

melon pan

Un pan japonés basado en el óleo Niños comiendo melón y uvas, de Bartolomé Esteban Murillo.




Bartolomé Esteban Murillo nació en la ciudad de Sevilla en los últimos días de 1617, siendo bautizado en la iglesia de la Magdalena el 1 de enero de 1618. En el certificado de bautismo consta que sus padres se llamaban Gaspar Esteban y María Pérez, pero Murillo adoptaría el segundo apellido de su madre, el de su abuela materna, y con él se daría a conocer. A pesar de ser el último de catorce hermanos, se crió sin estrechez, dado que su padre era un barbero cirujano con buenos ingresos.


Los años de adolescencia y primera juventud de Murillo, aunque huérfano desde antes de cumplir los diez, no transcurren en un ambiente de desafecto, sino al lado de una hermana bastante mayor que él que le sirve de segunda madre y del marido de ésta, que probablemente le profesa un amor paternal, pues seguirá ejerciendo la tutoría una vez viudo y casado en segundas nupcias. Por otra parte el nuevo hogar, aunque no era de gran holgura económica, no debía de ser tampoco de gran estrechez y, sobre todo, era de un bienestar tal vez similar al del paterno.
El año de 1645 abre una nueva era en la vida familiar de Murillo. El 26 de febrero, cumplidos los veintisiete, contrae matrimonio en la misma iglesia de la Magdalena en que fuera bautizado, con doña Beatriz Cabrera y Villalobos.
Las familias de ambos contrayentes se conocían de antiguo y es posible que en principio concertaran la boda sin consentimiento total de la novia, porque ésta, al realizarse la petición de las amonestaciones, el 7 de febrero de ese mismo año, declaró llorando que la obligaban a casarse en contra de su voluntad, lo que motivó la suspensión del enlace. Sin embargo, seis días después, rectificó sus declaraciones y manifestó sus deseos de casarse, por lo que finalmente el matrimonio fue autorizado. Sobre este episodio se ignora la causa que motivó la primera negativa de la novia, así como las circunstancias que le movieron a cambiar de opinión en tan pocos días. Estos dubitativos comienzos del enlace no dificultaron que los novios se consolidaran en una pareja en apariencia armoniosa y perdurable, en cuya estabilidad debió influir la buena posición social que pronto alcanzó Murillo.
Muy pronto Beatriz Cabrera y Bartolomé Murillo comenzaron a tener descendencia, que con el paso de los años llegaría a ser muy numerosa. En 1646 nacería su primera hija, María, y un año después, José Felipe. De ninguno de los dos se encuentran noticias posteriores, por lo que debieron de morir a edad temprana.
Tras casi una vida de desarrollo de su carrera en el Sur, es llamado a Madrid por Carlos III, a lo que se niega por encontrarse ya muy mayor.  Estamos ante un pintor de sesenta y cuatro años, viudo y sólo, puesto que los hijos que le quedaban habían ido abandonando el hogar paterno. Estamos en 1681 y nuestro pintor aparece ahora registrado en la parroquia de Santa Cruz, en la que sería su última casa. En ella realizaría también el que fuera su postrer encargo pictórico, que no llegó a terminar: las pinturas del retablo de los Capuchinos en Cádiz, que debió de comenzar a finales de 1681 o principios de 1682.
Se encontraba pintando el retablo de los Capuchinos de Cádiz, obra de grandes dimensiones para la cual requería de un andamio para ejecutar las partes superiores, cuando tropezó y cayó, lo que provocó que se le saliesen los intestinos como consecuencia de una hernia anterior que padecía. Esto, al parecer, le llevó a la muerte, pero no en el acto, ya que Murillo, aunque maltrecho, sobrevivió unos meses más.
El 3 de abril de 1682 Bartolomé Esteban Murillo dijo adiós a la vida, de la que se despedía ya muy falto de fuerzas. Su última voluntad fue que se le enterrase en su parroquia de Santa Cruz y que se le dijeran misas en dicha iglesia y en la del Convento de la Merced.
A penas terminar de dictar su testamento le faltaron fuerzas para seguir hablando y murió breves instantes después. Al día siguiente, el 4 de abril, fue enterrado tal y como él había pedido. Esta iglesia, la de Santa Cruz, desapareció durante la ocupación francesa en Sevilla, y su solar lo ocupa actualmente la plaza de Santa Cruz, en cuyo subsuelo y en lugar ignorado reposan los restos del gran pintor.


Murillo pinta hacia 1650 este óleo sobre lienzo que representa a unos niños comiendo uvas y melón. Sevilla es en el XVII una ciudad importante; aquí reside la Casa de Contratación de Indias que se encarga de todo lo referente al tráfico marítimo con las Américas. En esta ciudad confluyen extranjeros, banqueros, hombres de negocios. Es una ciudad culta, más que otras de España. Entre las personas que llegan está Nicolás Ormazur, amigo y mecenas del pintor, natural de Amberes, importante comerciante de sedas y muy aficionado a la poesía. Esto permite a Murillo salir de los habituales temas religiosos, los más numerosos en este periodo, para adentrarse en el mundo de los niños y niñas a los que pintará en repetidas ocasiones. El pintor sevillano recoge en sus cuadros a esos niños y niñas de la calle que vería en sus paseos por Sevilla; niños pilluelos, pícaros, harapientos, piojosos, etc. Son cuadros de género de personas reales, según el tipo de cuadros que también se hacían en Flandes e Italia. El interés por los niños ya aparece en sus cuadros religiosos, cuando el Niño Jesús solo o con su primo Juan Bautista se convierte en el centro del cuadro. Pero en este caso es un tratamiento profano el que se da. Estos cuadros constituyen el único producto cultural que aborda el mundo infantil en una época en la que los niños estaban ausentes de la creación literaria y pictórica. Apenas contaba con una tradición en la que inspirarse al retratar su mundo infantil. Fue el primero que desarrolló escenas de carácter costumbrista protagonizadas por niños. Suelen ser un cuadro de mediano formato para poder situarlos en las habitaciones de los burgueses que pueden comprarlos. Esta serie de cuadros tiene una estructura bastante semejante. La linea diagonal barroca, como eje compositivo, aparece con claridad en todos ellos. En este caso, la línea es doble: una va de la uva al melón, y la otra une las dos caras de los niños. La luz, sesgada, entra por la izquierda del cuadro; se produce un estimulante juego de luces y sombras tenebristas sobre un fondo oscuro bastante neutro. En uno de sus ángulos del primer término, aparece un bodegón de frutas, muy al estilo barroco,  ya de por sí merecedor de un cuadro. 


Este pan, muy parecido a la concha mexicana, se consume en Japón en cualquier época, y no tiene sabor a melón ni lo incluye en su masa, aunque en los últimos tiempos se les están añadiendo saborizantes.
Con un exterior superior crujiente, al modo de una galleta, obtenemos un pan dulce y suave, ideal para desayunos y meriendas.

Para su elaboración necesitamos,

Masa,
- 300 gr de harina de fuerza.
- Un cuarto de cubo de levadura fresca.
- 40 gr de azúcar glass.
- 120 ml de agua caliente.
- Un pellizco de sal.
- Dos cucharadas soperas de leche en polvo (opcional).
- Un huevo.
- 30 gr de mantequilla en pomada.

Cobertura,
- 50 gr de mantequilla en pomada.
- 80 gr de azúcar glass.
- Un huevo.
- 180 gr de harina.
- Azúcar para espolvorear.

Diluir la levadura en el agua. Para la masa, mezclar todos los ingredientes menos la mantequilla, cuando los ingredientes se hayan integrado añadir la mantequilla y seguir amasando hasta que obtengamos una masa lisa que no se pegue a las manos. A manos unos 15 mn, con el gancho de la Kitchen Aide a velocidad media subiéndola hacia el final, unos 8 mn.
Dejar levar la masa en lugar seco, por ejemplo el horno apagado.
Para preparar la cobertura mezclar todos los ingredientes hasta conseguir una masa como para galleta.
Separar en pequeños trozos del mismo peso y estirar en forma circular entre dos papeles film.
Desgasificar la masa levada y cortar en trozos del mismo peso. Amasar hasta formar bolas y pegar con un poco de agua sobre la masa de cobertura estirada. Recoger el papel film en forma de moño para que la masa de cobertura se adapte a la forma de la masa del pan. Despegar del papel y colocar sobre la bandeja de horno, marcar unas incisiones en forma de damero sobre la cobertura y espolvorear con azúcar. Dejar levar unos 30, 40 mn en lugar seco y cálido.
Hornear a 200º hasta que haya dorado y al tocar suene hueco. Dejar enfriar sobre una rejilla.




97 comentarios:

  1. No puedo creer que sea la primera!! Ya me podías mandar algunos para desayunar, que hemos acabado con todo el pan que hice para desayunar.........

    Tiene una pinta estupenda!!!!!!!

    Que tengas buen sábado.

    ResponderEliminar
  2. Que pinta mas buena....me imagino el olor al verlo!! jejeje, un besuco!!

    ResponderEliminar
  3. Que bueno!, se ve muy rico y esponjoso el pan!

    ResponderEliminar
  4. Hoy si que llego a tiempo para desayunar así que un trocín es mio porque tiene que estar bien rico.
    Buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  5. yo quiero probarlo, tengo unas ganas, a ver si pronto tengo un hueco y me pongo a ello, tienen una pinta buenísima :)

    ResponderEliminar
  6. Un cuadro maravilloso... se me van los ojos a los pies de esoso niños que dan ganas de ducharlos con estropajo y todo! No conocía ese pan pero no tardaré mucho... Besos

    ResponderEliminar
  7. Tres obras de arte en una: el cuadro, tu análisis y el pan.

    Me gusta que cuentes la historia de los pintores.

    El pan ya me gustaría hacerlo...superada la fase de la repostería. Algún día, espero pronto.

    Ayer se me fastidió el servidor o lo que fuera y por eso no pude poner el texto. Ya está solventado. Gracias por tu visita :-)

    Muy buen finde.

    ResponderEliminar
  8. bello.
    e bella la scelta del dipinto.

    ResponderEliminar
  9. Que buena pinta tiene este pan! mañana no me puedes copiar lo que es la cupcake en si porque tenemos un curso de galletas, eso si NAVIDEÑAS entre manos no? jeje espero que este todo ok para mañana, yo ya estoy planeando mi viaje, y rezo para el huerna no este nevado!!!. 1 saludo de Maria uvaspanyqueso

    ResponderEliminar
  10. Siempre es interesante leer tus comentarios sobre obras de arte y me fascina como lo unes a alguna receta. Ahora que las masas y yo hemos llegado a entendernos, me atreveré con el que nos traes hoy. ¡Qué miga! Besos.

    ResponderEliminar
  11. Interesante entrada y el pan tiene que ser pura delicia!! Besos

    ResponderEliminar
  12. Un pan elaborado pero simplemente delicioso.Besos y feliz finde.

    ResponderEliminar
  13. Siempre he querido probar este pan japonés *_* Muchas gracias por la receta, lo haré segurísimo!!:) Besos!!

    ResponderEliminar
  14. Te han quedado estupendos!!

    Isabel manejas las masas estupendamente
    Mil besossssssss

    ResponderEliminar
  15. Se ve delicioso, Y el articulo que acompana semejante receta expectacular! Besos desde Puerto Rico!

    ResponderEliminar
  16. Cada vez que te visito descubro información nueva. Es estupendo pasearse por tu cocina. No conocía esta receta que se buenísima. Besos.

    ResponderEliminar
  17. Pues que ricos estos panecillos no los conocía la historia muy interesante te han quedado de 10
    besitos
    http://mipasioncocinar.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  18. Estupendo pan. Cuando yo estudié, el profesor de Historia del Arte se saltó a Murillo porque nos dijo que no merecía la pena, que no era muy bueno...

    ResponderEliminar
  19. Qué historia tan bonita, y con tantos datos... No tenía ni idea.
    El pan fabuloso, de los mejores que has hecho, creo yo.
    Que tengas un buen puente, o acueducto jajajaja
    Un beso.

    ResponderEliminar
  20. Una maravilla de corte, me encantan! Un besazo.

    ResponderEliminar
  21. Qué rico, de sabor supongo que será como una especie de torta, no? Me lo apunto para hacero!;)

    ResponderEliminar
  22. Menudo pan! Se ve increible! Y la entrada muy interesante.
    Buen finde!!

    ResponderEliminar
  23. se ve deliciosos esos panecillos no tardare en hacerlo un beso

    ResponderEliminar
  24. La de cosas que aprendo siempre contigo, no conocia este pan y es muy curioso. Genial
    Besines

    ResponderEliminar
  25. Isabel, si los restos de Bartolomé Murillo pudieran oler este pan, sin lugar a dudas, podríamos saber dónde descansan ... estarían en danza hasta poder probarlo.

    Enhorabuena por la cultura histórica con la que nos deleitas en cada entrada.

    Muchísimas gracias. Xtos xulísima.

    ResponderEliminar
  26. El cuadro es magnifico, y el pan se ve delicioso, una entrada preciosa para el sábado.
    Un besito

    ResponderEliminar
  27. El cuadro es precioso y el oan como siempre espectacular.
    Bicos mil y feli puente wapa.

    ResponderEliminar
  28. una entrada espectacular en todos los sentidos ,me alimenta leerla y verla!!

    besos**

    ResponderEliminar
  29. Hola Isabel.

    Menudo pan! Ya me he guardado la receta, me viene genial, yo siempre desayuno pan tostado con mermelada, por supuesto casero, así que la próxima vez que hornee voy a probarlo. Tiene una pinta irresistible.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  30. Que rico este pan!! Me encanta!!! :)
    El cuadro es súper bonito y la historia muy interesante!
    Un besote guapi

    ResponderEliminar
  31. este pan hace tiempo que le tengo ganas siempre me parecio curioso te quedo de lujo y ese cuadro siempre me gusto

    ResponderEliminar
  32. Isabel,tres maravillas en tu post,el cuadro,la biografia de Murillo y tu delicioso pan¡¡¡
    Me encanta que nos sigas relatando en tus post parte de nuestra historia.
    Un besote enorme preciosa y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  33. Es difícil dejar de mirar ese cuadro. Y tu pan tiene que estar que ni pintao!

    ResponderEliminar
  34. No sé qué ha pasado con mi comentario...Te decía que me ha enamorado este pan, me lo voy a llevar a mi cocina para probarlo en cuanto pueda, hoy hay que poner el arbolito, mis niñas ya no aguantan más...

    ResponderEliminar
  35. Me gusto mucho ese pan Isabel, y quiero decirte que mi abuelo comía las hogazas, así como el melón...y melón con pan, todavía es costumbre en mi hijo jajajajaja....venimos por aquí y aprendemos cocina y arte...curioso.
    Besos

    ResponderEliminar
  36. Me gusta mucho tu pan ,lo probaré,yo hoy hice uno de calabaza,como sigamos haciendo panes vamos a arruinar a las panaderías.besinos

    ResponderEliminar
  37. Que bueno Isabel ..esta receta la tengo apuntada de una web japonesa ...jaja pero la tengo en cuarentena ..por eso de las cantidades y de los aromas que le echan que no los encuentro ...ahora ya veo los que has hecho tu es un poco diferente a la receta que tengo ..pero el resultado tiene que ser genial ..esas combinaciones con frutas ..que buenas ..sigo con problemas de enlace de mis publicaciones con blogguer por eso no os saltan en vuestos blogs que seguis ...me está matando y no contesta a la petición de resolver el problema ...es la monda lironda ...me estoy pensando pasar a .com ...a ver que puedo hacer ...yo te invito a una caldeirada de maragota bsssMARIMI

    ResponderEliminar
  38. Esa cobertura tiene que ser fantástica,melo apunto.


    Saludos

    ResponderEliminar
  39. Este pan es una delicia, menuda esponjosidad, sigo tomando buena nota eh!!
    Feliz finde. Besitos.

    ResponderEliminar
  40. ¿te cambio unas cuantas brownies-cookies por un pan? ¿te parece? ^^
    me voy babeando por este pan.
    besotes!! ;)

    ResponderEliminar
  41. Isabel, como siempre aprendemos contigo, gracias. No conocía este pan y he disfrutado tanto de tu relato y explcaciones sobre Murillo y este cuadro suyo y de la receta del pan que, seguro, debe estar muy bueno para esos desayunos tranquilos que me gustan a mí.
    Bss.
    La cocina de Mar
    http://la-cocina-de-mar.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  42. Hola guapa tu

    una información fantastica, como siempre y una receta genial, conocia la existencia de este pan, pero desconocia su formula


    gracias por compartirla, i mil petonets Susanna

    ResponderEliminar
  43. Ya estuve esta mañana pero no hubo manera de dejar comentarios. Estoy de blogger hasta el moño! Isabel, este pan se ve delicioso. La academia de las artes y de las ciencias debería darte algún reconocimiento por difundir la cultura española de una forma tan apetitosa.....gracias una vez más por tu clase de arte. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  44. Los niños, las uvas, el melón, el pan, la historia...otra entrada sin desperdicio.
    Besos.

    ResponderEliminar
  45. Que ganas de pegarle un pellizquito a esa molla jeje Besos!

    Ana de: 5 sentidos en la cocina

    ResponderEliminar
  46. Ya de por si merecedor de un cuadro, como este pan tuyo que se merece un marco y dorado....que rico se ve!!!! me ha encantado la entrada, como es natural en estas entradas tuyas, todo arte y cultura...me gustan. Besosss.

    ResponderEliminar
  47. Siempre me pasa lo mismo, dudo entre el plato que nos haces, siempre exquisito y la historia que nos cuentas y recuerdas, porque en mis tiempos de colegio, ya muy lejanos, creo que estudiamos más historia y arte, que lo que se enseña ahora.

    Me ha gustado mucho todo.

    Besitos

    ResponderEliminar
  48. Un pan delicioso que se parece un montón a uno que le gusta a mi madre muy típico de acá!!

    Mil besotes linda :D

    ResponderEliminar
  49. Me encanta este cuadro de Murillo y el pan te ha quedado fantástico,como siempre!

    Besos!
    Anna

    ResponderEliminar
  50. Qué pan con qué historia tan original! tiene que estar delicioso viendo las fotos y la descripción

    ResponderEliminar
  51. Vaya currada con la historia, pero muy interesante.
    El pan dice cómeme! tanto lo dice, que mañana por la mañama lo haré. Tiene una pinta fantástica
    Besos

    ResponderEliminar
  52. ¡Menuda entrada más interesante! Me gusta todo, lo que nos cuentas y el pan.

    Besos.

    ResponderEliminar
  53. Vaya miga que tiene este pan..con melon no, porque no me gusta...pero me lo cmia asi solico a bocaos!!mmmmmmmm..el cuadro es genial..un besoo

    ResponderEliminar
  54. Isabel, tiene una pinta estupenda...ideal para mi desayuno de mañana...jajaja con una mermelada casera y mi café!!!
    bicos

    ResponderEliminar
  55. Isabel, que maravilla de receta. Te ha quedado un pan estupendo, me encanta para el desayuno de mañana. un besazo.
    cosicasdulces.blogspot.com

    ResponderEliminar
  56. El pan, la cobertura, la introducción a la receta, y las fotos, si es que me ha gustado todo¡ Un fuerte abrazo, Teresa

    ResponderEliminar
  57. Son una chulada de panes, que ricos que se ven para el desayuno.
    Besos

    ResponderEliminar
  58. Aunque sea tarde no podía dejar de pasarme por tu cocina para tener mi lección de Arte y llevarme un trozo de este estupendo pan, para desayunos o meriendas.
    Besos.

    ResponderEliminar
  59. Que pan dulce tannn rico, se ve espectacular, para un desayuno debe estar divino.

    Besos

    ResponderEliminar
  60. Un pan con mucho.. arte. Y para el desayuno ideal.

    ResponderEliminar
  61. Nunca fallas, me encantan estas recetas tan bien ilustradas, esta en especial me han encantado las imágenes, dan ganas de meterse y coger un cachito :)

    ResponderEliminar
  62. Pensaba que me habia vuelto majareta, al leer, melon pan..pero nooo luego me he vuelto majareta al verlos, mmmm que pinta,estoy deberia de poder traspasar pantallas,alargar la mano y zas! poder desayunar con uno de tus panes,...me llevo la receta,un beso y que tengas un buen domingo

    ResponderEliminar
  63. MURILLO, un PINTOR con mucha HISTORIA... la misma que va a tener TU PAN :)

    ResponderEliminar
  64. Me estoy haciendo adicta a este tipo tuyo de entradas. Los panes divinos.
    Buen día

    ResponderEliminar
  65. ¡qué bonita historia para leer un domingo por la mañana y qué pinta el pan!!! lo malo es no tenerlo en casa.

    Besetes

    ResponderEliminar
  66. Qué bonita la entrada, cuando vi el título me asusté, ¿pan con sabor a melón? ¿cómo será eso? Pero nunca me defraudas, un pan estupendo, con una miga riquísima.
    Muchos besosss y feliz domingo!!!

    ResponderEliminar
  67. Me encanta leer tus post. Mi abuelo se bautizó en la iglesia de Santa Cruz en Sevilla y la Iglesia de la Magdalena es una de las que tiene más solera en Sevilla. Una de las hermandades de La Madrugá sale de allí.


    El pan tiene una pinta estupenda, anda que no saben nada en Japón...

    Besos

    ResponderEliminar
  68. Este pan, tiene una pinta estupenda, además por dentro parece croissant...

    Un besito

    ResponderEliminar
  69. Pero qué delicia de pan, una maravilla.
    Saludos

    ResponderEliminar
  70. Madre mia que bueno debe estar este pan dulce!! tiene un aspecto ideal! un beso

    ResponderEliminar
  71. Guapa solo quería decirte que te animes a preparar brazo de gitano, que ya veras... no se rompe, yo tenía el mismo miedo y mira como quedó el tronco de navidad :) así . que animate

    ResponderEliminar
  72. Muy refrescante visitarte, Si me lo permites te sigo tambien por este blog. besos

    ResponderEliminar
  73. No saben nada en Japón!!!! y en Gijón ya ni te cuento! con un pan de estos debajo del brazo era capaz yo de hacerme el camino de Santiago! ahora, sin el pan........ me niego!

    besiños salseros Aliter!

    Tito! :)

    ResponderEliminar
  74. Que receta mas rica y te ha quedado un pan riquissimo

    besos!!

    ResponderEliminar
  75. ¡Delicioso pan! y otra de tus entradas muy interesante. Me gusta esta combinación que haces de historia del arte y gastronomía.
    Un besín.

    ResponderEliminar
  76. Un trocito con una onza de chocolate sería una merienda estupenda.

    Una entrada preciosa.

    Besos

    ResponderEliminar
  77. Ummm, se ve estupendo este pan, con una miga muy fantástica.
    Un besín.

    ResponderEliminar
  78. Cómo me gustan a mí estas entradas. Y esos panecillos...no dejaba ni las migas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  79. Una entrada muy interesante y un pan bárbaro...
    Besiños

    ResponderEliminar
  80. ¿Un pan japonés, que no sabe a melón, y se llama melón? Este es un jeroglífico harto complicado, Isabel. Y ya una no está a estas horas para descifrar misterios más que el de encontrar el modo de ir a la cama a descansar, je je.

    Bromas aparte, si Murillo hubiera encontrado este pan, no creo que le hubiera dado tiempo a retratarlo, porque tiene un pellizco .... je je je. ¿Dije bromas aparte? Posiblmente. La memoria ya me castiga.

    Un beso fuerte, y feliz semana!!

    ResponderEliminar
  81. Que rico y esponjoso se ve el pan, me encanta como te ha quedado Isabel. La entrada fabulosa!!! Besitos.

    ResponderEliminar
  82. exquisito con cobertura me encanta,abrazos.

    ResponderEliminar
  83. Se ve super super rico y super tierno! te ha quedado impresionante Isabel!

    ResponderEliminar
  84. Qué bueno!! de presencia se parece a un pan dulce, de leche y además de sabor será de 10 sin dudarlo!! :)

    ResponderEliminar
  85. Isabel, si un post es interesante el otro mas.
    bss

    ResponderEliminar
  86. Isabel, este pan tiene que estar riquisimo, besos

    ResponderEliminar
  87. La calidad a la par que el cuadro, una maravilla.
    Como siempre enhorabuena.
    Besitos

    ResponderEliminar
  88. Isabel ese pan te quedo
    ¡¡¡¡¡Para comerselo!!!!!
    Besos

    ResponderEliminar
  89. parece decir comeme! espectacular.
    saludos.
    http://conaromaacaserito.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  90. Isa!! eres la reina de los panes de mi casa!! y yo buscando el melon por ahi... jajjaaa
    vaaaale, siiii, soy un poco desastre.. pero ni el pan del libro "pan" de xabier barriga, me queda taaaan rico como el tuyo!
    ja! a ver cuando publicas un librito tu guapa!!
    un besazo!! y aunque hace mucho que no comento por falta de tiempo... te quieroooo!! :)

    ResponderEliminar
  91. Uau!!!! Vaya pan espectacular. Desde luego eres una experta en la materia y yo que sigo sin comprarme la panificadora, con lo que podría aprender contigo!!! Bueno ahora estoy bastante liadilla pero en cualquier momento me lanzo a experimentar con tus panes! Un besito:)

    ResponderEliminar
  92. Hola Isabel. Mejor no podía ser la introducción a este pan. Si el cuadro es espectacular el pan que has hecho no se queda atrás. Esponjoso y tierno por su interior y con una pequeña capa crujiente por el exterior. Un pan para disfrutarlo.
    Saludos

    ResponderEliminar
  93. Tiene que estar para mojar! Yo lo quiero con un chocolate, porfa!

    ResponderEliminar