1 de diciembre de 2011

galletas fabergé

La Fiesta más importante del calendario de la iglesia ortodoxa rusa es la Pascua.
Se celebra con tres besos y el intercambio de huevos de Pascua. Por lo que respecta a los huevos imperiales de Fabergé, estos comenzaron a fabricarse en 1885 cuando el Zar Alejandro III encarga un huevo de Pascua para la Zarina María Fyodorevna.


El huevo recordaba a la patria de la Emperatriz, Dinamarca, ya que el joyero se había inspirado en un huevo de pascua que se encontraba en las colecciones reales danesas y tanto agradó a la zarina que el zar ordenó que Peter Carl Gustavovich Fabergé fabricara un huevo de Pascua cada año para la zarina, estipulando solamente que el huevo fuese único y que encerrase una sorpresa.

También en 1885 Fabergé fue nombrado proveedor oficial de la corte imperial rusa. El joyero y su equipo de orfebres y artesanos, entre ellos maestros joyeros como el ruso Michael Perkhin y los finlandeses Henrik Wigström y Erik August Kollin, diseñaron y confeccionaron huevos de Pascua durante once años más para Alejandro III de Rusia hasta que este falleció, continuando su hijo y sucesor Nicolás II con la tradición.

 Estos proyectos se convirtieron en prioridad absoluta de la compañía y fueron planeados y trabajados con un año o más de antelación: la sorpresa que contenía el huevo se mantenía siempre en secreto.




De los 69 huevos que hizo en total la Casa Fabergé para los zares, la aristocracia y la élite industrial y financiera, se conservan 61. Se conocen cincuenta y dos huevos imperiales, cuarenta y cuatro de los cuales se han localizado hoy, entre ellos los dos últimos de 1917 que nunca fueron entregados ni terminados a causa de la Revolución Rusa destacando el Huevo de la constelación del Zarevich. Los restantes 8 huevos imperiales se consideran perdidos o desaparecidos; dos se conocen solamente por haber sido fotografiados en primer plano, otros tres se han descubierto en 2007, dos de ellos en una foto tomada a una vitrina de la zarina Maria Fyodorevna, donde aparece el tercer huevo imperial y el huevo con querubín y carruaje, este último quedó reflejado en el cristal de la misma, en cuanto al huevo del neceser figura en una fotografía de la joyería Wartski, Londres, en la parte inferior de una vitrina. No se tiene ningún documento visual de los otros tres.



Mis huevos no lucen brillos de piedras preciosas, pero, igualmente, están elaborados con materiales nobles; mantequilla francesa, crema de vainilla pura y glasa de polvo de merengue saborizada con caramelo.



Una delicia al alcance de cualquier bolsillo.


¿Y aún quedan plazas para el curso de Galletas Navideñas del día 18 de Diciembre en Gijón!
¿Os apetece decorar vuestra Navidad con galletas?


96 comentarios:

  1. Que delicia de galletas y que bonita entrada.
    Besitos

    ResponderEliminar
  2. Tus huevos no lucen con brillos pero son taaaan bellos y seguro que ricos que ya brillan por sí solos. Besitos

    ResponderEliminar
  3. Eres una artista, no te digo más.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  4. bueno, me encantan!!! son monísimas!!

    ResponderEliminar
  5. Son preciosas para mi lo malo es que no puedo comérmelas por pena a destrozarlas pero bueno pensaré que para eso están!

    Mucho pulso hay que tener para esos dibujos.

    Un besito

    ResponderEliminar
  6. que mano que tienes es una maravilla te han quedado preciosasss,un día de estos hago a mi hija seguidora de tu blog jajaj le encanta la historia es lo que quiere estudiar y contigo disfrutara mucho,un beso

    ResponderEliminar
  7. Tu entrada reluciente!! y tus galletas pa comérselas!!! que ricassss!!!!. Besos.

    ResponderEliminar
  8. Unas galletas de lujo se ven espectaculares me encantan una entrada muy interesante como todas las que haces
    besos
    http://mipasioncocinar.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  9. Me encanta el colorido que les has puesto, es tan alegre y dulce, que tiene que dar penita incarles el diente.

    ResponderEliminar
  10. Te equivocas : tus galletas"huevo" sí que brillan porque poseen luz propia y no les hacen falta piedras preciosas para ello.......el que hayan sido modeladas por tus manos para ellas es el mejor tesoro ;))

    Besinos mil.

    ResponderEliminar
  11. Que monada Isabel!!! Te han quedado preciosas! :)
    Besotes guapi

    ResponderEliminar
  12. Qué bonitas galletas, mucho más que los huevos de la zarina (uf, esto dicho así que mal suena). Se nota que tienes mucha paciencia y buen pulso.
    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Isabel que no me da tiempo de visitarte todo lo que yo quisiera y me pierdo, estas galletas son espectaculares, que paciencia y que manos que tienes.
    Un beso

    ResponderEliminar
  14. MAIS UMAS BOLACHAS LINDAS, PERFEITAS.....
    BESOS

    ResponderEliminar
  15. No tendrán piedras preciosas pero están preciosas, valga la redundancia!! jajaja

    besos

    ResponderEliminar
  16. Sin duda, las galletas decoradas son lo tuyo!

    ResponderEliminar
  17. ¡¡¡¡¡Maaadre mía, Isabel!!!!!, qué preciosidad y qué precisión con todo los detalles.
    Benditas las manitas que tienes cielo.
    Nena ¿cuántos huevos, dices que faltan ... tres?, voy a empezar a rebuscar en mi vitrina a ver si han dejado alguno olvidado ... y todavía no lo he visto.

    Apúntate un mil, en escala del uno al diez.
    Enhorabuena.

    Xtos xulísima Isabel.

    ResponderEliminar
  18. Sinceramente, si comparo la estética de este huevo con tus galletitas, ganan las galletas de goleada.

    Espero que la gente que se apunte a tu curso descubra cómo decorar galletas en Navidad, Pascua, cumpleaños, otras fiestas...

    Gracias por explicar tan bien la historia de los famosos huevos Fabergé. Yo tengo un pañuelo muy bonito que reproduce algunos, regalo de dos buenas amigas, de cuando hubo una exposición de los huevos en el MET de Nueva York.

    ResponderEliminar
  19. Me ha encantado tu entrada. Cuando era peque fui a Rusia con mis padres y se que algo nos contaron de estos huevos pero en esa época no presté mucha atención. Me ha gustado leer la historia, sólo me ha faltado saber qué sorpresa había dentro de cad auno, jeje!!soy una cotilla!
    Tus galletitas huevo, son preciosas!

    Muchos besos guapa!

    ResponderEliminar
  20. Muy bonitas, Isabel. Y muy interesante la historia que cuentas, seguro que si incluyes este modelo de galletas en tus cursos será un éxito.
    Suerte. Un besín

    ResponderEliminar
  21. Que guapos esos huevos!!!!!!
    Besos

    ResponderEliminar
  22. que pasada de galletas ,que arte!
    saludos.
    http://conaromaacaserito.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  23. Qué monadas, le pondría un cintita y las pondría en el árbol.
    Saludos

    ResponderEliminar
  24. Me da miedo!! Tengo esos huevos hechos y pendientes de publicar........... Tendremos algo de telepatíaa????

    Preciosos.

    Besos

    ResponderEliminar
  25. Que bonitas, qué paciencia, qué arte, qué manos..
    Yo también quiero tu paciencia, pero la quiero ya!!! :)
    besos

    ResponderEliminar
  26. ¡Ay Isabel, yo prefiero los tuyos! pero sin dudarlo un segundo, una que no es de joyas que no se comen, jaja

    Me sacaste los colores, pero bien con el comentario del bizcocho de turrón, ¡ya quisiera yo tener esas manos y esa paciencia!

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  27. Los huevos de Faberge son joyas maravillosas, pero esta galletas casi que tambien, sobre todo para la vista del qeu se las va a comer.

    ResponderEliminar
  28. Encantadoras Isabel, es una artista;)
    Besitos guapa.

    ResponderEliminar
  29. Que preciosidad de huevos... además tienen su trabajo porque están decorados al detalle. Y lo mejor que seguro que están buenísimos. Besotes

    ResponderEliminar
  30. QUE PRECIOSIDADES ISABEL!!
    Tienen un color tan delicado que da pena comérselos. Yo casi que los dejaría en mi vitrina.
    BESINES NIÑA:)

    ResponderEliminar
  31. Son preciosas, que artista que eres con las galletas.

    Besos

    ResponderEliminar
  32. Que preciosidad! Perfectos, como todo lo que haces.

    ResponderEliminar
  33. Isa, me encantaría pasarme por el curso, al menos para ver con mis propios ojos algunas de estas maravillas que hacés con las galletas. Me queda un poco lejos... bellisimas estas joyitas de la repostería. Nada tienen que envidiarle a los huevos de los orfebres ni artesanos rusos! Besos!

    ResponderEliminar
  34. Que bonitas te han quedado!!
    Isabel tienes unas manos que valen oro
    mil besosssss

    ResponderEliminar
  35. Isabel yo me quedo con tus galletas ya me gustaría a mi poder ir a tus taller joooo ven pa vigo!!!
    bss
    loli

    ResponderEliminar
  36. Vaya problemas que tengo con blogger para comentar...Isabel eres una artista..me encantan estas galletas, son preciosas...
    Besos

    ResponderEliminar
  37. Qué entrada más lujosa y brillante, te ha quedado muy chic!!! Me encantan esas galletas, nunca he decorado unas!!! Y si vienes por aquí de paseo? Jajaaa, Besos!!!

    ResponderEliminar
  38. Que pasada!!!!!!!!!!!!! eres una artista!!! tiene que dar una penita comerselas...

    ResponderEliminar
  39. ¡¡Me han encantado tus galletas!!, son preciosas, estás hecha una artista.
    Un besito

    ResponderEliminar
  40. Bueno yo me pillo un par y te dejo a deber los seis besos vale! jejeje ;-P

    ResponderEliminar
  41. Eres la reina de las galletas decoradas, no hay duda alguna! Lástima que esté tan lejos, que sino me apunto al cursillo

    ResponderEliminar
  42. Una historia muy interesante!! y unos huevos preciosos! te han quedado muy bonitos! y seguro que están deliciosos!
    besos
    Sonia

    ResponderEliminar
  43. Menudas historias más interesantes nos cuentas siempre a través de tus entradas en el blog! me encanta la historia, al igual que los huevos que has decorado ;)

    Por cierto, has puesto en el cartel del curso que es en 2001 no sabía que pudieras trasladarte en el tiempo... jejeje.

    Un beso fuerte guapa!

    ResponderEliminar
  44. Preciosas con esos colores y flores.No sabía que la glasa se podía saborizar. Si cuando digo que aquí se aprende, es que es verdad. Besos.

    ResponderEliminar
  45. Qué alegría poder leerte Isabel, nos enseñas tanto.... Preciosas galletas.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  46. Madre mia, son una auténtica preciosidad!! Eres toda una artista!
    Besos
    Sandra

    ResponderEliminar
  47. Wow me ha gustado mucho la historia, no sabía de tantos detalles.
    Por cierto me quedo con las que están decoradas de florecitas, son muy coquetas.

    ResponderEliminar
  48. Son preciosas! me encanta lo coloridas que son

    ResponderEliminar
  49. Una preciodidad, me encantan!! Besos

    ResponderEliminar
  50. Menudos huevitos fabergé que has montado están preciosos aunque creo que es tan peligroso "romperlos" como los otros.
    Besines

    ResponderEliminar
  51. Me encanta leer esas entradas que haces con tanta historia y curiosidades...lo que hoy no puedo evitar pensar en el lujo que rodeaba a esa casta superior...así acabaron las cosas..mientras unos se hacían huevos, otros morían de hambre :(
    me gustan más tus huevos..son más lindos en todos los sentidos..y están al alcance de cualquiera :)
    cariños mi guapa!

    ResponderEliminar
  52. Te estás volviendo una esperta en hacer galletas.

    Saludos

    ResponderEliminar
  53. Bueno, vamos a pedir, que creo que ya es la hora: un plato de Ciambotta, un pan de agua... el vino ya lo traigo yo... y al final, unas galletas faberge. ¿Quién hace el té?.

    ResponderEliminar
  54. Qué galletas más bonitas¡¡¡¡¡¡.
    La levadura es la del Mercadona.De la marca hacendado.

    ResponderEliminar
  55. menudas galletas preciosas, pero qué bonitas!!!!!!!!!!! encima en tonos verdes, ay que lindas, eres toda una profesional, te mando un beso!

    ResponderEliminar
  56. Qué bonitas Isabel y qué interesante historia. Como siempre un acompañamiento perfecto para morder con gusto esas galletas. Besos

    ResponderEliminar
  57. que lindas da pena comerselas un besito

    ResponderEliminar
  58. Yo creo que esas galletas son una verdadera joya, por el mimo con el que están hechas y seguro que también por su sabor.
    Un besito

    ResponderEliminar
  59. una entrada muy bonita, las galletas preciosas dan pena comerselas, besos

    ResponderEliminar
  60. Te han quedado preciosos! Muy elegantes! Un besito:)

    ResponderEliminar
  61. que preciosidad de galletas,estan para comerselas nunca mejor dicho¡¡
    beso

    ResponderEliminar
  62. Pues a mi me parece que estas galletas brillan un montón! Son fantàsticas. Enhorabuena, por que te han quedado de revista. Besos

    ResponderEliminar
  63. Desde luego lo tuyo es el arte, escrito, seguramente pintado y lo que no sabian en aquella época es que con las galletas se podia hacer arte tambien.
    No te vuelvo a decir que estoy aluciná porque soy muy repetitiva, pero mañana me veo un diccionario de sinonimos para ir cambiando.
    Un besitoooooo, oye, y con el minichef puedes hacer eso???, que bueno tiene que ser.

    ResponderEliminar
  64. Que bonitas te han quedado, autenticamente Fabergé!

    Besos

    ResponderEliminar
  65. Se te da bien esto de las galletas eh!? ;)
    muy guapas!

    ResponderEliminar
  66. Que delicia, un manjar para grandes y chicos y como siempre bien acompañado de datos más que interesantes.
    BESITOs
    http://notasenmicocina.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  67. que manita que tienes con las galletas, te han quedado fabulosas, que colores tan bonitos.
    besos guapaaa

    ResponderEliminar
  68. que buena pinta tiene isabel!! esto es arte!! jeje besos

    ResponderEliminar
  69. son unas galletas preciosas, una obra de arte y me encanta la combinación de colores, una monada de huevitos.

    ResponderEliminar
  70. Hola Isabel.

    Qué bonitos, me encanta la mezcla de colores y la deocración, muy delicada, vamos nada que envidiar a los orfebres. Guapísimos.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  71. Preciosos los huevos y preciosa la entrada; si es que estás hecha toda una profe de historia! Me encantan todas las cosas que descubro cuando te visito.
    Bss y gracias!

    ResponderEliminar
  72. Las galletas preciosas,y menuda historia...
    bss Ana

    ResponderEliminar
  73. Por favor, me encantan! la combinación de colores es total!!

    ResponderEliminar
  74. Isabel, qué huevos tan simpáticos y coloridos. Menudas manos tienes. Besos,

    ResponderEliminar
  75. Mira que te quedan preciosas las galletas...estos huevos son una monada! pa comerselos! :)
    un besoo

    ResponderEliminar
  76. Hola
    si que había leído la historia de los huevos, pero me gusta más tu versión galletil, ¡¡donde va a parar!!
    Suerte con los cursos de este finde
    besos

    ResponderEliminar
  77. Una pasada las galletas, qué preciosas te han quedado, con tanto detalle y esos colores tan bonitos..me encantan!!!
    Estás hecha una maestra!!!

    ResponderEliminar
  78. Hola Isabel: Me encanta leer tus historias, siempre son muy interesantes.
    Y tus galletas Faberge han quedado fabulosos, muy finos y delicados. Me encantan!!

    ResponderEliminar
  79. Me encantan más los tuyos...delicados, bien decorados.... y elegantes!

    Mil besotes!

    ResponderEliminar
  80. Niña, que maravilla de galletas, no me da tiempo a seguirte. ¡Uf! menudo ritmo.

    Un besito

    ResponderEliminar
  81. Preciosas galletas como lo son también los huevos, mi hermana los colecciona.
    Besos

    ResponderEliminar
  82. Precioos los Fabergue, que maravilla, unas galletas muy originales FELICIDADES¡¡¡¡¡¡¡¡¡

    BESICOS
    Chez Glace

    ResponderEliminar
  83. Que bonitas!! Menudo dominio tienes decorando galletas.
    Besos.

    ResponderEliminar
  84. Ya ves como empezaron los huevos Kinder... jeje... preciosas esas galletas, lástima que estemos tan lejos porque me venía de maravilla ese curso! Besos

    ResponderEliminar
  85. Que bonitas, Isa, te han quedado preciosas. un besito

    ResponderEliminar
  86. Isabel, ¡¡qué cosa más bonita!! Me encantan esos colores, esos detallitos!!

    Y son igual de "incomibles" que los de verdad, y no lo digo por el sabor (que estoy segura de que es bueno), sino porque tiene que dar una pena horrible hincar ahí el diente.

    Un beso!!

    ResponderEliminar
  87. Y de postre me tomaba unas galletitas con el café. Uf que hambre!

    ResponderEliminar
  88. ¡Qué finas! ¡Qué bonitas galletas! Estoy segura de que la zarina también te pediría a ti que le diseñaras galletas en forma de huevo.

    Un besito.

    ResponderEliminar
  89. i like the colour of the easter egg biscuits.

    ResponderEliminar
  90. Jolines Isabel! qué paciencia tienes para decorar galletas!!! yo soy inútil con detalles tan delicados... cuanto me queda por aprender!!!! :s. Besos.

    ResponderEliminar