4 de enero de 2011

grissini esponjosos de amapola y sésamo

La característica fundamental de este tipo de pan es su consistencia crocante y las semillas que suelen recubrir la corteza.
A mí me gustan algo esponjosos, como delgadas barras de pan que incluso puedan ser empapados en las salsas o acompañar cualquier plato. He escuchado muchas veces que "cuanta más masa mejor se pasa" y yo lo aplico a los grissini.
Hunden sus raíces en el Piamonte italiano desde el siglo XVII.  Vittorio Amedeo II de Savoia nace en el año 1666, y ya desde el principio se revela como un niño enfermizo. En el año 1668 llegarán a pasear el Santo Sudario en procesión como medida desesperada al ver al heredero con el delicado pie, calzado con abarcas bordadas en oro, en la tumba.
A pesar de haber salido milagreramente adelante, a la edad de nueve tiernos años vuelve a enfermar gravemente. Su madre pide al médico de la corte, Baldo Pecchio, encontrar una cura para el duque. El mismo médico, que en su juventud había tenido igual frágil salud que el apreciado niño, recordó el remedio que su madre utilizara con él: un pan levado, muy crocante y con total ausencia de masa. Se dirigió al panadero de palacio, Antonio Brunero, con la genial idea. El panadero, que preparaba el pan de la época llamado Ghersa, tomó pequeños montones de masa y los retorció hasta darles forma de bastón que al honearse se convertían en delicadas barras aromáticas y crocante.
La salud de Vittorio se restableció y el pan se convirtió en un hit parade de la época que ha llegado a nuestros días.
Caro Felice de Savoia decía que apreciaba mejor la música en el Teatro Regio de Turín cuando, al mismo tiempo, tomaba grissini y Napoleón les tenía tanto aprecio que instituyó un servicio de correo para hacerle llegar cada día grissini frescos de Turín a los que llamaba "petit batons de Torino".
Si quisiéramos dejarlos tan crocantes como los originales sólo tendríamos que formar unos bastones de masa más finos y apretados y dejarlos en el horno hasta que doren bien.








Para su elaboración necesitamos,

- 500 gr de harina de fuerza.
- 10 gr de sal.
- 25 gr de miel.
- 40 gr de aceite de oliva virgen extra.
- 280 gr de agua.
- 20 gr de levadura prensada de panadería.
- Semillas de amapola.
- Semillas de sésamo.


Comenzamos tamizando la harina y la sal. En Thermomix 10 segundos a velocidad 5. Reservar.







Poner en el vaso el agua templada y la levadura, mezclar unos segundos en velocidad 6 para desmenuzarla. Incorporar la miel, el aceite y la harina. Mezclar 5 mn velocidad espiga.











Disponer la masa en una fuente alargada y pincelarla generosamente con aceite. Dejarla levar al menos una hora en lugar seco y cálido.







Precalentar el horno a 220º e ir cortando porciones de masa y dándoles forma de bastón espolvoreando sobre la mesa de trabajo las semillas de amapola o sésamo y haciendo rodar la masa sobre ellas.








Hornear durante 15 ó 20 mn o hasta que estén dorados. Dejar enfriar sobre una rejilla para que no se humedezcan.























48 comentarios:

  1. Isabellllll!!!! Qué me dejas pasmada con tus recetas!!!! Es que estoy alucinada con la imaginación que tienes para publicar una cada día y además riquísimas.

    Besitos guapísima

    ResponderEliminar
  2. Me encanta esta receta y seguro que a la peque tb.

    Un besooo

    ResponderEliminar
  3. Vaya peligro de receta; para empezar y no acabar. te han quedado de lujo. la última foto está diciéndome cómeme.
    Eres una "peazo" artista.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Los grissini son deliciosos y adictivos! y se le ponemos un poco de jamòn serrano mmmmm què perdiciòn! besos

    ResponderEliminar
  5. que ricos,para un pica-pica,a mi me encantan

    ResponderEliminar
  6. Muy ilustrativa esa explicacion historica de los grissini. Yo no habia oido hablar de ellos hasta ahora. A mi por el aspecto me recuerdan a los colines pero sin semillas.

    Desde que tienes la termomix estas haciendo unos panes y reposteria estupendos!!!!!!!

    Besos

    ResponderEliminar
  7. Pero que cosa más buena y además con explicación incluida...
    Un besito

    ResponderEliminar
  8. Tiene una pinta deliciosa...

    Felices reyes.

    ResponderEliminar
  9. Pues me has dejado sin palabras Isabel...y ahora que digo?? es apabullante como te documentas hija, se nota tu profesión/vocación extrapolable a investigar en orígenes culinarios, cuanto talento hasta ahora anónimo para la mayoría si no fuera por este medio...aplausos plas plas plas plas!!!

    ResponderEliminar
  10. Que rico!! Los grisines me encantan pero nunca los he preparado . Me copio la receta para probarlos.
    Bessos

    ResponderEliminar
  11. Bonita presentación y tienen pinta de estar muy ricos, crujientes mmm. Un saludo

    ResponderEliminar
  12. Que buen pica-pica. Me encantan los grisines y me parece una receta estupenda.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  13. ¡Hola wapa!, ¡qué ricos que son los grisinis!, para mi son un auténtico vicio, es hacerlos y no parar hasta acabar... ¡qué delicia!.

    ResponderEliminar
  14. Me encantan!! Son un vicio. Nunca los he hecho pero para todo hay una primera vez.

    Bicos

    ResponderEliminar
  15. Estan buenísimos los grisines... me hace gracia probar de hacerlos! Me guardo la receta!
    Saludos!

    ResponderEliminar
  16. Que buenos que quedaran... La textura esta maravilhosa e muito fofa. Me y gustado mucho la receta : )
    Besitos

    ResponderEliminar
  17. Que panecillos tan ricos ¡¡¡para no dejar de comer¡¡¡¡
    besos

    ResponderEliminar
  18. Querida Isabel, ¡Qué hambre me ha dado! voy a hacerlo muy pronto, me quedo feliz con toda la historia de los grissini, increíble! En cuanto a lo crocante y la cantidad de masa, hay gustos y gustos, aquí en casa los preferimos más crocantes y con menos masa. La miel me viene apareciendo en varias recetas de panes, en una decía que era para darle más dorado ¿tendrá otras propiedades? Besitos

    ResponderEliminar
  19. Una delicia, y las fotos una pasada, un abrazo

    ResponderEliminar
  20. Isabel!!! madre mia ,que arte ,pero que bueno!!

    Besos y feliz año

    ResponderEliminar
  21. Ola

    acabo de llegar por casualidad a tu blog y me encanta esta receta.

    Con tu permiso me voy a quedar por tu cocina, un saludo y feliz año

    ResponderEliminar
  22. Hola preciosísima, me encantan las recetas con sus historias y, tú, bordas el relato, además de aprender recetas estupendas contigo, adquiero conocimientos histórico-gastronómicos.
    Muchas gracias!!
    Besotes.

    ResponderEliminar
  23. Qué apetitosos!!!!! Yo no tengo TMX, pero intentaré la receta de todas formas! Un abrazo

    ResponderEliminar
  24. HOLA ISABEL!!! QUE BUENA ESTA RECETA, ME TENGO QUE ANIMAR A HACERLA!!!!! UN BESO GUAPA

    ResponderEliminar
  25. Una receta estupenda y un relato muy interesante.
    Una receta que merece la pena anotar.

    Un beso

    ResponderEliminar
  26. Isabel los grissini me han encantado y con historia y todo, eres la leche, pero condensada eh!!!!

    Un besete.

    Y que le traigan muchas cositas los reyes al Minichef!!!!

    ResponderEliminar
  27. Qué ricos!, una presentación muy linda, me encantaron las fotos y en el corte se aprecia una masa súper tentadora, felicitaciones!
    Besitos

    ResponderEliminar
  28. Sólo les veo un defecto! que no tienen cáscara! y no veas que peligro entonces! madre mía!!! esto es peor que las pipas!! tó el día ahí rillando en ellos! como si lo viera! te han quedado tremendos Isa! y presentados con lujo total! como tú sólo lo sabes hacer! artissssstaaaaaa dami unooooo!!!!



    ;-)

    ResponderEliminar
  29. Isa!!!! qué buenooooooooooooooooo!!!!!!!!!!!!!!!!! grissini made in casa!!! si llego a la herboristeria a comprar las semillas de amapola se lo hago a mi hermano Manu qeu viene esta noche de visita!
    Muaks!

    ResponderEliminar
  30. Que aspecto tan delicioso, me llevo un par de ellos.

    Saludos

    ResponderEliminar
  31. Pero te han quedado de lujo!!....estos me han encantado....y el corte que maravilla!!....a mi me encantan con granos de sal gruesa.....estan deliciosos!!.....Abrazotes, Marcela

    ResponderEliminar
  32. Hermosa historia,como todas las que nos cuentas para dar paso a una nueva maravillosa receta.
    Tienen que estar extra.Nunca se los hice a mis hijos,que hasta hace poco,los pedían en cada panadería.Qué suerte tiene tu niño,con esta ama 10.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  33. ¡¡¡Que peligro Isabel!!!, seguro que están para empezar a picar y no parar.
    Te han quedado de lujo.
    Besitos,

    Suny

    ResponderEliminar
  34. ¡Grácias!. Son sencillos de hacer y están muy buenos.

    ResponderEliminar
  35. Que ricos grissini más ricos!!. además tan fáciles..... me encantan!!. un beso.

    ResponderEliminar
  36. Isabel deben estar geniales, copio y la mañana de reyes manos a la obra, son un vicio de buenos.
    Saludos

    ResponderEliminar
  37. ¡¡Deliciosos!!
    Madre mía, me comía 10. Me encanta la receta y la historia. Como siempre, he pasado cinco minutos de lo más entretenidos.
    Un beso

    ResponderEliminar
  38. Una receta bien documentada y perfectamente explicada.

    De muy buena gana me comería uno o dos...Menuda pinta tienen, seguro que son un vicio ¿eh?

    Un besote, mi solete.

    Vamosalculete.

    ResponderEliminar
  39. Isabel, no encuentro palabras para felicitarte. Eres la mejor.

    ResponderEliminar
  40. aparte esa presentacion es unica, parece una escultura.

    ResponderEliminar
  41. Son un vicio, es empezar y no acabar y estos tienen tan buen aspecto que durarían un suspiro.
    Besos.

    ResponderEliminar
  42. Isabel, que buena pinta tienen , se ven de maravillas , asi que me apunto la receta.
    Que tengas un muy buen año 2011y que venga cargado de muchas alegrìas.
    Bss y un gran abrazo.
    tita

    ResponderEliminar
  43. Querida Isabel,nunca había escuchado eso de la masa,estupendo refrán.
    Has sido buena chica?,si es así tu zapatito estará mañana bien repleto de regalitos.
    Que bien se lo van a pasar los camellos comiendo esos panecillos!!!( que morro!!!,nunca mejor dicho ).
    Feliz noche
    Un abrazo
    Rosiña

    ResponderEliminar
  44. Que delicia estos se los comen mis hijas por docenas. Me lo apunto.
    Besos

    ResponderEliminar
  45. Te quedaron preciosos, y supongo que si se dejan" mojar la salsina, tienen que estar para empezar y no parar.
    Aprovecho a felicitarte el Nuevo Año y que los Reyes Magos te dejen muchas cosinas, pero sobre todo que repartan con tu pequeño chef, que supongo que el día de magia que hoy celebraréis alrededor de él, será muy especial.

    Un besín.

    ResponderEliminar